Política

Resultados de Míchigan cuestionan fiabilidad de encuestas en EE.UU.

(PL) La victoria del precandidato demócrata Bernie Sanders durante las primarias de Míchigan reabre hoy el debate en Estados Unidos sobre la confiabilidad de las encuestas, que en todo momento dieron como favorita a Hillary Clinton.

El 8 de marzo, día en que se celebraron los comicios en el estado norteño, la exsecretaria de Estado tenía una ventaja de 21 por ciento en el promedio de sondeos realizado por el portal RealClearPolitics.

Ningún estudio de opinión pública realizado antes de las primarias arrojó que el senador por Vermont pudiera ganar allí, y el que más cerca llegó a mostrarlo de Clinton, Fox 2 Detroit-Mitchell, lo ubicó a una distancia de siete puntos porcentuales.

Sin embargo, el legislador se impuso con 50 por ciento de los votos, lo que representó una ventaja de dos por ciento sobre su rival, en lo que él mismo calificó de repudio a los expertos y a los sondeos.

Luego de ese resultado, el jefe de campaña de la ex primera dama, Robby Mook, fue severo con los periodistas al advertirles que no debían confiar en las encuestas para encaminar sus coberturas y llamó a mirar los datos de los próximos días con escepticismo.

De acuerdo con el portal The Hill, Míchigan no es el único ejemplo de los fallos de las encuestas, pues en ambos partidos se han dado disparidades sorprendentes entre los sondeos y los resultados de la jornada electoral.

Como ejemplos, el sitio recuerda que el republicano Donald Trump era favorito para ganar el caucus de Iowa, pero fue el senador por Texas Ted Cruz quien se llevó una victoria récord.

Los estudios de opinión nuevamente favorecieron al multimillonario neoyorkino en Louisiana y Kentucky, donde apuntaban a que saldría airoso por amplio margen, pero aunque Trump logró el triunfo en los dos lugares, ganó por un estrecho margen.

Según expertos, la contienda de 2016 trae consigo desafíos para los encuestadores que son específicos de este ciclo, con muchos votantes jóvenes que participan por primera vez y la irrupción de candidatos que están fuera del “establishment” político como el propio Trump o el demócrata Bernie Sanders.

Tales rasgos, además del ritmo que tiene el proceso en las redes sociales, fomentan un ambiente inestable en el cual una carrera puede romperse bruscamente en el último minuto, subraya The Hill.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba