Historia

Fernández Domínguez y los sucesos de 1962: época de amor y heroísmo

Al caer la tarde del  18 de enero  de 1962 yo me encontraba en mi casa del barrio para oficiales de la Base Aérea de San Isidro acompañada  de  mis  4 hijos esperando a Rafael. Como siempre ilusionada  y con cuatro meses de embarazo que él no terminaba de  celebrar.

Pero quien llegó fue mi cuñado Arcadio Fernández, con instrucciones de sacarnos  de la casa.  En segundos cerré  la puerta y salí de allí  con mis cuatro hijos y sin nada más.

Arcadio no decía nada, excepto un  “todo está bien”,  indicio de que algo andaba mal. Sabía que tenía que ver con Rafael.

El día 17 y la mañana del  18  no fueron días rutinarios.   En nuestra casa estuvieron  mi tío Silvestre  y el teniente Juan Ramón Fernández, primo de Rafael y amigo cercano de uno de los hijos del Lic Rafael F. Bonnelly. Sabia que algo estaba  pasando  pero yo estaba entrenada para no preguntar.

Todo parecía normal.   La familia del mayor Fernández Domínguez iba hacia la capital. Pero cuando   salimos del área militar, Arcadio  pisó  el acelerador.  Iba a mucha velocidad, a lo que yo estaba acostumbrada,  pero siempre con  Rafael al volante.    Arcadio me pidió que colocara a los niños en el suelo y   me entregó una pistola.

¡Arcadio, fíjate como tomas las curvas;  evita el cascajo de la orilla, podríamos desbarrar!.   Rafael me enseñó que… creo que deberías…

Oí un sonido gutural suficiente para callarme.

En  minutos llegamos  a casa de mis tíos Silvestre Alba de Moya y Mercedes Fernández, quienes  residían en el Ensanche Ozama.

Allí estaba Rafael. Me sorprendí porque  no esperaba verlo. Se despidió y en ese momento comenzaron   a desarrollarse  las acciones  que resolverían la crisis político-militar que enfrentaba el país.

¿QUE ESTABA PASANDO?

Tras  la salida  de la familia Trujillo,   las fuerzas políticas (Unión Cívica Nacional, Partido 1J4   y el Partido Revolucionario Dominicano, entre otras), exigían   la renuncia del doctor Joaquín  Balaguer, quien permanecía gobernando el país luego del ajusticiamiento de Rafael L. Trujillo.   De ahí la huelga declarada  el 28 de noviembre

Tras largas y difíciles negociaciones la huelga terminó y el 1 de enero de 1962 se instauró un gobierno colegiado denominado Consejo de Estado, presidido por el doctor Joaquín  Balaguer y  compuesto  por  el licenciado Rafael F. Bonnelly, monseñor Eliseo Pérez Sánchez, doctor Nicolás Pichardo, el general Antonio Imbert Barreras y Luis Amiama Tió.

El general Pedro Ramón Rafael Rodríguez Echavarría, un calificado piloto de 37 años de edad, era, en esos momentos, el Secretario de Estado de las Fuerzas Armadas.  Había llegado a esa posición al dirigir mes y medio antes,  el 19 de noviembre de 1961, la heroica acción  que tenía como objetivo  ametrallar un área específica de la  Base Aérea de San Isidro como fórmula de amedrentar a familiares de Trujillo y obligarlos a que se fueran del país.  Un grupo de valientes  pilotos  le acompañó.  El plan le dio resultado.

Pero a pesar de su bien ganada aureola de héroe, Rodríguez Echavarría suscitó antipatías en el estamento castrense por su activa participación en los asuntos políticos.

Oficiales de infantería y pilotos se reunían a complotar con el objetivo de destituir o sacar del poder al general Rodríguez Echavarría.  Hubo pronunciamientos y comunicados en ese sentido.  Uno de los planes estuvo encabezado por el coronel Ángel Ramos Usera, quien, para tal fin, convocó a una reunión en su casa del barrio para oficiales a la que Rafael asistió. Yo estuve allí de manera circunstancial porque acompañaba a mi marido.

Coronel Rafael Fernández Domínguez

Coronel Rafael Fernández Domínguez

Voy a hacer un paréntesis para rememorar aquel día de 2004 cuando, acompañada de los oficiales constitucionalistas Ernesto González y González, Freddy Piantini Colón y Marino Almánzar, visité al coronel Gildardo Pichardo Gautreaux para recabar datos para el libro que estaba escribiendo sobre la vida de Rafael. Mientras nos encontrábamos en su casa me comuniqué con el coronel Andrés Ramos Usera con el mismo propósito. El coronel estaba enfermo pero se comportó con exquisita cortesía, gallardía y responsabilidad. Me dijo: ” Rafael se nos adelantó. Fuimos al Palacio pero nos incorporamos cuando ya todo estaba resuelto”.  Me complace recordar con respeto a un hombre que dice la verdad y no se atribuye hechos que no protagonizó.

El día 16 de enero,  cuando  parecía que el país iba a entrar en un período de calma, ocurrieron los hechos del Parque Independencia.  Dirigentes de  la Unión Cívica Nacional  participaban allí en un acto público.  Súbitamente,  se presentó al lugar una patrulla  con tanques  y disparó. Hubo varios muertos y heridos.   Los dirigía el coronel Manuel Antonio Cuervo Gómez,  Comandante del Batallón de Blindados de la Fuerza Área.

Se encendió de nuevo la capital y el resto del país  pidiendo la renuncia de Balaguer y de Rodríguez Echavarría.  Los acontecimientos fueron de tal envergadura que esa noche se decretó el estado de sitio.

El país se paralizó y todas las organizaciones,  políticas, obreras, profesionales y  estudiantiles,  se manifestaron  abiertamente en contra de lo que calificaron como una dictadura  de Balaguer y Rodríguez Echavarría.

Esa  noche, el licenciado Rafael F.  Bonnelly, el doctor  Nicolás Pichardo y monseñor Eliseo Pérez Sánchez fueron  llevados al Club de Oficiales de la Base Área de  San Isidro en calidad de detenidos.

El doctor Joaquín Balaguer se asiló en la Nunciatura Apostólica y el general Rodríguez Echavarría instaló una junta cívico-militar encabezada por el doctor Huberto Bogaert y conformado por  otros destacados personajes civiles y militares.

FERNÁNDEZ DOMINGUEZ

El entonces mayor de la Fuerza Aérea Dominicana  Rafael Tomás Fernández Domínguez, oficial de  27 años de edad,  reconocido   como líder  de la joven oficialidad por su conducta   y por su don de mando, estaba resuelto,  junto a sus   oficiales,   a   poner fin a una situación cada día más insostenible.

Calculamos que en menos de 40  horas el mayor Fernández Domínguez  preparó el plan.  Escogió a  los oficiales asignados a unidades militares  puntuales  y les encomendó la misión a  desempeñar. Con una sorprendente precisión   y tomando en cuenta los más mínimos detalles, coordinó las acciones a seguir,  en las que la hora para ejecutar la tarea asignada    era vital para el éxito  de la operación.

El  mayor Fernández Domínguez  pasó  por el Centro de Enseñanza de las Fuerzas Armadas  (CEFA) y  le pidió a su superior y amigo,  el  coronel Elías Wessin  y Wessin, que lo acompañara.

En el trayecto fue que  el coronel  Wessin fue enterado del plan.  El coronel Elías  Wessin y Wessin, director del CEFA, ignoraba los planes de Fernández Domínguez.  Tampoco participó en la organización.  Reiteramos que el mayor Fernández Domínguez fue quien, minutos antes, lo puso al tanto de la operación

De  allí se dirigió al Batallón Táctico de Antiguerrillas  y  le pidió al   teniente Rafael Quiroz Pérez,  comandante de la segunda compañía,   un grupo de  soldados y un fusil para el coronel Wessin.   El teniente Quiroz Pérez era uno de los conjurados  y solo esperaba la orden de Fernández Domínguez para actuar. Ese momento llegó.

El teniente formó la tropa y solicitó 50 voluntarios,  no sin antes decirles que irían en compañía del mayor Fernández Domínguez a una misión muy  peligrosa.  Todos dieron un paso al frente y hubo   que llevárselos a todos.

La misión del teniente Quiroz Pérez  era  impedir la  entrada  al Club, sin importar quien fuera y su rango.   El coronel Atila Luna llegó con un grupo de pilotos pero el  teniente  se lo impidió aduciendo órdenes superiores. El coronel Atila Luna amenazó con romper la puerta pero a una señal de Quiroz Pérez,  los doscientos soldados que permanecían discretamente a la expectativa, se dejaron sentir. El coronel Atila Luna, prudentemente, se retiró.

El mayor Gildardo  Pichardo Gautreaux  era el  Subcomandante del Batallón Blindado de la Fuerza Aérea,  y fungía  como comandante  del pelotón de tanques AMX que Rafael  le solicitó para actuar en la operación.  El, dos oficiales  y   los  tenientes Freddy Piantini Colón y  Marino Almánzar García,  estos dos últimos del grupo de Fernández Domínguez, desempeñaron  un papel imprescindible para el éxito de la operación.

Es así que cuando  Rafael penetró a los jardines del Club, ya  había allí  5 tanques AMX con los motores prendidos. Rafael   se detuvo  junto al primero    e   impartió esta orden: “¡Si en 10 minutos no salimos del club, vuelen el edificio!”.

Conozco a esos hombres, lo habrían hecho sin dudarlo.  Y hubiese sido lo correcto.

Los que compartieron con  Rafael, militares y civiles,  nunca cuestionaron sus  órdenes a pesar de que eran tan responsables  y valientes como él, pero ellos tenían absoluta confianza en sus decisiones.  Su condición de líder era inequívoca, incuestionable.

Rafael utilizó el factor sorpresa. Fue lo que se llama una operación  de  comando,  que se desarrolla en pocos minutos  y para la que se requiere determinación, valor y sangre fría;  y no hay tiempo para pensar, solo  para actuar.  Es vencer o morir.

Lo que ocurrió  en  aquellos  momentos y horas después, es sorprendente, fascinante. Lo que les cuento es apenas un esbozo de lo ocurrido.  (Ver nota al final)

Rafael  y el coronel Wessin subieron  a la segunda planta del club donde estaba  el general Pedro Rafael  Rodríguez Echavarría con sus escoltas y los miembros del Consejo de Estado.  Hubo algunas palabras, tales como  “¿qué pasa general?”, “venimos a ver cómo está todo”, “¿porqué están estos señores aquí?”   Y con la serenidad que le caracterizaba, Rafael dio unos pasos hacia el balcón, de improviso dio la vuelta,  apuntó con su fusil a Rodríguez Echavarría  y le dijo: “General,  usted  está preso”.  En ese momento  era una  persona agigantada en cuyos ojos se reflejó lo que tres  años  después relató el mismo  general Rodríguez Echavarría  en la casa donde residía Juan Bosch en Puerto Rico en abril de 1965.

La orden de disparar al club quedó cancelada y el teniente Quiroz Pérez subió a la segunda planta donde se encontraban Rafael, Wessin, Rodríguez Echavarría  y otros oficiales.

El cuenta que el general Rodríguez Echavarría le pedía a Rafael que le dijera  al coronel  Wessin que bajara el fusil porque lucía muy nervioso y el arma podía dispararse.  El teniente Quiroz  le quitó suavemente de las manos el fusil Fal que momentos antes le había entregado cuando estuvieron en el Batallón Táctico de Antiguerrillas.

Antes de seguir   hacia la capital, Rafael  pasó por la jefatura de la Fuerza Aérea. Ls instrucciones  impartidas  a un grupo de oficiales había sido cumplida: el general Santiago Rodríguez Echavarría -Chaguito- hermano de Pedro Rafael Rodríguez Echavarría, había sido  destituido como Jefe de Estado Mayor de la Fuerza Aérea.

Éste le pidió a Rafael que no  llevara a su hermano al Palacio porque era peligroso,  podían matarlo, pero Rafael se comprometió a preservar la vida del destituido secretario de las Fuerzas Armadas a costa de  la suya. El general Chaguito, como le llamaban a ese militar respetable y meritorio,  quedó tranquilo porque sabía  que Rafael cumpliría su palabra.

El mayor Pichardo Gratereaux se quedó en la Base con tres de los cinco tanques responsables de lo que allí pudiera ocurrir. Después,  el mayor comentaría que la Base estaba también tomada por el movimiento.

Con  un tanque delante y otro detrás,    la caravana llegó a la ciudad capital y se detuvo frente a las puertas del  Palacio Nacional.  El oficial de servicio se negó a abrirlas.   Rafael se desmontó del vehículo y le hizo una señal al teniente Piantini Colón  quien  se mantenía en su tanque AMX  prendido, atento a las órdenes de Rafael. La señal era clara: “derriben  las puertas”.

No hubo necesidad de hacerlo y cerca de las diez de la noche el Consejo de Estado, esta vez presidido por el licenciado Bonnelly,  quedó reinstalado en medio del júbilo popular.

Los periodistas preguntaban y   el presidente Bonnelly señaló a Rafael  diciendo: “¡Ese joven que está ahí es el héroe!”.  Rafael contestó: “¡No hay héroes; ésto lo han hecho las Fuerzas Armadas por el bien de la Patria y del Pueblo!”

Mientras todo esto sucedía, mis hijos y yo estábamos acompañados por  mis tíos y mis  padres,  que como medida de seguridad no me dijeron que vendrían  de San Francisco de Macorís  para estar junto a nosotros, en caso de que algo le sucediera   a Rafael.

Todos esperábamos ansiosos  en la casa del señor Quirilio Vilorio  Sánchez, director del CEA, quien  nos acogió en su hogar a pesar del peligro que corrían él y su familia. Yo no estaba asustada,  más bien  a la expectativa. Presumo que es una conducta aprendida porque  cuando no se puede echar atrás,  el miedo  se convierte en   una fuerza interior que nos induce a no retroceder, sin importar lo que suceda.

Alrededor de las 8 de la noche, oímos la voz del coronel Emilio Ludovino Fernández, hermano de Rafael,  quien cumplía lo que éste le había encomendado: informar al pueblo dominicano a través de Radio Televisión Dominicana que  la crisis político-militar había terminado.

Pasadas las 10,  llegó mi marido  acompañado de unos pocos militares.  No entró a la casa. Vestía   traje de campaña  y tenía  una ametralladora belga en  las manos; calzaba botas negras de reglamento y me pareció un gigante, pero sobre todo muy atractivo. Pensé -¿cuándo y dónde se cambió de ropa?   Horas antes vestía de kaki.

Lo abracé y lo besé  orgullosa  de mi hombre y me apreté contra él cuando me dijo que iba a pasar la noche en la Base Aérea.  En ese momento sí me asusté  y quería  protegerlo  pero  me tranquilizó saber que mi padre lo acompañaría.

Mis hijos y yo dormimos  en casa de mis tíos en el Ensanche Ozama regresando a San Isidro al día siguiente, cuando, aparentemente, no había nada que temer. Nos llevó  un oficial y    escoltas.

Ese día 19, Rafael llegó a nuestra  casa a la hora acostumbrada.  Se encontraba relajado,     como si aquella noche no hubiera tenido la tensión que las circunstancias dictaban.   Mi padre me dijo que Rafael durmió plácidamente mientras él  velaba su sueño con una ametralladora en las manos.

Rafael  jugaba con los niños y con Rey, su  pastor alemán; yo lo miraba embobada,  pero sabía que mis miedos no terminaban ahí. Había vivido otras experiencias, no tan peligrosas,  pero igual de mortificantes, suficientes para conocerlo. Intransigente con su dignidad personal  y el respeto a sí mismo. Rabiosamente honesto. Decididamente responsable. Tierno   y enérgico a la vez.  Aún así, en aquel momento no comprendí que tener a mi lado a un  hombre como él tenía un precio.

Al  día siguiente, se hizo una reunión en la Base Aérea para elegir por votación a los jefes militares.   Rafael expresó su deseo  de dirigir el CEFA, pero el coronel Wessin y Wessin insistió y  se quedó con  el puesto. Rafael fue ascendido a teniente coronel y  nombrado  sub jefe de la Fuerza Aérea.

Para  asegurar el éxito de la operación, Rafael  tomó en cuenta todos los  detalles. El   entonces teniente Héctor Lachapelle Díaz, uno de sus mejores amigos,  no fue enterado del plan.

Lachapelle era escolta del general Rodríguez Echavarría, y  Rafael  estaba convencido de que él saldría en defensa del alto jefe militar por su concepto de lealtad.  Con un oficial mandó a decirle  que lo esperara en el comedor y así impidió que él se encuentre en el Club.  Esa misma noche Rafael decidió que el teniente Lachapelle Díaz  estuviera directamente bajo sus órdenes como Encargado de la Sección de Instrucción de Infantería de la FAD. Nunca más se separaron,  hasta el 19 de mayo…

AÑOS DESPUÉS…

Tres años después  Rafael y el general Rodríguez Echavarría  se encontraron  en la casa que ocupaba el presidente Juan Bosch en  Puerto Rico, durante los acontecimientos de abril de 1965.

Don Juan  le pidió a ambos que se saludaran como compañeros de armas y olvidaran el pasado, y cuenta:   “El coronel Fernández Domínguez, que sabía  mandar porque sabía obedecer, se cuadró y  saludó, a lo que respondió en igual forma el general Rodríguez Echavarría, dándose los dos las manos y,  sin hablar una palabra del pasado, volvieron a actuar juntos en los episodios que les pedí que lo hicieran. Los dos fueron a Venezuela, hacia donde los mandé a gestionar la manera de salir ellos y yo”.

Continúa Bosch: “El general Rodríguez Echavarría me había contado en el año 1964  que cuando  dos oficiales (teniente coronel Elías  Wessin y Wessin y el mayor Rafael Fernández Domínguez)  fueron a detenerlo, él le había dicho al de mayor graduación:  ¡Muchacho, ten cuidado con esa ametralladora que se te puede zafar un tiro y matarme!. Pero cuando le vi los ojos a Rafaelito, me di cuenta de que era él quien iba a matarme si yo no me daba preso”.

La  doctora Milagros Ortiz Bosch vivió una experiencia similar:  “El profesor Bosch había restablecido la amistad entre el general Pedro Rafael Rodríguez Echavarría y el coronel Fernández Domínguez.  Con motivo de su encuentro en relación con el viaje que hicieron a Caracas, el general le diría al coronel: “Rafael, si no me hubieses hecho preso en el 1962,  otra fuera la situación, estaríamos más adelantados en el proceso”.  El coronel Fernández Domínguez se puso de pie, tocó como es uso militar los tacos de sus botas y le respondió: “Con permiso del señor Presidente, -así siempre se dirigía al profesor Bosch,- cuantas veces usted se equivoque, general, y quiera actuar en contra del pueblo dominicano, yo lo volveré a hacer preso”.

Él era así,  un ser humano excepcional, todos los días,  a toda hora.

Nuestras voces  callarán, pero  la   de Rafael   retumbará    siempre,  clamando a las  generaciones   por una entrega total a  su Patria y a  su Pueblo.

Como lo hizo él.

(Nota: Si le interesa  conocer más sobre el tema, el libro está en internet.  Buscar “Libro Coronel Rafael Fernández Domínguez, Soldado del Pueblo y Militar de la libertad de la autoría de Arlette Fernández. Ver capítulo II, páginas 65-84)

afs2806@gmail.com

jpm

Por: ARLETTE FERNANDE

LA AUTORA La autora es la viuda del coronel Rafael Fernández Domínguez. Reside en Santo Domingo

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba