Educación

Pablo Iglesias exigirá a Ángel Gabilondo sanidad, vivienda o educación

Podemos no quiere «tragarse» competencias limitadas, como le pasó en el Gobierno central

Mayoral, Belarra, Iglesias y Jacinto, ayer en un acto en Madrid – Efe

Gregoria CaroSEGUIR

La campaña de Pablo Iglesias para las elecciones en la Comunidad de Madrid pivotará sobre dos ejes: el primero, que su nombre sea lo que active y movilice al votante de la izquierda; segundo, mano tendida a las candidaturas de PSOE y Más Madrid y agresividad contra Partido Popular y Vox. ¿Y Ciudadanos, qué? Cuanto más lejos, mejor. El éxito de Podemos fue sacarles de los Presupuestos Generales del Estado y volverán a intentar dejarlos fuera de juego.

En esta ocasión, Iglesias rechazará puestos vacíos, ‘semivacíos’ o gestos y exigirá competencias plenas y capacidad de gestión. El exvicepresidente del Gobierno confía para ello en que una participación alta entregue el poder de la región al «bloque progresista» para reeditar la coalición del Gobierno central con el apoyo de Más Madrid.

«Si la mayoría social madrileña sale a votar -dijo Iglesias el jueves-, habrá Gobierno de izquierdas en la Comunidad de Madrid». El escenario ideal para el secretario general de Podemos sería que UP pueda gestionar las competencias y las Consejerías de EducaciónSanidad e incluso Vivienda. Esta materia es muy importante para ellos, por su medida para intervenir los precios del alquiler en zonas tensionadas.

«Donde haya estado el PP quiere llegar y ‘levantar las alfombras’», apuntan en UP; y añaden también que Iglesias no se conformará con menos porque no ha dejado de ser vicepresidente para negociar en falso y ocupar un cargo que no tenga gestión. «Revertir las políticas del PP», insisten: «Ser útil». El propio Iglesias lo planteó así en la presentación de su candidatura esta semana: «Puede haber un Gobierno que defienda la sanidad pública, la educación pública y que entienda que la vivienda es un derecho. Basta con que la gente humilde, la gente de los barrios, de las ciudades del sur, de los pueblos y de todas las ciudades vote».

Demostrar la utilidad de UP

Si bien PSOE, Unidas Podemos (UP) y Más Madrid no suman lo suficiente en la mayoría de las encuestas, aún queda un mes por delante y una campaña muy intensa que sin duda se jugará también en los plenos del Congreso. De conseguir los números necesarios para formar Ejecutivo el 4 -M, algo que todavía está por comprobar, el exvicepresidente ya tiene claro que no aceptará cualquier sillón artificial.

La supervivencia de su espacio político depende de poder demostrar su utilidad. Sin poderes reales, sin capacidad de aplicar su «agenda social» o modificar políticas de los populares, como defienden, no hay garantía de recuperarse. El partido morado está en un estado de declive que ni con su entrada en Moncloa pareció mejorar.

Solo en Cataluña han mantenido su representación, pero en el resto de comunidades han caído e Iglesias se ha lanzado a Madrid para evitar el desastre. Implantarse en la capital y recuperar el espacio perdido en 2019 por la participación de Más Madrid garantizaría visibilidad a UP y una buena carta a jugar en las próximaselecciones generales, se anticipen o se celebren en 2023. El plan oficial es lo segundo, pero Madrid puede cambiarlo.

«Podemos tragó con competencias limitadas, él lo ha dicho algunas veces», explican desde UP en el Gobierno, al respecto de la coalición nacional. Una vez aprobados los Presupuestos, Sánchez se reforzó y les relegó a un papel muy secundario. Una situación que les hace mucho daño.

Hace unas semanas, el candidato del PSOE, Ángel Gabilondo, admitió que prefería gobernar mediante un acuerdo con Más Madrid y Ciudadanos «en ese orden», según añadió, antes que hacerlo «con este Iglesias», al que calificó como el candidato de la «confrontación» y los «extremismos». Aunque hay que recordar que algo similar dijo Sánchez, aquello de que «no podría dormir tranquilo», y sí hubo acuerdo.

Iglesias confrontará con Díaz Ayuso y con Monasterio y rechazará pactos con Cs

Preguntado por este hipotético tripartito, el líder de Más PaísÍñigo Errejón, avaló el pacto y recordó que ellos lo propusieron en 2019 para evitar el Ejecutivo del PP con Isabel Díaz Ayuso. Iglesias rechaza de primeras cualquier fórmula que pase por sentarse con el partido de Inés Arrimadas mientras mantengan sus Gobiernos con el PP con el apoyo del partido de Santiago Abascal. Y ni siquiera lo contemplan para evitar un Gobierno de PP y Vox: «Eso es política ficción», respondía hace unas semanas el portavoz de UP en el Congreso, Pablo Echenique.

No se atacará al PSOE

Al margen de esto, Iglesias no atacará a PSOE ni Más Madrid y se limitará a responder que Madrid necesita «un Gobierno de coalición progresista». Desde el entorno del exvicepresidente insisten en que su discurso en campaña estará centrado en combatir a Ayuso y a la candidata de Vox, Rocío Monasterio. Por lo pronto, a Ayuso la llama «delincuente» y sugiere que «acabará en la cárcel» desde antes de abandonar el Gobierno. Pero, se insiste, «ni una sola mala palabra» contra Gabilondo o la candidata de Más Madrid, Mónica García. Ella rechazó el regalo envenenado de Iglesias en forma de coalición para diluir la marca e ir a las elecciones con una papeleta unitaria.

Al final, irán con tres: PSOE, UP y Más Madrid. «Saben que tenemos números para ganar, que las izquierdas pueden gobernar, que el día 4 de mayo cada vez está más cerca y que si la mayoría social de Madrid habla, la minoría no volverá a imponer su arrogancia, su corrupción y sus estilos de matones», dijo Iglesias el jueves. El único plan del partido morado es reeditar la coalición PSOE-Unidas Podemos y tenderle la mano a Más Madrid, a los que quieren adelantar. No obstante, lo que digan los candidatos carece de valor hasta que no estén los resultados en la mesa. Ahí empezará la negociación.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba