Noticias

Activistas piden a Biden integrar a latinos en su gabinete

El demócrata defendió la importancia de esta comunidad, ¿pero integrará a sus miembros en áreas decisivas?

El presidente electo Joe Biden.
FOTO: DREW ANGERER / GETTY IMAGES
Fuente : eldiariony.com

Hay más de 60 millones de latinos en los Estados Unidos. Su fuerza electoral es de 32 millones de votantes elegibles. Cada 30 segundos un latino cumple 18 años, por lo que para procesos intermedios y generales ese poder de sufragio se irá multiplicando. ¿Qué significa esa pujanza civil sin representación clave en el Gobierno federal de los Estados Unidos?

La Asociación Nacional de Oficiales Demócratas Latinos (NALEO, por sus siglas en inglés) conoce la importancia de la influencia en el gobierno para asegurar la equidad en los programas federales para todas las comunidades, por ello solicita al presidente electo Joe Biden que al menos 20% de los miembros de su gabinete sean de esta comunidad.

En una carta enviada por Ricardo Lara, presidente de la organización, al presidente electo Biden, se destacan las cuatro prioridades del que será el nuevo gobierno a partir del 20 de enero del 2021: atender la pandemia de COVID-19, la recuperación económica, la equidad racial y el cambio climático. Todos impactan directamente a la comunidad latina, según diversos estudios.

Lara le recuerda al presidente electo que los latinos representan 18% de la población de la nación y es la segunda comunidad más amplia.

“Dado el desproporcionado impacto de esos problemas en la comunidad latina, su éxito y el éxito de la nación dependen de su habilidad de asegurar que las necesidades de los latinos sean atendidas, al tiempo que avanza con su visión sobre una recuperación equitativa”, indica la misiva enviada este martes.

Agrega que entre los latinos hay profesionales con amplia experiencia en distintos temas, que laboran en organizaciones civiles o ya son oficiales de algún gobierno, incluso forman parte de la iniciativa privada. No tomarlos en cuenta, dice Lara, sería “perder la oportunidad” para atender las necesidades ya identificadas.

“Creemos que es particularmente importante que su administración considere a latinos en su gabinete, más allá de las posiciones en las que tradicionalmente han servido”, indica.

Hay ejemplos de algunos latinos en gabinete, como lo fue Julián Castro como secretario de Vivienda con Barack Obama, también Tom Pérez como secretario del Trabajo.

Incluso con el presidente Donald Trump se tuvo a Alexander Acosta como secretario del Trabajo y se mantiene a Jovita Carranza al frente de la Administración de Pequeños Negocios, pero Lara destaca que no ha habido un latino como secretario de Estado, Defensa o del Tesoro.

La carta apunta que el presidente electo Biden, considerando su plan de buscar equidad en el crecimiento social y económico, tiene la oportunidad de nombrar en posiciones estratégicas a latinos, para “asegurar los valores” que defiende el demócrata.

“Creemos que su administración puede ser fiel a esos valores asegurando al menos 20% de las posiciones para latinos, quienes ayudarían a nuestra nación a avanzar en la siguiente década”, expresó.

El Partido Demócrata ha enfrentado criticas por buscar el voto latino, pero darle poca presencia a sus líderes, como ocurrió en la Convención Nacional.

Biden no ha adelantado quiénes ocuparán las posiciones estratégicas en su gabinete, pero algunos reportes, como en CNN, adelantan que Susan Rice podrá ser secretaria de Estado o Lael Brinard como secretario del Tesoro, incluso Doug Jones como Fiscal General. Ningún político latino de alto rango está contemplado por ahora.

Un reporte de Politico señala que Perez, quien preside el Comité Nacional Demócrata, estaría en la lista de quien lidere el Departamento de Justicia, debido a su experiencia previa en el División de Derechos Humanos entre 2009 y 2013.

El informe de ese portal también apunta que Alejandro Mayorkas, exsubsecretario del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) durante el gobierno de Obama, sería el primer secretario latino en esa dependencia.

Su visión sobre inmigración sería fundamental, ya que dirigió la implementación del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) y fue director de los Servicios de Ciudadanía e Inmigración (USCIS). Su problema serían los republicanos para confirmarlo en el Senado.

En total ha habido 17 latinos en gabinetes republicanos y demócratas en los últimos 25 años.

El voto latino

La elección representó un reto para los candidatos en cuanto atraer el voto latino, el cual se pulverizó en algunos estados, pero fue fundamental para el triunfo de Biden y representó un avance para el presidente Trump.

En Wisconsin, el 71 por ciento y en Michigan, el 76 por ciento de los latinos votaron por Biden, lo que ayudó a asegurar su triunfo en esos estados complicados en 2016 para Hillary Clinton.

Los reportes de American Election Eve Poll 2020 indican que en Florida fue donde más latinos votaron por el presidente Trump con un 38%, pero aún así Biden logró 59%.

La campaña latina del presidente Trump destacó condados en Texas, altamente de mexicano-americanos, donde aumentó considerablemente el voto para el republicano, con más de 20 puntos porcentuales en comparación de 2016. El promedio fue del 29% para el mandatario contra 67% a favor del demócrata.

Los jóvenes de segunda y tercera generaciones tienen una visión distinta del país, porque se asumen como estadounidenses, alejado más de las raíces de sus familias mexicanas, venezolanas, cubanas, colombianas o dominicanas, y los temas que los preocupan empatan con los de cualquier otro votante, es decir, la economía, la salud.

Climate Power 2020 destacó que el clima era uno de los temas que más motiva a las mujeres jóvenes, latinas y suburbanas. Es, de hecho, una de las prioridades del presidente electo Biden.

“El 77 por ciento de los votantes latinos apoyan acciones audaces sobre el cambio climático, junto con el 76 por ciento de los votantes jóvenes”, indica una encuesta de esa organización.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba