Noticias

Prohíben la entrada a Israel a los palestinos tras ataque de Tel Aviv

Después del atentado palestino en una cafetería de Tel Aviv el pasado miércoles que dejó un balance de cuatro israelíes muertos y una decena de heridos y debido también a la festividad de Shavuot, Israel ha sellado los accesos a Cisjordania y la Franja de Gaza desde hoy hasta este domingo. Los portavoces militares indican que la restricción no incluye los casos médicos y humanitarios así como a los palestinos que llegan a Jerusalén para los rezos del primer viernes del Ramadán en la Explanada de las Mezquitas.

Ante el temor de enfrentamientos y ataques, la Policía de Jerusalén ha elevado el estado de alerta mientras en Tel Aviv se ha regresado con rapidez a la rutina.

El cierre temporal de Cisjordania es una práctica habitual del ejército israelí -encargado de administrar el territorio ocupado a Jordania en la guerra del 67- en las festividades importantes que implican grandes aglomeraciones y en momentos de máxima tensión. Como la que reina desde que dos jóvenes palestinos asesinaran con sus fusiles de fabricación casera a cuatro personas mientras cenaban en las puertas del conocido y concurrido complejo comercial de Sarona en Tel Aviv.

Yatta, la aldea de origen de los atacantes y situada al sur de Hebrón (Cisjordania), se ha despertado hoy viernes bajo el bloqueo y rígido control militar de sus accesos en lo que muchos habitantes consideran “castigo colectivo”. Al mismo tiempo, varios palestinos de la zona han sido detenidos por su supuesta relación con los autores del atentado.

Durante una visita anoche a la cafetería atacada, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu reveló “la detención de un hombre que colaboró con los asesinos”. “Llegaremos a los que les ayudaron de forma directa o indirecta y a los que incitan al terror dándoles infraestructura operativa o ideológica. No hay concesiones en la lucha contra el terror”, advierte el ministro de Defensa, Avigdor Lieberman.

Por otro lado, el ejército israelí ha ultimado los preparativos técnicos para proceder a la destrucción de las casas de Mohamed y Jaled Mousa Makhamreh. Uno de ellos se recupera en el hospital Ijilov de Tel Aviv tras ser abatido en su ataque armado en Tel Aviv mientras su primo y coautor del aentados se encuentra bajo arresto e interrogatorio de los servicios de seguridad internos (Shabak).

En la reunión de urgencia del gabinete de seguridad, Lieberman pidió “acelerar el proceso para conseguir la autorización de demolición de las dos casas de los terroristas”. El asesor legal, Avichai Mendelbit, le respondió que deben esperar a que se ultime el proceso legal.

Otras de las medidas anunciadas es cerrar los tramos abiertos en la verja en torno al sur de Hebrón. Desde esta zona han salido muchos de los autores de los atentados de los últimos ocho meses en Israel. Los de Yatta no tenían permiso de visita o trabajo en territorio israelí.

Una de las primeras medidas del gabinete fue revocar el permiso de trabajo en Israel de más de 200 miembros de la familia de Makhamreh. Se trata de uno de los clanes más grandes de Yatta. Al menos dos familiares de los atacantes de Tel Aviv fueron detenidos en el pasado por su participación en atentados.

El grupo islamista Hamas señala que los dos eran simpatizantes suyos. En cualquier caso, el movimiento que controla la Franja de Gaza no ha asumido la autoría del atentado. Lo que sí proclama ante todo micrófono o red social a su alcance es su deseo de que haya más atentados en Israel durante el mes de Ramadán iniciado en una semana que ha conectado de forma triste Tel Aviv con Yatta.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba