Política

Las mujeres entran a la pelea por la Presidencia

Ambas candidatas aspiran por organizaciones partidarias creadas por hombres ya que el partido Opción Democrática, fundado por Minou y el Socialista Cristiano (PSC) por Soraya no fueron aceptados por la Junta Central Electoral (JCE) para participar en estas elecciones

SANTO DOMINGO. Por primera vez en 172 años de historia electoral de la República Dominicana, los comicios presidenciales estarán matizados por la integración de la figura femenina aspirando a dirigir la nación.

En las elecciones de este 15 de mayo, dos mujeres se someterán junto a seis hombres, a la escogencia ciudadana. Un acontecimiento que tanto para Soraya Aquino como para Minou Tavárez Mirabal, ambas candidatas presidenciales, necesitaba darse para que el país se mostrara con mayor equidad de cara al mundo.

Diario Libre habló con ambas para conocer sus historias y cómo sería un gobierno presidido por una mujer.

Minerva Josefina Tavárez Mirabal (Minou)

Las mujeres entran a la pelea por la Presidencia

Nacida el 31 de agosto de 1956 en Ojo de Agua, Salcedo, creció en una familia recordada en el país por su lucha por la libertad y la democracia.

La hija de los abogados, políticos y héroes nacionales Manolo Tavárez y Minerva Mirabal, ambos fundadores del Movimiento Revolucionario 14 de Junio que buscaba el derrocamiento del dictador Rafael Leonidas Trujillo, persigue la Presidencia del país para alcanzar una democracia olvidada desde esa época.

“No hemos sido capaces de construir democracia en todos estos años después del ajusticiamiento de Trujillo. Espero hacer un gobierno en ese sentido que fortalezca la institucionalidad porque sin instituciones democráticas no es posible que la sociedad progrese”, manifestó la candidata de Alianza por la Democracia (APD) en una entrevista concedida a este medio.

La aspirante a la Presidencia del país estudió en un colegio de monjas en Salcedo. Hizo sus estudios secundarios en la Capital y tras concluir a los 15 años partió a Montreal, Canadá a estudiar inglés, francés y secretariado bilingüe. Posteriormente estudió Filología hispánica en la Universidad de la Habana y más tarde hizo una maestría en Alta Dirección Pública.

“He sido profesora universitaria durante muchos años y dirigí el Departamento de Español de la Universidad Apec. Me gustaría volver a las aulas en alguna ocasión, esa es mi otra pasión a parte de la política”, argumentó.

“Si hay un absurdo que la humanidad se ha permitido es haber prescindido del aporte que podemos dar las mujeres”, manifestó Minou.

La exvicecanciller y diputada del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), considera que la política es un instrumento al servicio del bien común, y debe ser entendida como eso, no solo para alcanzar el poder.

“Los viejos partidos, han dejado de responder a ideas, principios, valores, objetivos y se han quedado en la complicidad y eso es muy malo para la política y esa es una de las metas que me he propuesto con mi participación, recuperar la política como lo que debe ser, una actividad decente al servicio de los mejores intereses del pueblo dominicano”, apuntó.

Separación del PLD

Minou quien tuvo una militancia por casi dos décadas en el PLD, confiesa que su trayectoria dentro de esa organización política siempre fue tensa.

“No me conformaba con decir lo que debíamos trabajar sino con hacerlo. Exigía otros comportamientos: que no fuéramos caminando por ese camino del fraude e impunidad y tuve conflictos en cada proceso electoral interno y nacional, y luego muchos conflictos en el Congreso cuando las decisiones que se bajaban eran contrarias al interés del pueblo dominicano”, declaró.

Dijo que echó la pelea adentro del PLD, intentando que el partido cumpliera su papel y recuperara su rumbo hasta que llegó el momento en el que tomó una decisión de salir porque se dio cuenta de que era “inútil y no había nada qué rescatar”.

Un gobierno presidido por Minou buscaría adecentar el país en todos los sentidos: “La apuesta que estamos haciendo y el compromiso que tenemos es hacer un gobierno que administre con seriedad las finanzas públicas, los recursos que son del pueblo dominicano”, especificó.

Un gobierno donde exista sensibilidad ante las carencias que tiene el pueblo dominicano. En ese sentido, el empleo, la salud, la vivienda, el trabajo, la mejoría de salarios y la educación, serán una prioridad.

Mensaje a la población

“Este 15 de mayo tenemos una gran oportunidad de enviar un mensaje con nuestro voto a quienes creen que todo se puede comprar. Tenemos que votar para cambiar este país para dejarles a nuestros hijos e hijas un futuro mejor en una mejor República Dominicana. Decir ya basta con el voto y construir esperanza”, exhorta Minou Tavárez Mirabal.

Soraya Aquino

Las mujeres entran a la pelea por la Presidencia

Hija de una empresaria y un militar. Es la menor de cuatro hembras y dos varones, que tuvo el matrimonio. Soraya Aquino, nació en Santiago de los Caballeros, un 19 de octubre de 1965. Es abogada, notario y empresaria. Desde temprana edad sintió la necesidad de ayudar a las personas de escasos recursos.

“Recogía a los ancianos que veía pidiendo y los entraba en el cuarto de servicio de mi casa para ayudarlos. Yo le buscaba la ropa de mi mamá, pedía que le dieran comida y le decía al servicio que no dijera nada, porque me daba pena y me preguntaba por qué tanta gente en la calle pidiendo, por qué tantas necesidades”, relató Soraya a Diario Libre.

Soraya creció en un hogar de unidad. Por muchos años vivió en los Estados Unidos lo que le permitió valorar más al país.

“He sido una mujer muy bendecida por Dios, pero a lo largo de los años me he dado cuenta de que no vasta con tu dar y extender la mano, sino que se necesita de algo más, por eso tomé la decisión de entrar a la política”, explicó.

Soraya quien se dedica al Derecho Inmobiliario, a hacer negocios internacionales, detalló que entró a la política por ver que en el país los años pasaba y no había un desarrollo como no se merecen los dominicanos.

“República Dominicana tiene que ser gobernada por una mujer, tiene que confiar en una mujer porque somos más, y aquí hay honestidad, hay verdad”, sostiene Soraya Aquino.

La aspirante a la presidencia por el Partido de la Unidad Nacional (PUN), asegura que entrará a “revoltear el Palacio y a limpiar con el látigo bien puesto para poder ordenarlo”.

Como cristiana evangélica manifiesta que las personas temerosas de Dios son las más indicadas a entrar al ruedo político.

“Si Dios me da la oportunidad y llego a ser presidenta del país lo primero que haría es orar, para limpiar toda esa atmosfera, evaluar todos esos acuerdos que se han hecho en nuestro país que solo están a favor de un grupo; erradicar la delincuencia y ajustar las instituciones. Nosotros no vamos a cambiar personal como hacen los gobiernos, pero creo que se va a quedar un 10 por ciento porque el 90 por ciento ahí está manga por hombro y da mucha pena lo que está pasando”, apuntó.

En un gobierno suyo, trabajaría para mejorar la salud, educación y el empleo.

“Basta ya de los mismos gobiernos, que ahora ganan y ya está pensando en si se quedan los siguientes cuatro años o con quién se van a aliar. Se va a acabar el amiguismo, el compadreo, porque el problema es que aquí te ponen un ingeniero en salud, uno de salud en otro ministerio, el asunto es asegurar un puesto. Vamos a transformar a República Dominicana”, enfatizó.

Mensaje a la población

Al votar por Soraya Aquino, votarán porque así lo siento de corazón, por una persona que no ha venido a servirse de la política. Por eso, le hago un llamado a toda la juventud, a las mujeres, a los envejecientes para que voten por nosotros.

“Soy la primera mujer que tomó la decisión en el país de dar el paso de optar por la candidatura a la Presidencia. Fui proclamada oficialmente por un partido y le doy gracias a Dios de poder hoy decir que nuestro país tiene una madre, porque me he denominado como la madre de todos los dominicanos, y qué quiere una madre para sus hijos, quiere lo mejor, así que aquí estamos, en pie de lucha, vamos a trabajar con transparencia”, puntualizó.

Posturas diferentes

Aunque ambas candidatas aspiran a un mismo puesto, tienen diferentes maneras de pensar. Mientras Minou Tavárez Mirabal se muestra a favor de la legalización de la marihuana, defiende el aborto terapéutico y a la comunidad de Lesbianas, Gays, Bisexuales y personas Transgénero (LGBT); Soraya Aquino sigue sus ideales cristianos, favorece la vida desde la concepción y es contraria al matrimonio entre personas de un mismo sexo.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba