Noticias

La inteligencia brasileña reconoce la amenaza terrorista de IS

La Agencia de Inteligencia Brasileña (ABIN) confirmó este miércoles la autenticidad de un mensaje de Twitter emitido por un supuesto miembro de Daesh o Estado Islámico el pasado mes de noviembre. “Brasil, vosotros sóis nuestro próximo objetivo“, tuiteó Maxime Hauchard entonces, aunque hasta esta semana la inteligencia brasileña no ha confirmado la autenticidad del mensaje.

El director de contraterrorismo de la ABIN, Luiz Alberto Sallaberry, fue el responsable de confirmar las sospechas de que el grupo que atentó recientemente en París y Bruselas tendría a Brasil en el punto de mira. Varios brasileños se han alistado en las filas del grupo terrorista en los últimos tiempos y este factor, según Sallaberry, aumenta el riesgo de ataques en el país sudamericano.

De cara a los Juegos Olímpicos que tendrán lugar en Rio de Janeiro el próximo mes de agosto, las autoridades brasileñas han elevado el nivel de alerta hacia un posible ataque terrorista, así como aprobaron recientemente una ley antiterrorista que fue criticada por algunas ONGs porque podría poner en riesgo la libertad de expresión y manifestación. La tropa de elite de la policía militar brasileña, conocida como BOPE y popularizada en el mundo a través de las película Tropa de Elite I y II, vienen realizando simulaciones de amenaza terrorista en los últimos años, en los que Brasil ha recibido otros megaeventos como el Mundial, la visita de Papa Francisco o la Conferencia de la ONU Rio+20, en los que no se registró ninguna amenaza terrorista, al menos conocida públicamente.

El francés que tuiteó lo que se ha confirmado como una amenaza es sospechoso de ser uno de los terroristas que aparecen en vídeos que exhiben la decapitación de personas, mayormente soldados sirios, secuestradas por el Estado Islámico. Su cuenta de Twitter está desactivada. Hasta el momento, Sudamérica no ha sido atacada por el Estado Islámico y en Brasil, país tradicionalmente neutral en los conflictos internacionales y cuya presidenta defendió en varias ocasiones la creación de un Estado palestino ante la ONU, la preocupación por este tipo de violencia es hasta la fecha irrelevante, a diferencia de la generada por la guerra entre la policía y el narcotráfico, que se cobra la mayor parte de los 50.000 homicidios que registra cada año.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba