NoticiasOpinión

Fernando Vallejo habla tonterías sobre Dios y la Biblia

Nueva York—El escritor Colombiano Fernando Vallejo parase estar en controversia con la Biblia, y la creencia de millones de fieles en este universo que creen en la existencia de Dios. Vallejo cree que Dios es la explicación del bobo y la Biblia la ve como una colección de textos apócrifos e inmorales. Según su perspectiva, la Biblia no es la palabra de Dios porque la palabra es cambiante y sucesiva y Dios es simultaneo (…) No puede haber palabra de Dios, “no …….más.” Vallejo expreso sus puntos de vista y sus palabras fueron recogidas por la (EFE) y publicadas por el periódico digital “acento.com.do” el 25 de abril de 2016.

Explicar el universo, señala Vallejo, desde el punto de vista de la divinidad no tiene sentido. A su juicio si no sabemos que es el universo por qué tenemos que cargar con la hipótesis como la de Dios. Sus declaraciones fueron externadas durante la Feria Internacional del Libro de Bogotá, en la que arremetió contra la Iglesia Católica, los clérigos como también contra el Islam y el Judaísmo.

Entre otras cosas sostuvo que el ser humano no sabe que es la gravedad, la energía, la luz o la materia, que no pasan de ser “vagas palabras,” por lo que vivimos inmersos en lo inestructurable”.  De acuerdo a Vallejo, vivimos en la época del “simux mentax,” el ‘Simio mentiroso que hace tres millones de años bajo del árbol donde vivía a la planicie a cazar animales para comérselos y se cree el rey de la creación.”

Su reclamo se acrecienta aún más al decir que se siente perplejo por la capacidad que tiene el ser humano de dejarse estafar especialmente por personas “ensotanadas.” Su ataque se extendió a los clérigos cristianos que aseguran según Vallejo que Dios es amor y que Cristo nos ama, y sin embargo existen “los terremotos, los maremotos, las hambrunas, las sequias, los tornados, la muerte y el volcán de Armero, entre otras cosas.

Hasta aquí deseo citar las palabras del escritor Colombiano Fernando Vallejo residente en México y quien expuso sus ideas, ante un público que al parecer escuchó todas estas conjeturas de alguien que parece tener una raíz de amargura contra Dios, la Iglesia Católica, y los clérigos cristianos protestantes. Debido a mi vocación como apologista de la fe Cristiana me siento aludido a responder ante semejantes babosadas de este supuesto intelectual.

En primer lugar, la Biblia enseña que Dios es inmutable. Él es siempre el mismo, ayer, hoy y por lo siglos de los siglos. En segundo lugar, la Biblia dice que por la palabra de Dios, fueron creadas todas las cosas que existen en este universo; visibles en invisibles. En génesis dice que Dios habló y dijo “sea la luz” y la luz fue creada de entre las tinieblas. Al finalizar su creación Dios observó que todo lo creado era bueno y lo bendijo.

En segundo lugar, la Biblia dice en el Salmo 19, “Los cielos cuentan la gloria de Dios, y el firmamento anuncia la obra de sus manos.” La existencia de este universo nos dice claramente que existe un creador. De forma tal, que los cielos y la tierra declaran la grandeza de Dios. No pude existir un universo tan perfecto y complejo, sin el diseño de un ser supremo con la capacidad de crear todas esas maravillas que permanecen delante de nuestros ojos.

Uno de los hombres científicos más sabio que ha dado el universo, fue Albert Einstein, creador de la teoría de la relatividad. Este hombre era un fiel creyente en la palabra de Dios. Pero el descubrió que el universo tuvo un punto de origen y que el universo se expande cada vez más. Esto está de acuerdo con la Biblia. No solo eso, si usted señor Fernando Vallejo, leyera la Biblia le aseguro que no hablara tantos disparates sin sentidos, porque aunque creo lo que dice la Biblia como palabra de Dios, no me ciego, ni me vuelvo sordo para leer y oír lo que los hombres de ciencia dicen sobre el universo.

Los científicos están señalando que la teoría de la relatividad es correcta, que el universo se va expandiendo constantemente y que nuestro astro el sol, va mostrando pruebas de desgaste, expresando el temor de que se agote la energía que lo hace lucir tan hermoso. No solo esto, la ciencia está pendiente de que pueden atravesar a nuestra atmosfera miles de meteoros grandes y pequeños y que nuestro planeta la tierra puede ser afectada y que la vida desaparezca por los elementos que pudieran caer hacia nuestro habitad.

La verdad es que en Rusia y también en la india, ya ha habido personas que han muerto como consecuencia de pequeñas y medianas rocas que han caído desde el cielo eliminando una persona en la india, y cientos en una factoría en Rusia. Cuando usted compara lo que están diciendo los hombres de ciencia, con las profecías Bíblicas, usted notará que en la palabra de Dios, porque nadie podía haber predicho lo que está aconteciendo si no hubiese sido inspirado por revelación divina sobre el final. Todo eso está profetizado en la Biblia y más adelante escribiré sobre ese asunto.

Señor Vallejo usted se queja porque Jesús vino para redimirnos del pecado y de la maldad, pero observa que hay hambre, terremotos, tornados, huracanes, cuatro millones de exiliados, siete millones de desplazados, quince millones de desocupados. Luego nos dice que la redención del  hijo no sirvió de nada, y de que el hombre está perdido no tiene redención, va rumbo a la muerte de vuelta a la nada. La palabra redención, tiene su origen en el leguaje de compra y venta de propiedades adquiridas por monedas usadas en el comercio.

Cuando la Biblia habla de que Jesucristo nos redimió, quiere decir que nosotros pertenecíamos a Satanás, el Diablo. Pero Cristo, pago con su sangre el precio de nuestra liberación. Por la fe en Jesucristo, la transacción se efectúa porque cambiamos de dueño. No pertenecemos a Satanás, sino que por la fe en Jesucristo, pasamos a ser hijos de Dios. Él nos compró a precio de sangre. Es decir dio su vida para rescatarnos de la esclavitud de corrupción, y ahora somos hijos librados por Jesucristo.

La labor del Diablo es acusar a los hijos de Dios, y algunos humanos hacen alianzas con Satanás, contribuyendo con la acusación al buscar defectos en los demás, cuando ellos mismos no se dan cuenta que hablan de hacer lo correcto pero no hacen lo que está correcto.

Señor Vallejo, es muy desconcertante en un intelectual el desconocimiento de la Biblia, la palabra de Dios. En las profecías sobre el fin, el Nuevo Testamento, habla sobre la condición del hombre en los postreros días. Esos terremotos, hambre, enfermedades, y el desplazamiento de los seres humanos de aquí para allá, y de allá para acá, esta profetizada en las escrituras.  Las profecías son muchas, y no puedo entrar en detalles, aquí, pero todo esto que usted observa es parte de lo que fue profetizado por el mismo Jesús hace dos mil años atrás.

Y esta profetizado que iba a suceder todo esto por lo cual usted está alarmado, porque a pesar de que usted, y muchas personas como usted, conocen la información sobre el evangelio, ese evangelio no ha penetrado en su mente y corazón para transformar sus muchas dudas sobre el hijo de Dios. La Biblia nunca trata de probar la existencia de Dios. Lo que la palabra de Dios nos invita es a “amar a Dios sobre todas las cosas, con todo el corazón, mente, el alma y con todas las fuerzas.”

Eso fue en el Antiguo Testamento. En el Nuevo Testamento, la invitación es para que creamos en Dios. Y la Biblia dice que sin fe, es imposible agradar a Dios, porque es necesario que el que se acerca a él, crea que el existe, y que es galardonador de los que creen en él.” Yo estoy de acuerdo con usted porque creo que ninguna persona, puede probarle a usted que Dios existe.

Dios no es un objeto de metal que se puede palpar, colocar bajo los lentes de un microscopio y saber sobre su ADN. Dios está por encima de su mente y de su razón. Si con lo que existe usted no cree en él, eso muestra que no puede percibir a Dios. Martin Lutero, en el siglo 16 aun siendo un Fraile Católico no entendía a Dios. Hasta que leyó la carta a los Romanos del Apóstol San Pablo. En esa carta, Lutero descubre que en el evangelio la justicia de Dios se revela al humano por la fe como está escrito, el justo por la fe vivirá.

El pecado nos hace rebelarnos contra Dios. Dios envió a su hijo para salvar al mundo del pecado, de la ley y de la muerte eterna. El evangelio de Juan lo dice de la forma siguiente, “A los suyos vino, y los suyos no le recibieron, más a todos los que le recibieron les dio potestad para ser hijos de Dios.” La rebeldía suya Señor Vallejo fue también mi rebeldía, cuando como usted negaba en mi ignorancia, la existencia de Dios. No vierta estierco sobre sus oyentes, porque de toda palabra ociosa el hombre dará cuenta a Dios, pues ese Dios a quien usted niega que existe, tendrá que comparecer ante su tribunal tarde o temprano.

Si no entiende la Biblia busque a alguien que le explique su mensaje, pero usted no le puede echar la culpa a Dios, de los errores de quienes usan la sotana, o de los clérigos que predican sobre el amor de Dios.

Usted parece inclinarse a ser vegetariano, si esa es su preferencia, bendecido sea. Pero el comer de la carne de animales fue permitido por Dios desde el origen de la creación. Además, si leyera la Biblia notará que usted está repitiendo el texto Bíblico cuando dice a cerca de la raza humana que es un simio mentiroso. La Biblia dice: “Sea Dios veraz y todo hombre mentiroso, para que toda boca se cierre cuando acuda al juicio de Dios.” Nadie puede decir que no ha mentido nunca, o que es bueno. La Biblia dice que la paga del pecado es muerte, más la dadiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor, nuestro. Dice también “por cuanto todos pecaron están destituidos de la gloria de Dios. (Romanos 3:23).

Su enojo se profundiza aún más cuando sostiene a su audiencia que no cree que Jesucristo existió. Podría usted acaso probar semejante afirmación. ¿Dónde están las evidencias para probar semejante estupidez? Pero si Jesucristo no existió, entonces la civilización occidental es un puro engaño, no podemos creer entonces, que Platón, Aristóteles, y Sócrates existieron. Pensaríamos que nuestra civilización es una ilusión. Y que todas las artes, como la música, la pintura, la cultura en general, canto y la historia de nuestra civilización pasarían a ser puros cuentos. Negar la existencia de Jesucristo, es como decir que usted proviene de la nada.

Por último, nadie tiene que mostrarle la existencia de Dios, porque su propia vida, es prueba de que Dios existe. Dios creo al hombre y a la mujer a su imagen y semejanza, “varón y hembra los creo.” Pero de nuevo, es la misma Biblia que dice: Salmos 14: 1 y 53: 1: “Dice el necio en su corazón: No hay Dios.” Solo una persona necia, niega la existencia de Dios.

En la cultura occidental tenemos las discusiones sobre la existencia de Dios, que van desde San Agustín, Santo Tomas de Aquino, Anselmo, Paul Tillich, Hans Kung y muchos otros más, que han discutido elocuentemente ese tema del cual usted parece ser un neófito. Al igual que Bertrand Russell y los ateos marxistas, usted necesita descubrir la dimensión espiritual, del ser humano. Como le decía Hamlet a su amigo Horacio, “Hay más cosas en la tierra y en el cielo, Horacio, que la que pueda soñar tu filosofía.”

En el mundo hay injusticia, pero no es Dios el que ha creado la injusticia, por el contrario, somos nosotros los seres humanos, rebeldes al plan de Dios, que nos hacemos egoístas, destructores de la naturaleza, y acumulamos cosas que no necesitamos para vivir y que a otros seres humanos le hacen falta.  La mayor injusticia que hemos cometidos contra el hijo de Dios, fue crucificarlo sobre la cruz del calvario.

Pero Dios lo levantó de la tumba al tercer día, y nos envió a proclamar el evangelio de la salvación. Todo aquel que cree en el Hijo de Dios, es salvo por la fe y por la gracia de Dios. Siento mucha pena por usted, porque hace muchos años atrás yo pensaba y hablaba como usted. La Iglesia Católica, como las Iglesias Protestantes buscan acercar a Dios a pecadores como usted.

La raza humana esta plegada de defectos y pecados. Si hay personas que por caprichos personales viven la fe, fuera del vínculo de la paz, la misericordia, la fe, y el amor. Toman el camino equivocado de la fe, pero también hay personas que no son religiosos y son banqueros, que en las últimas tres décadas, han hecho malos negocios con el dinero ajeno. Pero por eso no dejo de beneficiarme del uso de los bancos, porque no todos los banqueros son ladrones.

Aunque el aire este contaminado por los tóxicos que producimos, yo no dejo de respirar. Creo que usted tampoco deja de respirar. Aunque yo no veo el aire, ni lo puedo retener con mis manos, no por eso dejo de usarlo para llenar mis pulmones y continuar viviendo. Así mismo aunque yo no vea a Dios, y aunque no pueda demostrar su existencia, pero sin embargo, me beneficio de todas sus bendiciones. Él es bondadoso porque creo ese astro maravilloso el sol para darnos calor, y nos manda la lluvia temprana y la tardía, aunque no reconozcamos su poder, amor y grandeza. El no hace diferencia entre los justos y los pecadores, todos por igual recibimos sus beneficios.

El Salmista David decía, “Bendice, alma mía, a Jehová, y bendiga todo mi ser su santo nombre. Bendice, alma mía, a Jehová, y no olvides ninguno de sus beneficios, él es quien perdona todas tus iniquidades, él que sana todas tus dolencias; él que rescata de la fosa tu vida, él te corona de favores y misericordias, él sacia de bien tu boca de modo que rejuvenezcas como el águila. (Salmo 103). En vez de renegar sobre tu creador, te invito a darle gracias por todos sus favores.                                                               Por Rey Díaz

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba