Salud

Fumar durante el embarazo afecta al ADN del feto

Un  estudio de más de 6 mil madres y sus hijos recién nacidos  consolida una evidencia acerca de que  fumar cigarrillos durante el embarazo parece modificar químicamente el ADN del feto, imitando los patrones observados en los fumadores adultos. Su trabajo, publicado este jueves en  American Journal of Human Genetics, sugiere una posible explicación de la  relación entre el consumo de tabaco durante el embarazo y posibles complicaciones de salud en los niños.

 

Los investigadores identificaron nuevos genes relacionados con el desarrollo del feto, que se ven afectados por el tabaquismo. “Creo que es algo increíble cuando vemos estas señales epigenéticas en los recién nacidos, a partir de la exposición intrauterina, enfocando los mismo genes que el propio consumo de cigarrillos de un adulto. Hay mucho solapamiento” dice la coautora Stephanie London, epidemióloga y médico en el Instituto Nacional de Ciencias de Salud Ambiental (NIEHS). “Se trata de  una exposición transmitida por la sangre por fumar. El feto no respira, pero muchas de las mismas cosas pasan a través de la placenta”.

 

Un equipo internacional de investigadores reunió resultados de 6.685 recién nacidos y sus madres en todo el mundo. Sobre la base de cuestionarios, etiquetó a las madres como “ fumadoras continuas” que fumaban cigarrillos diariamente durante la mayor parte del embarazo (13 por ciento), “ no fumadoras” (62 por ciento), o aquellas que “ fumaban algún cigarro” durante el embarazo (25 por ciento), identificando a las madres que eran fumadoras ocasionales o que dejaron de fumar desde el principio.

 

Para el  análisis de la metilación del ADN en los recién nacidos, los científicos recolectaron  muestras de sangre, principalmente del  cordón umbilical  tras el parto. Para los recién nacidos cuyas madres estaban en la categoría de “fumadoras continuas”; el equipo identificó 6.073 lugares en lo que el ADN se modificó químicamente de manera diferente que en los recién nacidos cuyas madres no fumaban. Aproximadamente, la mitad de estos sitios podría estar ligada a un gen específico.

 

London y sus colegas encontraron que esta colección de genes estaba relacionada con el desarrollo del pulmón y el sistema nervioso,  cánceres vinculados con el tabaquismo, defectos de nacimiento como el  labio leporino o el paladar hendido, y mucho más. “Muchas señales estaban vinculadas con vías de desarrollo”; dice  Bonnie Joubert, epidemióloga de Niehs y coprimera autora del trabajo. En un análisis separado,  muchas de estas modificaciones del ADN todavía eran evidentes en los niños de más edad cuyas madres habían fumado durante la gestación.

 

Los próximos pasos se dirigirán a comprender mejor cómo estas modificaciones del ADN pueden influir en el desarrollo del niño y la enfermedad. Por ejemplo, London apunta que  ya se sabía que el tabaquismo está relacionado con el labio leporino y el paladar hendido,  pero no se sabe por qué. “La metilación podría estar involucrada de alguna manera en el proceso”, plantea.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba