Historia

La Feria de hace 55 años reunió en España a Grace Kelly y Jackie Kennedy

La Feria de Sevilla fue testigo hace cincuenta y cinco años de la visita de dos de las grandes damas del panorama internacional, la princesa de Mónaco Grace Kelly y Jaqueline Kennedy, viuda desde hacía tres años del presidente de los EEUU, John Fitzgerald Kennedy.

Invitadas ambas por la duquesa de Alba, Cayetana Fitz-James Stuart, las miradas de todo el mundo se dirigieron al brillo de la Feria de Abril de Sevilla (sur) por la coincidencia de estas dos grandes damas, entre las que, según contaban los testigos, hubo rivalidad y encono de celos antiguos.

Aunque por la Feria de Sevilla, cancelada este año por la pandemia por segunda vez consecutiva, ya habían pasado estrellas del panorama internacional como la actriz Ava Gardner, fue hace 55 años cuando, por obra y gracia de la duquesa de Alba, se reunieron dos de las mujeres más fotografiadas de la prensa internacional.

Fue un 17 de abril de 1966 cuando los príncipes de Mónaco, Rainiero y Grace, fueron a los toros y asistieron a la segunda corrida del ciclo abrileño desde el palco de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla, que agasajó a la pareja monegasca, que ya al día siguiente asistió al coso sevillano y se sentó en una barrera.

Entre un festejo taurino y otro, hubo una ocasión en la que Rainiero y Grace coincidieron con Jaqueline Kennedy, fue en la Fiesta de la Primavera, un baile de presentación de debutantes en sociedad que se celebró en la Casa de Pilatos, propiedad de los duques de Medinaceli.

Fue allí donde algunas crónicas de sociedad apuntaron que las dos grandes damas no se dirigieron ni la palabra ni las miradas por, según se contó, recelos del pasado.

Grace Kelly se vistió de gitana para pasear en coche de caballos con Rainiero por el Real de la Feria, entonces en el Prado de San Sebastián, y Jaqueline Kennedy se atrevió con el traje de amazona para montar a caballo junto a la duquesa de Alba, quien también la acompañó en los toros y dio una recepción a la prensa en la Casa de las Dueñas, su residencia en Sevilla.

Las dos grandes damas de la escena rosa internacional coincidieron poco, aunque sí se vieron en sendas recepciones en las casetas de la Marquesa de Saltillo y, un día más tarde, en la del Ayuntamiento, siempre con mucha gente por medio.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba