NoticiasOpinión

Ramfis Trujillo la figura más relevante y controversial en las elecciones del 2020

Por Rey Díaz Análisis Político

La figura más relevante y controversial de la política dominicana para las elecciones del 2020 resulta ser la de Luis José Ramfis Domínguez Trujillo, quien ha ido desplazando en los niveles de preferencias las candidaturas del Lic. Danilo Medina, Dr. Leonel Fernández Reyna, Luis Abinader y la del Ingeniero agrónomo Hipólito Mejía.

Aunque su apellido “Trujillo”, hace recordar la férrea dictadura de su abuelo Rafael Leónidas Trujillo Molina, quien gobernó el país por 31 años desde el 1930 hasta 1961 cuando fue asesinado la noche del 30 de mayo, la realidad es que Ramfis Domínguez Trujillo, nació 9 años después de la muerte de su abuelo, no teniendo el nieto nada que ver con esa funesta tiranía del siglo pasado.

En primer lugar, es cierto que las encuestas pagadas por los diferentes partidos confirman lo contrario del comentario hecho más arriba por varias razones. Las encuestadoras por razones de quienes pagan las consultas, publican datos favorables a los candidatos y partidos pagan por los resultados que beneficien sus candidaturas con mayor porcentaje.

Por ejemplo, una firma encuestadora descalifica en la publicación de sus datos, a otra encuestadora poniendo de relieve las contradicciones de datos que solo benefician al que paga la encuesta. También publican datos para manipular la opinión pública, haciendo creer que tal candidato está por encima de la preferencia de votos, en contra de los candidatos opositores. Estas dicotomías y artimañas son propias de políticos y empresas de bajo perfil ético.

En segundo lugar, las maquinarias propagandísticas tanto de Leonel como también del presidente Medina, saben manejar bien los instrumentos del poder a su alcance para acallar cualquier grupo de oposición a través de los medios de comunicación social, aparentando dentro de la opinión pública un alto porcentaje de preferencia en el electorado, cuando por todo el país se observa el alto índice de rechazo que los candidatos peledeístas tienen a nivel nacional e internacional.

El pueblo dominicano vive un nivel de inseguridad como nunca antes en su historia y esto se debe a los múltiples asaltos sorpresas cometidos por motoristas y otros delincuentes reincidentes en diversos delitos, quienes mantienen en zozobra la población a nivel nacional. A esto se suma la inmigración fuera de control que desplaza al dominicano común de los servicios de salud, trabajos y viviendas, creando problemas de insalubridad que disparan los costos del Estado Dominicano desviando los fondos de servicios destinados a la población dominicana en favor de la extranjera.

A esa inmigración ilegal se añade los niveles de violencia y quebrantamiento de las leyes que rigen las normas de la sociedad dominicana, incrementándose así la violencia, los robos, los asesinatos y la tala de árboles para producción y venta de carbón en Haití.

Se puede observar que durante los periodos de gobierno de Danilo Medina se ha ido incrementando una serie de males sociales a niveles alarmantes, ante la mirada indiferente del presidente y las autoridades encargadas de velar por la seguridad del país.

Esa mirada indiferente no solo es hacia el crimen y la violencia sino también ante la corrupción, lavado de activos, tráfico de drogas, la inseguridad ciudadana, la inmigración extranjera ilegal, el desempleo, la corrupción gubernamental, la manipulación de los tres poderes del Estado Dominicano, y el olvido por casi 20 años para enjuiciar funcionarios corruptos, lo que permite que la impunidad se alargue, hasta llegar a saciar la paciencia del pueblo.

En un país que parece inclinarse hacia una dictadura, y cuya ética luce estar basada en este principio: “Permítanme robar, y quebrantar las leyes, y nosotros en el gobierno cerraremos los ojos ante todo lo que sucede en la nación, siempre y cuando nos dejen gobernar. Mientras tanto, se permitirá hacer cualquiera cosa siempre y cuando nos dejen gobernar para hacer todo lo que nos dé la gana”.

En este sistema de iniquidad, han participado muchos actores de la clase empresarial en la tierra de Duarte, quienes se han beneficiado del Estado Dominicano y sin ninguna discreción, hacen el juego al presidente, sin importarles los males que padece el pueblo. Las características de este gobierno disfuncional abarcan desde los programas sociales de salud, educación, política inmigratoria, las inversiones económicas de la infraestructura, hasta la seguridad ciudadana, y la falta de una política de inmigración que aqueja el país, todos los días.

Además, observamos que la juventud dominicana que ha crecido durante los últimos 20 años, tiene como modelo la administración de un gobierno corrupto, que ha malversado los recursos del Estado para favorecer a los funcionarios corruptos, en contra del pueblo. Ante esta experiencia vivida en presencia de todos los males sociales que padecemos, no es de extrañarse que para muchos de estos jóvenes el modelo del gobierno actual resulta ser algo normal pues siempre han visto las mismas acciones delictivas repetirse frente a sus narices, sin un régimen de consecuencia. No en vano hay tanta delincuencia en el país de Dañino como el pueblo ha nombrado al presidente Danilo Medina.

La diferencia, sin embargo, existe en la propuesta de gobierno presentada por Ramfis Domínguez Trujillo, quien está despertando el interés entre los ciudadanos de todas las edades, con una aceptación muy optimista y favorable de intención de votos entre los que ven en la figura de Ramfis Trujillo una propuesta de gobierno totalmente diferente a las promulgadas por los partidos y candidatos tradicionales.

Lo que ha convertido en viral la candidatura de Ramfis Domínguez Trujillo, no es su apellido “Trujillo”, como muchos analistas creen, sino por su propuesta innovadora de lo que su plan de gobierno hará de llegar a ser presidente en el 2020.

No hay dudas, que su figura como político joven no tradicional, su historial como empresario exitoso y el carisma de presentarse con éxito en los barrios, y sectores de la clase baja, la clase media y la alta burguesía, le han hecho merecedor de la simpatía del pueblo. Su personalidad afable de besar en la mejilla las damas que saluda y abrazar a todos los que encuentra en sus caminatas proselitistas, le ha ido ganando el cariño, la amistad y la simpatía de todos.

Solo fue rechazado en el congreso, lugar repleto de políticos corruptos, quienes muchos de ellos no ven con simpatía la figura de Ramfis por aquello que meterá a los corruptos a la cárcel y le quitará lo robado para devolverlo al pueblo.

No existen dudas de que esta conducta afable de Ramfis además de sus reiteradas e inequívocas propuesta de gobierno, son lo que han hecho sobresalir a Ramfis Domínguez Trujillo como el candidato de mayor preferencia entre los votantes dentro y fuera del país.

Ahora bien, no existen dudas que el apellido Trujillo, acredita muy elocuentemente su propuesta de gobierno, lo cual avala efectivamente que llevará a cabo lo prometido, de cero tolerancias a la corrupción y mano dura contra el crimen, dentro de un marco democrático.

Los gobiernos que hemos tenido en los últimos 50 años han carecido de todas las propuestas ramfistas. Esto así porque después del gobierno de los 12 años del Dr. Balaguer, primero el PRD, fue incapaz de someter la administración reformista a un juicio político, contra los atropellos y descalabros cometidos de esa administración. Luego vino el PLD, y tampoco sometió por corrupción a nadie, del PRSC, ni del PRD, expresando con su silencio y falta de acción que ellos harían lo mismo, o peor, como ha sucedido en las cinco últimas administraciones para no ir más lejos.

Pero Ramfis Trujillo, que dice no tener cola que le pisen, promete hacer lo que debió haberse hecho hace 50 años atrás. Si Ramfis Domínguez Trujillo cumple su propuesta de gobierno, y somete a los corruptos a un proceso de juicio por corrupción, si toma los recursos obtenidos por sobornos o corrupción y con ello paga la deuda externa, si trae paz y seguridad ciudadana a la nación, si revisa los contratos de la Barry Gold, la Falconbridge Dominicana y otras mineras que puedan operar en el país para que esos recursos sean explotados para beneficio de la nación y si aumenta el salario a las fuerzas castrenses y controla la inmigración, la República Dominicana florecerá para que nuestra gente no tenga que salir fuera de su territorio en busca de lo que la patria le ha negado por muchos años debido a los políticos corruptos que han gobernado el territorio dominicano.

La juventud dominicana, los adultos y los mayores de edad están con Ramfis Domínguez Trujillo porque este candidato representa el sueño y la esperanza de una población que ha visto marchitada su propia existencia. La República Dominicana es una nación muy rica, pobremente administrada, por políticos que más bien, han usado los recursos del Estado, para beneficios propios, de sus familiares, amigos y allegados.

La figura de Luis José Ramfis Domínguez Trujillo representa el avance de la nación. En todo caso, cualquiera otra propuesta de gobierno representa la vuelta hacia atrás, el atraso, la corrupción, la inseguridad ciudadana. Es de todos conocido que el gobierno del PLD se encamina hacia una dictadura, donde el presidente no tiene control ni de lo que dice, ni de lo que hace su gobierno. ¿Qué triste y lamentable es la suerte de un pueblo que tenga como gobernante a un hombre como Danilo Medina? Cuando habla, miente y hace todo lo contrario de lo que dice va a hacer.

Es por esta razón que decimos que los valores de la patria dominicana, se han ido perdiendo en un sistema político liberal, donde no importa ya más quienes somos como nación, sino nuestra capacidad de manipular con engaños los recursos y el futuro de la gente, sin importar los medios, para lograr tales fines.

Este sistema liberal implantado por los gobiernos corruptos en América Latina, ha ido reproduciéndose poco a poco dentro del contexto político dominicano, en un partido que ha utilizado a Odebrecht, para cometer delitos contra el Estado dominicano. Esos mismos actos se reprodujeron en Brasil, Perú, Ecuador, Argentina, Colombia y El Salvador, usando los recursos de esas naciones y transfiriéndolos, como es el caso de nuestro país, hacia los papeles de Panamá, creando paraísos fiscales para favorecer funcionarios del Partido de la Liberación Dominicana, y de la mafia brasileña que operaba Odebrecht.

Aunque en la República Dominicana las denuncias y los procesos judiciales contra los corruptos han sido infructuosos para someter y encarcelar a los corruptos, las grandes mayorías esperan todavía que la justicia dominicana se quite la venda de imparcialidad para someter a los encumbrados políticos, funcionarios del gobierno que han disipado las arcas del Estado para sobornos, relecciones y corrupción como una organización de malhechores que opera desde el palacio presidencial.

Y aunque la democracia fallece en manos del PLD, cada día la figura de Ramfis Domínguez Trujillo crece, trayendo un rayo de luz y esperanza en el ambiente político dominicano, al ofrecer un toque de gracia a la podredumbre que yace en el palacio presidencial, y en todas las instituciones del aparato administrativo que incluye la suprema Corte de Justicia y el congreso dominicano.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba