Internacionales

Nicolás Maduro: “La oposición se la pasa trayendo oligarcas del exterior”

Es martes por la tarde, y todas las radios y televisiones interrumpen su emisión. Toca engancharse por ley a la señal de cadena nacional. Interviene Nicolás Maduro, el presidente. Y tiene varios mensajes. Primero, que la misoginia carcomerá los cimientos de la sociedad al menor descuido en la defensa de los derechos de la mujer. Segundo, que las oligarquías también están listas para recuperar terreno frente al pueblo. Y tercero, una referencia a Albert Rivera, de visita en Caracas hasta el miércoles: “La oposición se la pasa trayendo oligarcas del exterior”, dice el presidente antes de que las autoridades impidan al político español entrevistarse con Antonio Ledezma, el alcalde de Caracas, preso en su domicilio; y con el también exalcalde Daniel Ceballos, en la misma situación.

Dos todoterrenos policiales del Sebin patrullan los aledaños de la casa de Ledezma en la urbanización de Las Mesetas. Sus rostros van protegidos por pasamontañas. Llevan un casco propio de tropas de asalto. No les afectan los potentes focos de las cámaras que iluminan la noche caraqueña cuando por fin Rivera llega hasta la puerta del bloque de Villamagna. Pese a la treintena de periodistas que aguarda al político español, el paso está cerrado. Tiene prohibido entrevistarse con Ledezma. El alcalde, concluye el líder de Ciudadanos, no solo está encarcelado, también está incomunicado.

“No nos dejan verle, no nos dejan escucharle”, dice Rivera. “No hay democracia si los líderes de la oposición están en la cárcel. Quiero denunciar lo que he visto. A aquellos que dicen que en Venezuela hay una plena democracia, que no hay presos políticos, sino golpistas, a aquellos que dicen que hay normalidad absoluta les digo que he visto algo que no es normal”, prosigue. “Me voy triste de aquí”, añade. “¿Qué diálogo espera Maduro si a los que queremos sembrar concordia no podemos ni visitarlos? Aquellos que dicen que no hay presos políticos, que vengan y lo vean”.

Esto es lo que hay que ver en Venezuela, según la breve experiencia de Rivera en Caracas. La manifestación por la paz y la mujer que cerca la Asamblea Nacional mientras él está dentro. La reunión secreta que mantiene con Henrique Capriles, líder de la oposición, para manifestarle su apoyo al referéndum revocatorio de la presidencia de Maduro que impulsa la oposición. La conversación rocambolesca que mantiene por teléfono con Leopoldo López, detenido en la prisión de Ramo Verde desde 2014, para transmitirle ánimo y apoyo. Y el trayecto que emprende mañana para intentar visitarle en la cárcel, aun sabiendo que es improbable que le dejen.

En Venezuela, donde regala su libro a los opositores, a Rivera ya solo le quedan horas, y piensa aprovecharlas. Este miércoles, en un programa de máxima audiencia y una conferencia, seguirá apostando por el revocatorio.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba