NoticiasOpinión

La Democracia Representativa

Ciudad de Nueva York-La democracia representativa es un sistema de gobierno que se ejerce cuando los candidatos para ocupar puestos públicos son elegidos por el pueblo durante el sufragio libre de los votantes debidamente inscritos en las oficinas de la junta de elecciones.

 

Después que las propuestas de gobierno han sido escuchadas por el pueblo, de parte de sus candidatos políticos, y estos, a su vez han sido examinados por miembros de la prensa nacional; los votantes estarán mejor preparados para escoger el candidato que según su juicio tiene mejor propuesta para desempeñar la función para la cual se presenta como candidato.
Además, en este sistema de gobierno los elegidos para gobernar ejercerán sus funciones de acuerdo a la ética que debe regir sus actos, en el desempeño de sus funciones como servidores públicos.
Se supone, que estos funcionarios y funcionarias conocerán las leyes vigentes en curso y que se apegarán a ellas bajo una estricta medida de fiel cumplimiento. Asegurando a su vez, que trabajarán para garantizar los servicios para los cuales fueron electos por los votantes de su distrito. En este sistema político, el gobierno es garante de una serie de privilegios que deben gozar sus ciudadanos.

 

Entre muchos otros,  está el derecho de tener un trabajo,  una  vivienda, educación, cuidado de la salud y atención médica, libertad de comercio, derecho para la recreación, el derecho a la libertad de prensa, libertad de congregarse, así como también de ejercer la religión que le dicte su conciencia; siempre y cuando la forma de religión no atente contra la moral, o los principios

descritos en la constitución del país.
Dentro de la soberanía de un país libre, e independiente existen otros derechos constitucionales como lo son el de contar con una policía nacional que regule la seguridad pública, un ejército, Fuerzas Armadas y Marina de Guerra que deben estar sujetas al poder ejecutivo para cumplir el servicio de velar por la paz y la seguridad de todos los habitantes.

En caso de tener acceso al mar, existirá la Marina de Guerra, pero en aquellos países sin acceso al mar,  no hay razón para tener la Marina de Guerra.
La constitución de un determinado país debe garantizar la libre expresión y difusión  del pensamiento, a través de los medios masivos de comunicación social en existencia, y sin el temor de ser perseguidos, encarcelados, o asesinados por ejercer esta profesión.

 

Este derecho a la información debe estar no sólo garantizado en la constitución del país, sino también que el gobierno debe ser garante del ejercicio libre de la prensa a nivel nacional e internacional.
Por lo demás, no debe estar limitado el acceso a la información entre aquellas personas que ejercen esta profesión, sino que el gobierno debe dar a conocer los informes que tienen que ver con el manejo de los recursos del Estado, apegado a la más estricta transparencia en el uso, manejo, y distribución de los recursos  que tienen que ver con los bienes que administra el gobierno, en nombre del pueblo.

 

La falta de informes de todas las dependencias del gobierno  hacia el pueblo deja mucho que decir sobre la trasparencia que debe existir en todas las oficinas y organismos del Estado. Es más cualquier ciudadano que pida un informe en cualquier dependencia del Estado debe recibir el informe sin dilatación, acoso o cualquier tipo de hostigamiento.
El gobierno de turno debe dar prioridad a una agenda amplia, y bien detallada sobre el manejo de los bienes del Estado y sobre el énfasis que el gobierno hará para mejorar por ejemplo, el transito, las carreteras, hospitales, clínicas, puentes, escuelas, cárceles y otras estructuras necesarias para el desarrollo y el progreso de una ciudad, municipio, villa, barrio, o comunidad.

 

Esas obras que refleja la infraestructura política del gobierno deberán ser dadas a conocer ampliamente, informando además al pueblo de como dichas obras  mejorarán la calidad de vida en esos sectores donde se construirán dichas obras.
Pero ahí no termina el asunto, sino que en un sistema democrático los ciudadanos tienen privilegios pero también obligaciones con el gobierno electo, independientemente  de que se haya votado, o no, en favor del candidato que obtuvo el triunfo. Cada ciudadano, aun el que se abstuvo de votar tiene ciertas obligaciones que cumplir como ciudadano del país que pertenece.
La primera obligación que los ciudadanos tienen es pagar en las oficinas del gobierno  sus impuestos cada año. Todos los habitantes deben pagar prorogateadamente, los impuestos a las oficinas de impuestos internos del gobierno, para que este pueda cumplir sus compromisos.

 

Es decir pueda pagar a sus empleados, y enviar las asignaciones presupuestadas a cada departamento del gobierno, pagar deudas, intereses y ayudar a los sectores necesitados más  vulnerables  de la nación afectados por fenómenos de la naturaleza.
Nadie, pero nadie debe estar exento de pagar sus impuestos. Desde el más encumbrado empresario hasta el más humilde ciudadano debe pagar sus impuestos al gobierno cada año, o cada trimestre, en conformidad con las leyes de la nación.
El otro compromiso es el de obedecer las leyes como están dispuestas en el orden jurídico del país. El quebrantamiento del orden jurídico está penado por la ley, y deben ser sancionados, de a cuerdo a las leyes, todos aquellos ciudadanos que quebranten el orden jurídico al violar las leyes.
Sin embargo los funcionarios corruptos, los ricos, los militares y personas que pertenecen al partido de gobierno no deben estar protegidos por el sistema de justicia; de ser así entonces se demostrará que hay vacas sagradas.

 

Por lo tanto, la democracia representativa tiene privilegios pero también tiene sus obligaciones, las cuales todos, sin excepción, estamos llamado a cumplir contribuyendo así con la paz y el bienestar de la nación.

 

Para beneficio de gobernantes y gobernados, a estos derechos,  privilegios, obligaciones y deberes,  necesitamos observar que no estamos sujetos a depender totalmente del gobierno para auxiliar los sectores más vulnerables de la nación. Los ricos, es decir aquellos que tienen grandes capitales deben usar esos recursos para construir un mejor país.

 

Se requiere la iniciativa de aquellos y aquellas que tienen grandes capitales para mejorar la calidad de vida entre la clase obrera. El gobierno no puede cubrir todas las necesidades de la nación, y por ende; las organizaciones sociales sin fines de lucro como los clubes, fundaciones,  cooperativas y las iglesias deben trabajar mancomunadamente para elevar la calidad y el nivel de vida de todos los ciudadanos.

 

Está claro que en los países desarrollados, los sectores de poder financiero juegan un papel primordial en el progreso económico de esas naciones.

 

Los recursos son manejados para crear más riquezas, al suplir las necesidades que puedan

existir en una sociedad determinada creando los elementos constitutivo de una estructura social que genera el desarrollo social dentro de un contexto social y jurídico, que a su vez es clave en el desarrollo económico, social y político, dentro de las limitaciones que tiene el Estado.

 

La economía de mercado libre permite ampliamente el desarrollo de empresas que son el motor de la economía local y mundial.

 

En la actualidad la Democracia Representativa es la forma de gobierno que más ampliamente ha contribuido a través de los años, a desarrollar la economía, y el potencial humano, cuando entran estos en el libre ejercicio de la competitividad, la creatividad, de la oferta y la demanda.

 

Por Rey Diaz

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba