Política

Jeb Bush: «A Donald Trump le barrerían en las elecciones

El populismo lleva el viento a favor en las primarias republicanas y demócratas -Bernie Sanders acosa a Hillary Clinton por la izquierda, Donald Trump se impone entre los conservadores- y Jeb Bush se confirma como una de sus víctimas. El exgobernador de Florida, hijo y hermano de presidente de EE.UU., arrancó la campaña antes del pasado verano como el gran favorito, el candidato del establishment republicano, la opción sólida para volver a la Casa Blanca. Ahora, solo cuenta con el 4,8% del apoyo a nivel nacional, según la última media de encuestas elaborada por RealClearPolitics. Los datos sobre las primarias decisivas de Iowa y New Hampshire, a comienzos de febrero y que dictarán el tono de la elección del candidato republicano, no invitan al optimismo: consigue el 4,5% de los apoyos en Iowa y el 8,3% en New Hampshire.

«Tengo que mantener el ánimo», bromeaba esta martes por la tarde en Nueva York, donde discutió temas de política internacional y economía en una conferencia organizada por el think tan Foreign Relations Center. Pero era inevitable ver un aire de derrota en Bush, que ha adoptado un punto estoico que no parece que vaya ayudarle en las primarias. «Restaurar el liderazgo de EE.UU. en el mundo desde una visión del siglo XXI es esencial, y ojalá que haya lugar en la campaña para que esto se discuta de vez en cuando», dijo con humor, y cosechó medio docena de carcajadas.

Sus planes presidenciales

Acto seguido, desgranó sus planes presidenciales sobre el fortalecimiento militar que necesita EE.UU., la importancia de profundizar los esfuerzos diplomáticos, su agenda económica, la defensa de un plan sobre inmigrantes que sea «realizable»… Fred Hiatt, el redactor jefe de opinión de «The Washington Post», con el que Bush mantuvo una conversación tras su intervención, advirtió con sorna que ese discurso «con sustancia» no iba a ir bien para los ratings.

Esa misma noche, en Iowa, Trump recibía el apoyo de Sarah Palin, armada con una chaqueta de lentejuelas y su verborrea habitual. Los otros «candidatos del establishment», dijo la exgobernadora de Alaska en clara referencia a Bush, «han llevado la corrección política como una especie de cinturón suicida». El público también se volvió loco con el apoyo a Trump de Aissa Wayne, la hija del legendario actor John Wayne, oriundo de Iowa.

Bush advertía a los republicanos de Nueva York de la «falta de seriedad» de Trump, como si eso fuera algo que importara a estas alturas de las primarias. «Soy el único que se está enfrentando a esto», dijo en referencia al giro populista de otros candidatos, como Ted Cruz, que crece en las encuestas, y Marco Rubio. «Porque la gente tiene ansiedad sobre su futuro, se aferran al que tiene más personalidad sobre el escenario. Pero en realidad no es un candidato serio. Y le barrerían en las elecciones generales».

Al día siguiente, los titulares en los medios estadounidenses se centraban en que Bush se había equivocado al citar el nombre de una hija de Barack Obama, al recordar una anécdota de una visita del presidente de China a EE.UU. Dijo «Malala» -quizá confundido por la conocida activista paquistaní- en lugar de Malia. Así es el juego electoral.

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba