Opinión

La obtención de la ciudadanía estadounidense y la desinformación

Un sinnúmero de inmigrantes, luego de hacerse residentes permanentes de Estados Unidos, y después de vencer el período requerido, demoran, en muchos casos, bastante tiempo para convertirse en ciudadanos estadounidenses, aún deseando y necesitando el nuevo estatus. Esto, debido principalmente, al alto costo que para muchos de ellos, conlleva el “papeleo” para lograr dicho propósito; a lo que también se une el perjuicio de la desinformación.

No obstante, aun existiendo programas de inmigración para paliar esta situación de los aspirantes de bajos ingresos, por desconocimiento, muchos que calificarían, pagan por un servicio que les corresponde justamente sin ningún costo.

Mientras otros, a causa de sus bajos recursos y la desinformación, demoran sus planes de convertirse en “ciudadanos”; porque se deciden a esperar hasta que puedan reunir el dinero para pagar por los trámites. Trámites que aparte del costo de los formularios a presentar, se sumaría además, si es que usted osa ponerse en manos de un abogado de inmigración, los honorarios a pagar al facultativo.

Aunque existen instituciones sin fines de lucro, que en ocasiones hacen llamados para que los interesados acudan a sus oficinas para ayudar a llenarles los documentos para tales fines, esto no parece ser suficiente para disminuir el alcance del manto de desinformación que está perjudicando a esos contribuyentes.

Estas ayudas para diligenciar la ciudadanía de forma gratuita a los que califican por sus limitados ingresos, surgen generalmente, en tiempos electorales, con el propósito de aumentar el caudal de votantes. Acción que tiende a confundir a la gente, porque les hace pensar que ésta es una ayuda gratuita coyuntural, solo motivada por el proceso electoral.

Esta situación pudo notarse en las últimas elecciones presidenciales. Algunas instituciones religiosas y otras sin fines de lucro y algunas con declarados fines comerciales, intensificaron la promoción de la ciudadanía gratis, cobrando en muchos casos sumas relativamente altas, por el llenado de la solicitud. Lo que inmediatamente pasó el periodo eleccionario, fue disminuyendo progresivamente.

Debido a los beneficios que ofrece y lo imprescindible que suele ser el estatus de ciudadano para ejercer el voto y obtener ciertas prerrogativas, es muy perjudicial para los desorientados inmigrantes, el desconocimiento de esos derechos que existen para todos los que califiquen, pero que mayormente son aprovechados solo por los mas enterados, los cuales son la minoría.

Conquistas tales como el derecho de elegir al presidente, legisladores y demás funcionarios públicos a través del voto. El solicitar ciertas ayudas, que para obtenerlas, se necesitaría ser ciudadano. Así como también, el acceder a los empleos estatales y federales, pedir familiares en corto tiempo, entre otras.

En este contexto, si usted está presto a hacerse ciudadano, repito, que puede calificar gratuitamente, si reúne ciertas condiciones de bajos ingresos. De acuerdo a una escala expuesta en una tabla que ofrece al publico el servicio de inmigración, la cual puede obtenerse gratuitamente en su pagina de internet – www.uscis.gov– y en la que puede obtener también los formularios para la ciudadanía.

Una prueba de ingresos bajos puede ser, que usted esté recibiendo cualquier ayuda federal o estatal. Como por ejemplo, las estampillas de alimentos, ser beneficiario del seguro medico subsidiado ­–Medicaid–, estar incapacitado o retirado, entre otras.

por  José Flandez

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba