Economía

China advierte sobre escalada de guerra comercial con EE.UU.

(Prensa Latina) China ratificó que un nuevo aumento de los aranceles de Estados Unidos contra sus productos tal como anunció recientemente el presidente Donald Trump conducirá invariablemente a una escalada de guerra comercial que mantienen hoy ambas potencias.

 

El Ministerio de Comercio del gigante asiático reafirmó que tomará contramedidas si finalmente Washington aplica el 1 de septiembre la ronda de tarifas del 10 por ciento por valor de 300 mil millones de dólares a bienes chinos, anunciada por Trump.

Durante una conferencia de prensa, el portavoz de esa cartera, Gao Feng, revalidó la oposición de Beijing a esa acción de la Casa Blanca que, aseguró, solo generará más fricciones en los nexos.

La postura de China es consistente y clara, ‘las guerras comerciales no producen ganadores. China no quiere una guerra comercial, pero no le tiene miedo y peleará con ella si es necesario’, dijo el vocero.

Aunque no especificó en qué consistirán sus acciones, Gao dijo que el gobierno responderá con contundencia a las tarifas estadounidenses.

‘Si Estados Unidos actúa arbitrariamente, China tendrá que tomar contramedidas’, manifestó Gao.

Según el funcionario, las tarifas anunciadas por Trump dañarán los intereses tanto de China como de Estados Unidos y tendrán un impacto negativo en las empresas, los consumidores estadounidenses y en la economía global.

En ese sentido dijo que el retraso hasta el 15 de diciembre de la aplicación de impuestos a algunos bienes demuestra los daños que provocará, incluso dentro de territorio estadounidenses, la guerra comercial iniciada por Washington.

Gao manifestó su esperanza de que la Casa Blanca rectifique y ambas partes puedan continuar con el diálogo para encontrar una solución mutuamente beneficiosa.

Según expertos, con ese alivio temporal de la presión ante una nueva posible ronda de negociaciones, Estados Unidos pareció reflejar su preocupación sobre el impacto que la guerra comercial con el gigante asiático tiene en la economía nacional, que ha ido creciendo en los últimos meses.

Pese a las críticas y las peticiones de los empresarios nacionales, Trump defiende su política de presión arancelaria hacia China y argumenta que los tributos son pagados por Beijing y no por sus compatriotas.

Sin embargo, los economistas indican que los costos de los gravámenes sí se transfieren a las empresas y consumidores de Estados Unidos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba