Noticias

Imposición reelección de Danilo y la victoria de Abinader sobre Hipólito

La repostulación del presidente Danilo Medina, imponiéndose por encima de las aspiraciones del expresidente Leonel Fernández, y la victoria interna del novato Luis Abinader sobre el liderazgo de Hipólito Mejía, fueron dos de los hechos que marcaron la actividad política durante el 2015. Otro elemento que marcó el año fue el inicio de la campaña electoral fuera del período establecido por la Ley y la indiferencia de la Junta Central Electoral (JCE).

A esos hechos se sumaron los movimientos inesperados en el ajedrez político dominicano, que provocaron que partidos tradicionalmente aliados se hayan convertido en enemigos irreconciliables y viceversa.

La alianza electoral entre los partidos de la Liberación Dominicana (PLD) y Revolucionario Dominicano (PLD), dos organizaciones históricamente antagónicas, fue el hecho que más llamó la atención del país político.

Durante el año que termina pasado mañana, las organizaciones políticas y la sociedad civil volvieron a hacer hincapié, sin ponerse de acuerdo en ningún momento, en la necesidad de aprobar una Ley de Partidos Políticos y una nueva legislación orgánica electoral que establezcan reglas claras en la competencia electoral.

Los que presionan por ambas medidas argumentan que la ausencia de una legislación idónea no garantiza la transparencia en el financiamiento de los partidos ni una mayor equidad entre los aspirantes.

El rumor sobre el diferencias “irreconciliables” entre el ex presidente Fernández y el jefe del Estado captó la atención de los dominicanos, ya que el 30 de abril del 2015, cuando 13 senadores depositaron el proyecto de reforma constitucional que permitió la repostulación de Medina.

“Este partido está ciertamente fraccionado, hay una fractura, fractura es que hay un roto, algo roto, y eso roto hay que ponerle yeso”, afirmó en septiembre de este año Franklyn Almeyda Rancier, miembro del ínfluyente Comité Político del gobernante Partido de la Liberación Dominicana (PLD).

Analistas políticos atribuyen al conflicto entre Medina y Fernández que en las primarias internas al menos dos personas perdieran la vida y otras tantas resultaran con heridas graves.

La decisión de Medina de optar por otros 4 años de gobierno, también provocó la salida del Gobierno y del denominado Bloque Progresista, que encabezaba el doctor Marino Vinicio Castillo (Vincho) y sus hijos, aliados desde hace dos décadas al PLD.

Algunos aseguran que importancia de Los Vincho y su Fuerza Nacional Progresista (FNP) no radica en la cantidad de votos que aportaría al triunfo de Medina, sino en la forma “ardiente y decidida” con que enfrentan a sus enemigos.

Grandes titulares en los medios de comunicación ocuparon las inconformidades expresadas por miembros del PLD, cuyas aspiraciones a ocupar posiciones congresuales y municipales fueron tronchadas para dar paso a los acuerdos que permitieron imponer la reelección en la Asamblea Nacional.

Otros conflictos internos enfrentaron este año el Partido Revolucionario Moderno (PRM) y el Partido Reformista Social Cristiano (PRSC).
Por promesas incumplidas en torno a una candidatura a diputado nacional, abandonó abruptamente el PRM el ingeniero Héctor Guzmán, quien durante muchos años se desempeñó como vocero del expresidente Mejía.

La disputa por la alcaldía del Distrito Nacional entre el doctor Rafael Suberví Bonilla y el diputado David Collado es otro hecho a considerar por las consecuencias que podría desatar en el principal partido de oposición del país.

En el PRSC el primer rompimiento importante se produjo este año cuando el Senador por la provincia La Altagracia, Amable Aristy Castro decidió montar tienda a parte en su Partido Liberal Reformista (PLR).

La alianza del PRSC con el PRM de cara a los próximos comicios podría provocar que los reformistas que ocupan puestos en el Gobierno abandonen el PRSC para apoyar las aspiraciones de Medina.

Entre ellos, figuran Modesto Guzmán, Alexandra izquierdo, Rafaela Alburquerque, Marino Collante y otros dirigentes históricos del reformismo.

Argumentando que no llenaron los requisitos que manda la Ley Electora, la JCE negó la personería jurídica a siete organizaciones pidieron participar en las elecciones del 2016.

Sólo tres entidades políticos lograron pasar el filtro del organismo comicial.  Son ellos, el partido Alianza País (Alpaís) y los movimientos políticos Acción Política Comunitaria (APC), de Santo Domingo Este y Juventud Presente, de la provincia Espaillat, siendo los dos últimos aliados al oficialismo.

El artículo 87 de la Ley Electoral 275-97 establece que toda elección será precedida de una proclama de la JCE que “deberá ser publicada a más tardar 90 días antes de la fecha en que deba celebrarse”, el 15 de febrero del 2016.

Ante la mirada indiferente de las autoridades electorales, los partidos han realizado caravanas en la capital, han colocado afiches y mantienen propaganda a través de los medios de comunicación.

UN APUNTE

Campaña a destiempo

Ante la indiferencia de la Junta Central Electoral (JCE), los principales partidos han realizado caravanas en la capital y otros puntos del país, así como embadunado las principales calles y avenidas, han colocado afiches y mantienen propaganda en la radio y la televisión alusivas a sus candidatos a la Presidencia y otros cargos. También estruendosos equipos móviles de sonidos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba