Noticias

La Noticia y los medios de comunicación social

En el devenir del tiempo cuando se diseñan las noticias, en la sala de redacción de algún medio informativo que bien pudiera ser Univisión, Tele mundo, o cualquier otro programa de información nacional o internacional, la objetividad en la difusión del mensaje transmitido, –puede ser que el redactor, sirviendo a la línea editorial modelada por los intereses políticos y sociales de esa empresa,– que tal noticia sea más que un subterfugio desinformativo.

 

Eso es lo que sucede cuando un medio se parcializa en ofertar la información para ocultar las injusticias sociales que acontecen en esta nación, o en cualquier otro país.

 

Entre los medios informativos de habla inglesa hay mayor preocupación por defender los intereses de la nación, o de cualquier individuo anteponiendo ante todo, el deber profesional y sobre todo teniendo en cuenta el sentido de justicia social que debe ser esencial en una sociedad libre y democrática como la norteamericana.

 

Pero ocultar la verdad, o callar las injusticias sociales no es defender la democracia. La democracia se fortalece cuando todos velamos para que los derechos de todas las personas sean defendidos sin parcialidad. En ese sentido el periodismo se convierte en la voz de quienes no tienen voces. Al defender    el respeto y la convivencia pacífica entre los ciudadanos estamos contribuyendo con la paz de todos los habitantes.

 

Así la democracia se fortalece cuando los medios masivos de comunicación social, a través del periodismo, toman para sí luchar a favor de aquellos y aquellas que sus derecho han sido vulnerados por otros, asumiendo entonces la defensa del derecho quebrantado por los más fuerte contra los más débiles.

 

A través de los años la comunidad latina que vive en los Estados Unidos ha sufrido de muchas injusticias sociales y discriminación racial. Pero no somos la única raza que ha recibido ese mal social, otros también han pasado por ese trago amargo.

 

Vendarnos los ojos para no ver la injusticia, o para no hablar de ella por miedo a que alguien nos tilde de antipatriótico, no puede ser suficiente para que callemos. Es más, ocultar un hecho injusto cuando transmitamos una información que critique cualquier forma de injusticia social hecha en territorio norteamericano es parte del deber de un buen periodista y de un medio de comunicación que respete a la comunidad latinoamericana.

 

En eso debemos elogiar la prensa norteamericana porque no guardan silencio al difundir la verdad caiga quien caiga. La prensa radial, escrita, digital o televisada no debe estar en manos de empresas que por intereses políticos, económicos, o por intereses de clase sean incapaces de transmitir objetivamente la noticia con el único interés de servir a la sociedad en general.

El periodismo digital ha abierto una puerta amplia a la democratización de la información. La gente ávida por estar bien informada no se complace con la información despachada por los medios tradicionales si no que busca en la página digital lo que otros no quieren decir, o no son capaces de decir en el marco profesional.

 

El periodismo digital tiene que continuar su misión de informar, orientar, y dar a conocer otros puntos de vista más acorde con un público que busca ese otro tipo de periodismo que no oculta decir lo que otros no se atreven divulgar.

 

No estamos interesados en ser un medio más de comunicación, sino ser diferente, sin escatimar esfuerzos en informar apegados al deseo de servir y de decir lo que otros no quieren decir. No creemos ser los únicos que valoramos la noticia desde esa perspectiva, hay otros medios que realizan una encomiable labor en ese sentido, a esos medios felicitamos y celebramos su imparcialidad sin que por ello sacrifiquen ese deber sagrado que ha guiado el buen periodismo, aun corriendo el riesgo de ser el blanco de ataques físicos, verbales y aun con el pago de su propia vida.

 

Por Eduardo Martínez

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba