Farándula

Pedro Arroyo, conquistador puertorriqueño de salsa en América Latina

(Puerto Rico).- El salsero Pedro Arroyo vuelve a Puerto Rico tras 25 años fuera de su isla natal cosechando éxitos en otros rincones de América Latina e incluso Europa, donde todos los años realiza una gira de al menos un mes.

Según explicó Arroyo en una entrevista con Efe, fue a mediados de la década de los ochenta cuando, debido a la crisis que atravesó el género de la salsa en Puerto Rico por diferentes motivos, el artista tuvo que empezar a trabajar fuera de la isla, donde no regresó hasta el pasado febrero.

Colombia, Panamá, Venezuela y varios países europeos donde se concentran comunidades hispanas aceptaron la propuesta musical de Arroyo, que tuvo gran éxito gracias en gran parte a su estilo al interpretar la salsa romántica.

“Tenemos un tren de trabajo bastante complicado, gracias a Dios. Y en ese sentido hemos podido vivir de esto por mucho rato”, afirmó el artista, que cuenta con una destacada carrera de 40 años, en la que incluso desde 2007 ha estado de gira por Europa durante un mes todos los años.

La agenda de presentaciones de Arroyo de este año prosiguió hoy con un viaje a Colombia y continuará el miércoles próximo cuando se traslade a Europa para iniciar una ronda de conciertos en ese continente que no concluirá hasta el 7 de junio.

Asimismo, tendrá espectáculos el 18 y el 25 de junio próximos en las ciudades estadounidenses de Miami y Orlando (Florida), respectivamente, según detalló el propio artista.

Tal ha sido su éxito en Latinoamérica, que Arroyo ha participado en agrupaciones colombianas, como la Orquesta Guayacán, con la que grabó el tema “Ay amor, cuando hablan las miradas”, que ganó en la Feria de Cali en 2005.

Otro éxito con la orquesta colombiana fue “Cambiaré por ti”, que lo catapultó a realizar una gira internacional y conquistar escenarios de España, Italia, Bélgica, Suiza, Alemania y Londres.

Arroyo arrancó su carrera musical a finales de la década de los setenta, formando parte de varias agrupaciones, pero no fue hasta 1980 que crea su propia orquesta y lanza su primera producción, “La nueva”.

En 1983 se convirtió en el vocalista principal de la orquesta de Rubby Haddock, con quien estuvo hasta 1989 y participó en tres discos, “The Entertainer”, “The Entertainer 2” y “Bailable”.

Tras estar seis años en la orquesta de Haddock, Arroyo volvió a tener su propia agrupación, con la que en 1991 grabó “Trópico”, que le valió una nominación a los Grammy Latino.

Gracias a la aceptación de ese álbum y la mención en las premiaciones, Arroyo comenzó a recibir ofertas de presentaciones en Panamá, Colombia, Venezuela y varios países de Europa.

Durante esa misma década de los noventa, recibió diferentes premios, incluido el Mara de Oro panameño como artista internacional con más trayectoria en el género de la salsa.

Igualmente, en Venezuela ha sido premiado con el Cacique de Oro como cantante internacional de mayor impacto de la salsa, y el premio Mar del Plata Internacional como cantante internacional más destacado del año.

“Cuando hago un disco de salsa incluyo la salsa tradicional por el vínculo comercial, que sea bailable, y salsa de distintos ritmos, pero sin dejar la salsa romántica”, enfatizó Arroyo, que estos días está promocionando su disco más reciente, “Etapas”.

“Todos pasamos por etapas buenas, malas, de superación, de recogimiento”, explicó el intérprete de éxitos como “Te dejo libre” “Tu Ausencia” y “Quisiera contarle” y exmiembro también de la orquesta venezolana Los satélites.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba