Educación

Las competencias digitales «han llegado para quedarse» en Educación y esto incluye a las familias en el proceso

Este tipo de conocimientos «son claves en cualquier desempeño profesional ahora mismo», advierten los expertos

S. F.

Las competencias digitales «han llegado para quedarse» en todo el ámbito educativo, en un proceso que es necesario desarrollar y que incluye «no solo a centros, docentes y alumnado, sino también a las familias». Es lo que defiende María Jesús García San Martín, coautora del Manual de Competencias Digitales en la Educación, que ha editado UNIR a través de su Facultad de Educación.

Como ha explicado García en una entrevista a Europa Press, «el Manual contempla herramientas para que no solo los docentes, sino también los propios centros, se puedan autodiagnosticar y saber de qué punto se parte en cada uno, además de ofrecérseles pautas para convertirse en organizaciones competentes digitalmente».

Del mismo modo que se contempla para centros y profesores, también se abordan las competencias digitales del alumnado «para los que, obviamente, van a ser necesarias» y, como novedad, para las familias «que, como se ha venido demostrando en estos meses, necesitan de estas competencias para poder ayudar a sus hijos».

«Las familias son también importantes, porque todos estamos inmersos en un proceso de transformación digital, en el que algunos entornos como éste están un poco perdidos todavía. Pero todos formamos parte de la comunidad educativa, el peso de la transformación digital no debe caer solo en los hombros de los docentes», ha defendido la experta de UNIR.

El Manual define varias competencias que se deben evaluar: liderazgo para centros y profesores; prácticas educativas; evaluación; colaboración y «networking»; y currículo, «que hay que cumplir», a lo que se suma, en el caso de los centros, «las infraestructuras, que son imprescindibles».

García San Martín detalla que, en esta evaluación, hay seis niveles «progresivos» de competencia, «desde el básico hasta el avanzado o de especialista», con un método parecido «al que se utiliza en las lenguas», siempre «según el desempeño y la autonomía» a la hora del manejo de las competencias.

La base «es ir avanzando en el marco europeo», que considera el avance en las competencias digitales como «algo trasversal en todas las materias y en todos los ámbitos de la educación, porque nuestros jóvenes van a necesitarlo en la sociedad del siglo XXI».

«Las competencias digitales están para quedarse, son claves en cualquier desempeño profesional ahora mismo, pero más en la Educación, porque no debemos perder de vista que es la única profesión por la que pasan todas las demás. Estamos obligados a aprovechar la actual situación de crisis para convertirla en una oportunidad», ha afirmado.

Y para conseguirlo, a juicio de María Jesús García, es fundamental «primero, por parte de las administraciones, trabajar en equipo y coordinarse, no tener 17 marcos de competencias digitales diferentes, sino uno, para luego poder contextualizarlo por las distintas zonas geográficas».

A ello ha sumado la «formación continua» en todos los ámbitos de la comunidad educativa, «no solamente en los centros o en los docentes», sino especialmente entre los propios estudiantes «y en las familias, que son las que más deben aprender para poder luego ayudar». «La formación continua nunca es un gasto, siempre es una inversión», ha finalizado la experta.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba