Política

Partidos grandes y pequeños obvian la democracia interna

Los partidos mayoritarios y minoritarios han coincidido en relegar las primarias como un mecanismo fundamental para escoger a sus candidatos a diversos cargos electivos generales en las elecciones del 15 de mayo de 2016.

Sólo el Partido Revolucionario Moderno (PRM) eligió su candidato presidencial por medio de una convención interna, lo que permitió a su militancia escoger al de su preferencia.

Mientras que hasta el momento sólo el Partido de la Liberación Dominicano (PLD) ha usado este mecanismo para la elección de sus candidatos en los cargos congresuales y municipales, aunque de manera parcial. Los demás partidos han optado por el método del “dedo” para designar a sus candidatos, los cuales más tarde son validados por una “asamblea de delegados”.

Danilo Medina Sánchez, Guillermo Moreno, Minou Tavárez Mirabal, Soraya Aquino, Federico Antún Batlle y Pelegrín Castillo son candidatos presidenciales sin haber ido a convención o primaria interna, pero validados por el recurso de Asamblea de Delegados, lo cual es permitido por la actual Ley Electoral.

Todos tienen en común con el presidente Medina que no fueron sometidos al escrutinio de las bases, contrario al candidato presidencial del PRM, donde el expresidente Hipólito Mejía buscaba ser favorecido para optar otra vez a la primera nominación del país.

Proclamados por partidos

Medina fue proclamado como candidato presidencial por el PLD el 30 de agosto, y en lo adelante fue escogido por el Partido de los Trabajadores Dominicanos (PTD), por el Popular Cristiano (PPC) y por el Partido de Acción Liberal (PAL).

Guillermo Moreno es la carta electoral del Movimiento Patria para Todos, Fuerza de la Revolución, Camina RD y Propuesta Institucional Cristiana, que conformaron la Alianza Electoral para el Cambio Democrático.

La diputada Minou Tavárez Mirabal, quien renunció del partido oficialista y conformó Opción Democrática, que está pendiente de reconocimiento por la Junta Central Electoral, fue presentada el 14 de octubre como candidata presidencial del partido Alianza por la Democracia (APD), organización que preside un exaliado del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), Max Puig.

Pelegrín trabaja sus aspiraciones amparado en la sombrilla del Partido de la Fuerza Nacional Progresista y el nuevo movimiento llamado Polo Soberano.

Abinader elegido y señalado

Abinader fue proclamado candidato presidencial del PRM y luego del Frente Amplio, el Partido Dominicanos por el Cambio (DxC) y el Partido Humanista Dominicano (PHD), entre otras organizaciones.

Falta de reglas claras

El director de la Escuela de Política en la Universidad Autónoma de Santo Domingo, Juan José Martínez, expresó que la ausencia de las primarias en los partidos es una expresión más del escaso desarrollo en los niveles de institucionalidad y en la política.

Afirmó que este caso no sólo se da en los partidos mayoritarios, sino en los emergentes.

“Sí, nuestras instituciones encargadas de monitorear y velar son débiles y no hay garantías de la Ley de Partidos”, dijo el catedrático universitario.

En ese sentido, considera que tanto el partido de gobierno como la oposición deben negociar con absoluta transparencia una ley de partidos que pueda ser efectiva para 2020, en la que se establezca la competencia necesaria para actuar con rapidez a la Junta Central Electoral y los demás órganos del sistema .

Que estas competencias no solo sean en el proceso, sino en todo momento y circunstancias, especialmente en materia financiera con el financiamiento a estas organizaciones políticas, la escogencia de sus candidatos, con el fin de garantizar el cumplimiento cabal de sus estatutos y normas internas.

Minoritarios autoritaristas

De su lado, el también politólogo Pedro Catrain dijo que en la República Dominicana evidentemente se tiene una democracia electoral secuestrada, en donde no hay una ley de partidos ni un código de garantías electorales.

Afirmó que a esto se suma que el país tiene un Tribunal Superior Electoral y una Junta Central Electoral que son favorables al oficialismo. “De modo que esto crea un déficit a la democracia y falta profunda de equidad electoral”, dijo.

Sostiene que en los partidos minoritarios se dan focos de autoritarismo igual que en los mayoritarios, porque muchas veces no se tiene el control de una gran militancia y los ojos de los medios de comunicación sobre su accionar.

A su entender, esto permite que en estas pequeñas organizaciones políticas se apliquen métodos plebiscitarios que por medio de una simple proclamación, rueda de prensa, con eso se proclama a un candidato.

El experto en la materia destacó que esto se da porque en el país al no haber una reglamentación clara de cuÁles son lo procedimientos de elección y las primarias hay una discrecionalidad “muy grande, tanto en los partidos mayoritarios como en los minoritarios”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba