Tecnología

Las bibliotecas se adaptan a las nuevas tecnologías

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- No son pocos los objetos y lugares que han perdido parte de su razón de ser a causa de la era digital (los videoclubs, el correo postal, los SMS…). Muchos, para no desaparecer, han tenido que reinventarse, dar un paso hacia adelante y usar las nuevas tecnologías como herramienta para forjar modelos de negocio adaptados al siglo XXI.

Este ha sido el caso de las bibliotecas. Con ese gran portal de información que es Internet y la popularización de los libros digitales, estos antiguos centros de conocimiento se han convertido en algo mucho más moderno que un almacén de libros raídos y polvorientos.

“Durante siglos, la gente ha pensado en las bibliotecas como lugares en los que almacenar y usar libros impresos. Cualquier persona que no haya estado en una biblioteca recientemente se sorprendería de lo que hoy podría encontrar allí. Las bibliotecas ofrecen actualmente versiones impresas y digitales de libros y revistas, música y vídeos digitales, colecciones especiales… Además, algunas bibliotecas ofrecen lectores de libros electrónicos y tabletas, juegos de ordenador, material gráfico y mucho más”, cuenta Erik Van Lubeek, vicepresidente de la red mundial de bibliotecas OCLC (Online Computer Library Center).

“Las bibliotecas también utilizan la digitalización y las tecnologías de investigación online para preservar y promover la historia local y materiales únicos tales como las publicaciones de las instituciones y gobiernos a los que sirven”, explica.

Las nuevas tecnologías han hecho posible que los usuarios de bibliotecas para acceder a recursos electrónicos desde sus propios ordenadores y smartphones, pero también desde ordenadores facilitados por la biblioteca. De este modo, las bibliotecas de hoy pueden centrarse en proporcionar acceso a la información y no sólo en acumularla. “El acceso rápido y fácil a todo tipo de información y a los medios de comunicación a través de la web ha aumentado las expectativas del usuario. Las bibliotecas más exitosas son las que cumplen consistentemente con esas expectativas”, asegura Van Lubeek.

Las bibliotecas han adoptado las nuevas tecnologías y se han ajustado a los cambios en la forma en que los usuarios obtienen información. Han hecho que sea fácil para los usuarios acceder a los servicios desde fuera de la biblioteca, a través de un ordenador o dispositivos móviles, veinticuatro horas al día y siete días a la semana.

“Como un lugar físico, las bibliotecas también han cambiado para satisfacer las necesidades de los usuarios de hoy en día. El fundamento de una biblioteca sigue siendo el mismo, como un lugar seguro donde cualquier persona puede venir a aprender acerca de temas nuevos o poco conocidos, o explorar en profundidad los intereses que les apasionan. Las bibliotecas son el centro para el aprendizaje en un campus universitario y el centro cultural de una comunidad en las ciudades y pueblos de todo el mundo”, señala el experto.

“A medida que el ritmo del cambio tecnológico continúa aumentando, las bibliotecas son también un recurso clave para el avance de la alfabetización digital y los medios de comunicación”, comenta.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba