Opinión

La lucha contra la delincuencia no es un decir

Las sociedades como la nuestra, lamentablemente, tienen muchos males, problemas y necesidades pendientes de solución desde hace mucho tiempo.

Lo más triste es que muchos de nuestros males no han sido encarados ni resueltos cuando apenas estaban empezando a nacer.

Estos males crecieron y crecieron ante la mirada indiferente y complaciente de quienes han dirigido los destinos del país y hoy por hoy se han convertido en peligrosos flagelos que amenazan la estabilidad, la paz y el desarrollo de nuestra nación.

Claro está, desde el poder y desde los gobiernos se ha cacareado mucho sobre este penoso y peligroso asunto que mantiene agobiado a todos los estratos sociales, pero todo este cacareo olímpico no ha pasado de ahí, de puros deseos o de simples intenciones, porque nunca se ha llegado a los hechos y a las soluciones concretas que con tanta vehemencia ha reclamado la ciudadanía víctima de las funestas consecuencias que se desprenden de tal flagelo.

El asunto de la delincuencia es algo muy delicado, serio y profundo para que andemos por las ramas con acciones triviales que no han sabido poner el dedo sobre la llaga, porque la ciudadanía, cansada con este mal, el peor mal, reclama que se pase de las palabras a los hechos.

Somos muchos los que hemos planteado que la delincuencia no es un problema o asunto que se pueda resolver con la simple acción unilateral de la Policía Nacional, una acción que ha sido insuficiente para pararla,  ya que la misma sólo podría ser encarada y solucionada con éxito con una especie de alianza nacional que involucre, no sólo a la Policía Nacional, sino a todo el Ministerio de Defensa, a todos los organismos del Estado y a todos los ciudadanos.

Como muchos dominicanos preocupados por el asunto de la delincuencia, me he preguntado reiteradamente qué es lo que se está esperando para hacer conciencia sobre la gravedad del problema para que nos pongamos de acuerdo para producir un enorme  acuerdo nacional que pueda dar al traste con este mal.

Al participar como orador invitado de la vigésima tercera graduación (XXIII) de la universidad UTE, el jefe de la Policía Nacional propuso la creación de un frente común en la lucha contra la delincuencia y el mantenimiento del orden público en el país.

Tiene mucha razón el mayor general Nelson Peguero Paredes cuando considera que solo con una ciudadanía activa y comprometida con los asuntos colectivos se podrá lograr un país más seguro, ya que ninguna nación puede dejar la seguridad solo a la Policía.

Tampoco se logra mucho con mandar 420 soldados a luchar contra la delincuencia, sino que se deben mandar todos los soldados de los institutos castrenses posible para que la lucha contra la delincuencia sea posible.

Mientras no se integren los institutos castrenses y los ciudadanos, la lucha contra la delincuencia no pasará de ser un decir….

articulo de\  http://www.elnuevodiario.com.do/app/article.aspx?id=484383

POLÍTICA Y ALGO MÁS

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba