MeditaciónOpinión

La Secularización A Partir de la Edad Media

Ciudad de Nueva York- El secularismo militante entre reyes, príncipes y gobernantes se desarrolla en Europa a partir de la Edad Media, donde los hombres que sustentaban el poder, quisieron emanciparse del tutelaje religioso de la Iglesia Católica Romana, y a partir de entonces, los gobiernos buscaron su propia dirección, ya no bajo la idea de un gobierno dirigido por Dios, sino un gobierno dirigido por el monarca quien tomará sus propias decisiones sin la aprobación del Clero Católico, ni de Dios.

Esta independencia política genero la idea que el gobernante estaba por encima de la iglesia, de los preceptos Bíblicos y aún de Dios. El rey gobernaba entonces sin responder a nadie, sino a sí mismo. El ejército, las armas, así como también el pueblo eran los garantes que daban el derecho, y la facultad de administrar los bienes del Estado y de ejercer domino sobre sus súbditos.

Claro está que si el gobernante no tenía que responder a ninguna institución humana, ni divina. Por tanto el monarca estaba por encima de cualquier otra institución, ya que este solo respondía a si mismo cuando fuera necesario.

El sentido de justicia social, de una correcta administrar en los bienes del Estado con toda honestidad y pulcritud, que se ocupara de los pobres, marginados, y de la clase explotada se diluyó entre los quehaceres de la administración pública y el monarca poco a poco fue convirtiéndose en una figura, de proporciones percibidas por los súbditos, de casi divina.

Durante la edad Media se avanzó mucho en las artes, la ciencia, geografía y la filosofía pero también es cierto que la Iglesia y el Estado colapsaron por mucho tiempo en su afán de obtener el poder y control de los grandes países, de la Europa medieval. La Iglesia trató de ejercer control sobre la ciencia, la filosofía, las artes aunque sus conceptualizaciones no correspondían con los avances de la ciencia.

Pero poco, a poco, la Iglesia fue perdiendo terreno y su dominio fue reduciéndose debido a que sus observaciones eran erráticas, y sin ninguna base científica, o Bíblica. La teología que era la reina de las ciencias paso a un segundo plano y surgió entonces la filosofía con todos sus laberintos para desplazar la Teología de su pedestal.

Con el devenir del tiempo, surgieron pensadores que trataron de explicar la existencia de Dios, o la materia, viendo al mundo a partir de los filósofos griegos, dando formación a diferentes ramas de la filosofía, la ética, la negación de la existencia de Dios, y la apologética bíblica.

El mundo se dividió en dos: los idealistas y los materialistas. Los que afirmaban la existencia de Dios quien había creado el universo, y la idea materialista de los filósofos del siglo XIX y XX, que buscaron la salida en un mundo sin Dios. Ser parte del mundo idealista, es decir la creencia en un Dios que hizo el universo de la nada, pasó a ser desacreditada por los materialistas que a su juicio, la materia, había sido primera y de ahí entonces, según ellos, surgió la idea que tenemos de las cosas.

En este empeño participaron los psicólogos, sociólogos, y científicos de otras ramas del saber. En su empeño por contradecir la fe, llegamos al concepto de que Dios está muerto. Los filósofos de nuevo cuño, así como los promotores del materialismo dialéctico, concibieron la muerte de Dios como un subterfugio para eliminar la fe basada en un Dios verdadero, creador del cielo y de la tierra y de todo lo que hay en ellos. También este concepto sobre la muerte de Dios servirá para desacreditar todos los postulados de la fe Cristiana. Muchos pastores y pastoras se han dejado arrastrar por estos conceptos falsos del mundo moderno.

Para los filósofos materialistas, Dios está muerto porque él no actúa en el presente como lo hacía en el pasado. Como Dios, está muerto, entonces, nosotros los seres humanos podemos tomar decisiones, que difieran totalmente de las que ya teníamos anteriormente. De ahí surge la Ética situacional, es decir, el ser humano de hoy puede determinar lo que es correcto, y lo que no es correcto.

Incluso puede cambiar su forma de pensar, cuando le parezca. Como ahora, el ser humano está libre de la idea de Dios, este se ha convertido en su propio Dios, y puede juzgar por sí mismo lo que está bueno y lo que esta malo. Al no tener ningún árbitro que determina lo que es correcto, o incorrecto, entonces, los seres humanos al convertirnos en nuestro propio Dios, determinamos lo que está bien y lo que está mal.

Todo este lio metal, hilvanado sobre premisas falsas, nos ha conducido hasta donde estamos. De ahí que gobernantes y gobernados, vivíamos en un desenfreno moral como si nunca tuviéramos que dar cuenta a nuestro creador. Sin embargo, viene el día, y ese día está muy cercano ya, donde todos los seres humanos tendremos que dar cuenta a Dios.

Usted puede creer lo que quiera, puede negar, o rechazar el contenido de este escrito, pero cuando venga ese día glorioso, la Biblia dice que todas las rodillas se inclinaran sobre la tierra, y toda lengua confesará que Jesucristo es el Señor para gloria de Dios Padre. La Biblia dice también que daremos cuenta a Dios de todas las cosas que hayamos hecho, sean buenas, o sean malas. Y además que de toda palabra ociosa, daremos cuenta a Dios.

Aun los bienes que poseemos, de todos ellos vamos a dar cuenta a Dios.  Los gobernantes corruptos, los empresarios corruptos, los trabajadores del Estado corruptos, y todo el que ha practicado lo malo, o hable mentiras, no tendrá parte en el reino de Dios. Eso lo dice el único libro sagrado, la Biblia.

Por Rey Díaz

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba