Salud

Hoy seré egoísta, cuidaré de mí misma

Ser egoísta, qué expresión tan llena de connotaciones negativas. Ser egoísta no es algo bueno, provoca que los demás te miren mal, con odio.

Ser egoísta significa que no sabes compartir, que solo piensas en ti, que solo tú te crees importante en este mundo.

Nos han enseñado a no ser egoístas, pero esto nos ha llevado al otro extremo, a darlo excesivamente todo de nosotros. Los extremos nunca son buenos, por eso debemos buscar el equilibrio entre la generosidad y el egoísmo, porque tú sí eres importante y debes aprender a cuidar de ti mismo.

Primera persona: yo

Quizás te hayas encontrado en la situación de decir “aquí se acabó, ahora voy a ser egoísta, voy a pensar en mí”. Esto ocurre cuando llevamos mucho tiempo pensando en los demás, viviendo para los demás, olvidándonos de nosotros mismos.

Seguramente te sientes mal si pronuncias la palabra “no”, si no estás ahí siempre que alguien te necesita… Es probable que te sientas culpable cuando realmente no deberías de sentir culpa alguna.

Esto debe cambiar, debes aprender a ser egoísta.

¿Has notado cómo el resto de personas no se siente culpable mientras tú sí? ¿Quizá has percibido cómo alguien se aprovechaba de tu bondad? Ser generosos y poner a los demás en primer lugar, en vez de a nosotros mismos, puede provocar que los demás nos manipulen para tenernos ahí siempre que nos necesiten.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba