Noticias

Piden esclarecer participación suadita en ataques terroristas en EEUU

(PL) Casi 15 años después de los ataques terroristas en Nueva York, Washington y Pennsylvania, la opinión pública sigue cuestionando hoy por qué no se desclasificaron 28 páginas del informe investigativo y la posible implicación de Arabia Saudita en los atentados.

Según un editorial difundido la víspera por el diario The New York Times, el expresidente norteamericano George W. Bush ordenó en 2002 mantener en secreto esas 28 páginas.

La publicación del periódico neoyorquino plantea que a los estadounidenses nunca se les explicó la probable implicación de Arabia Saudita en los atentados del 11 de septiembre de 2001, pues 15 de los 19 participantes en los ataques contra las Torres Gemelas en Nueva York eran ciudadanos de ese país árabe y miembros del grupo terrorista al-Qaeda.

Explica además, que el exsenador norteamericano Daniel Robert Graham, uno de los responsables del comité de investigación creado por el Congreso en 2002, continúa afirmando que existen evidencias sobre la complicidad de instituciones y personas de Arabia Saudita.

A pesar que el gobierno de Riad niega cualquier implicación en los actos terroristas acaecidos en Estados Unidos en 2001, y que un panel bipartidista independiente no encontró evidencia que involucren al gobierno wahabí, siguen existiendo dudas sobre el trabajo de una serie de organizaciones benéficas patrocinadas por Arabia Saudita con vínculos financieros con al-Qaeda.

Las relaciones entre Washington y Riad se afectaron a consecuencia de los conflictos con Irán y Siria, entre otros temas, así como por la frustración estadounidense por el vínculo de los saudíes con el wahabismo, una forma extremista del Islam que inspira a bandas terroristas como al-Qaeda y el grupo Estado Islámico.

La Casa Blanca anunció el pasado lunes que el presidente Obama vetará un proyecto de ley que permitiría retirar la inmunidad diplomática a responsables políticos de Estados implicados en terrorismo en territorio estadounidense.

Por su parte, Arabia Saudita amenazó a Washington con deshacerse de 750 mil millones de dólares en activos estadounidenses si la ley resulta aprobada, según un informe revelado por el NYT el pasado 16 de abril, y que desató la indignación de parte de la clase política norteamericana.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba