Noticias

ONU analiza proceso de destrucción de armas químicas en Siria

(PL) El Consejo de Seguridad de la ONU analiza hoy el proceso de desmantelamiento de las armas químicas en Siria, donde solo resta por destruir una de las 12 instalaciones previstas.

Según la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), falta por neutralizar un hangar, lo cual ha sido imposible por la inseguridad imperante en el país levantino, donde combaten tropas gubernamentales con grupos armados y financiados desde el exterior, en sintonía con el cambio de régimen que occidente y sus aliados árabes buscan para Damasco.

La entidad señala además en un reporte remitido al Consejo que las sustancias químicas fueron destruidas casi en su totalidad.

Siria eliminó el año pasado todo el isopropanol reportado y sacó de su territorio el ciento por ciento de los agentes peligrosos, para su neutralización en el exterior, a partir de lo decidido en el Consejo de Seguridad.

De acuerdo con la OPAQ, la destrucción se encuentra en un 98,1 por ciento, y las que restan por eliminar son sustancias químicas de categoría 2 extraídas en 2014 de la nación árabe.

La organización con sede en La Haya reconoció el apoyo de las autoridades de Damasco en el proceso.

En 2013, el empleo de armas químicas en el conflicto estuvo a punto de desatar una agresión de Estados Unidos, luego de acusar al gobierno de Bashar al Assad de gasear a civiles, aunque no presentó pruebas.

Una iniciativa rusa y la decisión de Damasco de adherirse a la Convención de Armas Químicas impidieron la cruzada de Washington, que lidera las acciones de cambio de régimen contra Siria.

A finales de 2013, el equipo de científicos creado por la ONU de conjunto con la OPAQ para investigar los alegatos de empleo de sustancias venenosas en el conflicto confirmó ese escenario, pero sin responsabilizar a alguna de las partes enfrentadas.

En el informe final, los expertos precisaron que fueron recolectadas evidencias “claras y convincentes” de la utilización de sarín en Ghouta, el 21 de agosto, así como elementos que apuntan al probable uso de armas químicas en Khan Al Asal, Jobar, Saraqueb y Ashrafiah Sahnaya, aunque sin corroborarlo por la falta de pruebas determinantes.

Moscú y Damasco atribuyeron el lanzamiento de gases letales a una conspiración destinada a propiciar la intervención estadounidense.

Las acusaciones por el empleo de armas químicas en la crisis siria no han cesado, lo cual obligó a Naciones Unidas y la OPAQ a activar en noviembre pasado una misión investigadora.

Elementos enviados al Consejo de Seguridad por los expertos de cara a la reunión de hoy expresan la necesidad de profundizar en sus pesquisas en el terreno para definir si ocurrieron o no tales ataques.

lam/wmr

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba