Salud

Prepara tu piel

La piel está considerada como el órgano más grande del cuerpo, y al mismo tiempo uno de los más sensibles. Cuidar de la dermis de manera preventiva es una forma de evitar su envejecimiento prematuro y desarrollar ciertas patologías, como el cáncer de piel.

 

Uno de los factores que más incide en su deterioro es la excesiva exposición a los rayos ultravioletas, UV, que penetran a la piel, dañando así las células. Por tal razón, es de vital importancia tomar “cartas en el asunto” para poder lucir una piel lozana e hidratada siempre.

 

¿Cómo prepararte? Según la dermatóloga Dalinda Santana de Moscoso, del Centro de Estética Estilo y Figura, el proceso debe comenzar de adentro hacia fuera. “Somos lo que comemos. Por ello es vital llevar una dieta sana y muy balanceada. Esto se refleja en nuestro cuerpo y en nuestra piel. Por eso recomiendo incrementar la ingesta de vitaminas a través de frutas y vegetales. Por ejemplo, comer zanahorias o cerezas proporciona los betacarotenos necesarios para proteger la piel de las agresiones externas”, explica.

 

Cuidados básicos

Otros puntos a considerar son la higiene cutánea, una hidratación adecuada de acuerdo al tipo de piel y nunca olvidar usar protector solar de amplio espectro, tanto para los rayos UVB como los UVA. Esto sin importar que vayas o no de fin de semana.

 

Además de tener estos cuidados básicos, también recomienda asistir periódicamente donde un profesional calificado del área, quien, después de una evaluación podrá recomendar un producto de acuerdo a la condición de la piel, de manera muy personal, y cómo debe ser utilizado el mismo.

 

Aquellos que opten por algún tratamiento fuerte deben estar conscientes de que no es aconsejable durante estos días, ya que la piel puede verse afectada. “Debemos evitar tanto la depilación láser o con cera días previos a ir a la playa; también la aplicación de peelings químicos y microdermoabrasión, pues todos estos tratamientos resultan abrasivos para la piel, y durante los días posteriores la hacen mucho más sensible”, comenta la dermatóloga.

 

Sugiere además tomar duchas con agua tibia, que ayudan a cerrar los poros sin producir un cambio brusco en la temperatura corporal, así como hidratar la piel, lo que prolonga el bronceado.

 

“Es de suma importancia nunca olvidar colocarse alguna crema o gel post-solar, especialmente en la zona del rostro y el contorno de los ojos, que son las que más padecen los efectos del Sol”, concluye la experta de la piel.

 

Lejos del sol. Cuando sus rayos son más fuertes (entre las 10 a.m. y las 4 p.m.) perto ten en cuenta que sus rayos traen consigo múltiples beneficios, entre ellos: vitamina D, aleja la depresión, reduce enfermedades como el colesterol y ayuda a mejorar el aspecto de la piel.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba