Opinión

La educación tiene el poder de cambiar la vida, a ellas las empodera

Por Araceli Aguilar Salgado 

“La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo”. Nelson Mandela 

En el marco conmemorativo del Día Internacional de la Mujer, instituido en 1975 por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el Congreso Mundial de Universidades, Congreso Mundial de Prensa consolidado con Universidad Tecnológica de Santiago, UTESA, Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra, PUCMM, Universidad Autónoma de Santo Domingo, UASD, Universidad Autónoma de Guerrero, UAGro., Universidad Portátil, Asociación Dominicana de Escuelas de Comunicación Social, ADECOM , Academia Americana de DECORACIÓN, y el Comité Coordinador y Organizador  anuncian gran evento Internacional denominado:” Los Retos y Desafíos de la Mujer en el Siglo XXI”.

El Dr. Amín Cruz, Coordinador y Presidente del Congreso Mundial de Universidades y de Prensa quien destacó que este 7 y 8 de marzo se conmemorará la lucha de quienes abrieron espacios a las demás mujeres en la vida pública y privada, en este magno evento internacional nos honramos con la presencia de todas y todos ustedes, para formar parte de esta conmemoración internacional cuya temática se centra, la mujer en el ejercicio del poder y la adopción de decisiones y mecanismos institucionales para el adelanto de la mujer.

Por lo que, en este marco, podremos escuchar importantes reflexiones sobre la participación de la mujer en la vida política nacional, el empoderamiento de las mujeres, así como aquellos mecanismos institucionales que han sido implementados para el adelanto de las mujeres, con excelentes expositoras de diversos países como: New York, México, Colombia, Bolivia, República Dominicana, Italia y España entre otros.

Tendremos el honor de que nos acompañe la Dra. María Fernanda Espinosa, ex presidenta de la Asamblea General de las Naciones Unidas, ONU, Dra. Carmen Velázquez, Juez de la Suprema Corte de New York, Dra. Emma Polanco, Universidad UASD, Licda. María Elena Cruz, Universidad UTESA, Dra. Olivia Álvarez Montalván, Universidad Autónoma de Guerrero, UAGro, Licda. Alicia Ortega, periodista de República Dominicana.

De igual manera con las destacadas periodistas Licda. Nuria Piera de la República Dominicana Sayuri Loza, de Bolivia, Dra. Felicidad Bonilla García, Universidad Autónoma de Guerrero, UAGro., Licda. Zulma Bibiana Rojas Prieto, Universidad Fundación Área Andina, Licda. Crismeidy Ureña, periodista, desde España, Sra. Angela Howell, World Women Talent System, Italia, Charito Cisnero, Director NY Hispanic Cosmetology Chamber of Commerce.

Esos días, como pequeña muestra, grandes mujeres nos compartirán los retos y desafíos que superaron para convertirse en un referente obligado de empoderamiento, las grandes aportaciones de las mujeres que se han empoderado de una u otra manera, pero también que nos compartirán todo lo que han tenido que padecer

Educación de la mujer es una expresión con las que se engloba un amplio y polémico tema de debate en torno a la educación y la condición femenina; referido a los diferentes niveles y ámbitos educativos (educación primaria, educación secundaria, educación superior, formación profesional, así como a los estudios de género, el propio concepto de la igualdad de la mujer se centra en el derecho a la educación de niñas y mujeres de todas las edades y condiciones (económicas, religiosas, étnicas, etc.), la educación es esencial para que las mujeres puedan alcanzar la igualdad de género y convertirse en agentes de cambio, al mismo tiempo, las mujeres educadas benefician a las sociedades enteras, contribuyen de modo sustancial a las economías prósperas y a mejorar la salud, la nutrición y la educación de sus familias.

La educación ocupa un lugar central en la Agenda 2030 y es decisiva para su éxito general, esta no solo es ante todo un derecho fundamental, sino también una fuerza de transformación económica, social y política tiene el poder de crear un mundo más justo, próspero e inclusivo para todos nosotros, solo mediante la educación, las personas de todas las edades pueden adquirir el conocimiento y las habilidades para adaptarse a los cambios que afectan a todas nuestras sociedades: demográficos, climáticos y tecnológicos, por nombrar solo unos pocos.

La educación de las niñas y las mujeres tiene el poder de salvar vidas, estimulando los efectos multiplicadores que reducen la pobreza, la mortalidad materna e infantil y el matrimonio precoz, pese a los progresos realizados en las últimas décadas, para ampliar el acceso a la educación, es preciso redoblar los esfuerzos. Debemos cambiar la escala y nuestro nivel de ambición para hacer realidad la promesa de una educación universal de calidad que empodere a los estudiantes para la vida, el trabajo y el liderazgo.

Los desafíos son evidentes. Los prejuicios de género siguen impregnando todo el sistema educativo en algunos entornos y a menudo se perpetúan en lugar de cuestionarse, muestra de ello son, por ejemplo, la ausencia de mujeres en el rol de líderes en los libros de texto, las expectativas diferentes que tienen los docentes respecto de los niños y las niñas y las políticas escolares que dejan fuera a las niñas embarazadas en lugar de respetar, proteger y hacer efectivo su derecho a la educación.

Se centra en la transformación de todo el sistema en beneficio de todos los estudiantes y en intervenciones específicas para apoyar el empoderamiento de las niñas y las mujeres, ofrece tres líneas de acción claras: mejores datos para sustentar la acción en pro de la igualdad de género en y a través de la educación; mejores marcos jurídicos, normativos y de planificación para promover los derechos, y mejores prácticas de enseñanza y aprendizaje para el empoderamiento mismo que significa ser capaz de alcanzar todo nuestro potencial, y en este punto, creo, está lo que debemos agregar a los debates habituales sobre empoderamiento; se trata de ser capaces de apoyar y transmitir esas habilidades, oportunidades y actitudes a las personas y las comunidades que nos rodean, con liderazgo, ciudadanía y confianza.

Imaginen un mundo donde abunde el personal educativo excelente y comprometido, así como las oportunidades para aprender de las y los pares sobre aspectos importantes y que podrían marcar la diferencia en nuestras vidas, de un modo que tengan sentido y brindadas en espacios seguros, luego imaginen un mundo donde las niñas pospongan el matrimonio y la maternidad, donde la violencia de género esté erradicada, donde las familias sean más saludables, donde la pobreza sea algo insólito y donde todas las personas disfrutemos de un modo de vida sostenible, cambiemos cómo pensamos sobre la educación, invirtamos más en ella y no tendremos que imaginarnos ese nuevo mundo audaz: estaremos viviendo en él.

En la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, la igualdad de género y el empoderamiento de las niñas y las mujeres constituye un objetivo independiente (Objetivo de Desarrollo Sostenible 5 – ODS 5), indisolublemente ligado al ODS 4 en lo concerniente al derecho a una educación inclusiva, equitativa y de calidad y al aprendizaje a lo largo de toda la vida.

La Agenda 2030 aspira a un mundo “en el que sea universal el respeto por los derechos humanos y la dignidad de las personas (…), y en el que exista igualdad de oportunidades, para que pueda realizarse plenamente el potencial humano”, un mundo donde todos los países adopten un enfoque “que garantice no solo que las niñas, los niños, las mujeres y los hombres obtengan acceso a los distintos niveles de enseñanza y los cursen con éxito, sino que adquieran las mismas competencias en y a través de la educación.”

 

Para garantizar no solo la igualdad de acceso, sino también un empoderamiento igual en la educación y a través de ella, se requiere una reflexión y una acción transformadora. El primer paso fundamental es el establecimiento de la paridad de género, es decir el mismo número y la misma proporción de niñas y niños que ingresan y finalizan los distintos niveles educativos, pero el proceso no se detiene allí. es necesario utilizar todo el poder de la educación para modificar las relaciones desiguales de poder, las normas sociales, las prácticas discriminatorias y los sistemas de creencias que sustentan la desigualdad de género y la exclusión en la sociedad.

 

Propiciará asimismo la coherencia y la acción colectiva y fortalecerá los lazos de asociación con los actores comprometidos a garantizar la igualdad de género en y a través de la educación de aquí a 2030 del acceso al empoderamiento para que las niñas y las jóvenes entiendan que son dueñas de su futuro, los expertos coinciden en que desde los distintos agentes de socialización (familia, escuela, medios de comunicación, etc.) hay que fomentar la autoestima y el empoderamiento desde una edad temprana, a través de claves como la comunicación, el liderazgo o la negociación, entre otras.

 

En definitiva, para lograr un planeta 50-50, hace falta contar desde muy temprano con las nuevas generaciones para que sean motoras del cambio, es por ello existen los motivos para empoderar desde la infanciaadolescencia, las razones para el empoderamiento femenino de las niñas y adolescentes: 

 

1. Porque ellas aprenderán a ser valientes, no perfectas 

A la mayoría de niñas se les enseña a evitar el fracaso y el riesgo para centrarse en juegos seguros, en ser perfectas en todo lo que hagan. A los niños, por su parte, se les anima a arriesgar, a ser valientes y poderosos, a no darse nunca por vencidos. ¿Por qué enseñamos a las niñas a ser perfectas y a los niños a ser valientes? Ellas también deben saber dejar el miedo a un lado para enfrentarse a los desafíos de la vida y aprender así de sus errores y aciertos.

 

2. Porque los estereotipos de género se adquieren desde la infancia

Según una investigación publicada recientemente en la revista Sciencelas niñas comienzan a sentirse menos inteligentes que los niños a partir de los 6 años. Desde edades tempranas, los estereotipos de género hacen mella en los intereses y aspiraciones de las niñas, quienes empiezan a evitar actividades relativas a los niños que consideran “brillantes”.

 

3. Porque contribuye a prevenir la violencia y la discriminación

Además de fomentar el liderazgo y la autoestima en las niñas, también es necesario educar a niños y niñas en igualdad de género desde pequeños.  A edades muy tempranas (0-12 años) los prejuicios apenas existen, lo que favorece que interioricen un comportamiento cívico basado en la igualdad y el respeto hacia uno mismo y los demás, dejando de lado los roles de género.

 

4. Porque las niñas de hoy serán las líderes de mañana

Por evidente que suene, conviene recordar que las niñas de hoy serán las mujeres de mañana, esa mitad de la humanidad que incluirá a trabajadoras, madres, empresarias, tutoras, líderes políticas… Como recuerda la ONU, invertir en su potencial defiende sus derechos ahora y promete un futuro más equitativo y próspero”. 

 

5. Porque el desarrollo sin ellas no es posible

La igualdad de género no es sólo un objetivo de desarrollo en sí mismo, sino un medio imprescindible para lograr todos los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Sólo con hombres y mujeres conviviendo en igualdad será posible solucionar los conflictos políticos, el crecimiento económico, la prevención de las enfermedades, el cambio climático y, en definitiva, garantizar la sostenibilidad del mundo.

 

Empoderamiento para la remoción de los obstáculos de género; empoderamiento para el ejercicio de las libertades de expresión, conciencia y religión. Empoderamiento para el igual aprovechamiento de los recursos económicos y por supuesto, empoderamiento para el acceso igualitario a la toma de decisiones y al poder público.

El empoderamiento ocurre en forma más eficaz cuando hay reglas realmente orientadas a aprovechar que las mujeres lleguen y ejerzan el poder público los avances y acerca de los retos que tenemos hacia adelante, porque hoy la participación de la mujer en la vida económica del mundo ha aumentado en forma considerable.

Todos tenemos la capacidad de ser extraordinarios, a veces, solo necesitamos una oportunidad y un contexto adecuado, para lograr nuestra visión, traduciendo nuestros objetivos en beneficios sociales fundamentales, que permitan a las niñas, las jóvenes y las mujeres, a los niños y a los hombres, hacer efectivos sus derechos y desarrollar su potencial en y a través de la educación. Nuestro nuevo universo, haciendo posible que todas las mujeres puedan lograr cosas extraordinarias, para ellas mismas, sus familias, sus sociedades y el mundo.

 

El Dr. Amín Cruz y presidente del Congreso Mundial de Prensa y de Universidades, CMU, expresó que la ponente Lic. Angela Howell Agüero, es fundadora y presidenta de WOMEN TALENT SYSTEM y que ella siempre ha estado enfáticamente involucrada en organizaciones que elevan a las personas educativa, económica, cultural y físicamente, ella apoyar a las mujeres y promover la igualdad y la justicia, construir una capacidad en la comunidad, hacer que conozcan sus talentos y cómo usarlos a través de la mejora académica, el desarrollo del liderazgo, las habilidades para la vida, los deportes, la educación financiera y el enriquecimiento cultural, empoderar a las mujeres y a las jóvenes para que luchen por la excelencia y su potencial en todas las áreas de sus vidas

 

Para que nos acompañe a este Gran Evento Internacional se efectuará de manera virtual mismo que se llevará a cabo el día Domingo 07 y lunes 08 de Marzo del 2021, a partir de las a partir de las 6:30 a 10:00pm hora de Nueva York por Zoom, Facebook, YouTube. El evento será gratuito y el registro estará abierto a partir del día de hoy para mayor información pueden escribir al correo electrónico:  congresomundialdeuniversidades@gmail.com  o ingresar a la página   www.congresodeprensa.org .

 

“La educación es para mejorar la vida de los demás y dejar el mundo mejor de cómo lo encontraste”. Marian Wright Edelman 

Araceli Aguilar Salgado Periodista, Abogada, Ingeniera, Escritora, Analista y comentarista mexicana, del Estado de Guerrero, México.  

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba