Noticias

El tránsito en la ciudad de Santo Domingo

Santo Domingo—Las  principales arterias que enlazan  la ciudad de Santo Domingo permanecen congestionadas por el tráfico de vehículos durante las horas pico de mayor auge, alrededor de las vías que comunican la ciudad con los  barrios de la capital. Estas vías de transito se han convertido en un verdadero desafío para los usuarios que tienen que lidiar diariamente con el embotellamiento vehicular que representan horas de retraso para los conductores que utilizan esas calles para movilizarse de sus casas al trabajo, lugares de estudios, o recreo, en el entorno del Distrito Nacional.

Desde tempranas  horas de la mañana, podemos notar el auge de los usuarios en estas principales vías de la ciudad que se desplazan hacia distintos puntos de la ciudad. A este problema de  las escasas vías alternas para el desplazamiento diario de los usuarios, se añade además, las reparaciones que se llevan a cabo en algunas de las principales vías de la ciudad. Estas reparaciones representan el retraso de varias horas al día de quienes no tienen otra alternativa para llegar a sus puntos de destino.

Entre las vías de mayor volumen de tránsito vehicular están La Avenida George Washington, Las Américas, 27 de Febrero, la Máximo Gómez, y  los diferentes puentes, que comunican la ciudad con la parte Este. En fin, la capital entera se encuentra congestionada por la enorme cantidad de vehículos de motor quienes transitan por la ciudad de Santo Domingo. Un vehículo de motor no solo es una necesidad, pero es también un símbolo del status social de quienes tienen los recursos para adquirir un medio de transporte.

La Contaminación ambiental

La enorme contaminación es uno de los problemas que las autoridades del medio ambiente, y del Ayuntamiento del Distrito Nacional, parecen estar inmunes a la realidad que vive la población por la respiración de estos aires venenosos. Al parecer no existen regulaciones de transito que impidan la circulación de vehículos pesados, motores y carros públicos y privados para que estos reduzcan la emisión de gases tóxicos.

Las autoridades de medio ambiente y salud parecen ser indiferentes con aquellos vehículos que necesitan reparación, y que por tanto deben ser sacados de circulación por los efectos tóxicos que estos emiten causando un deterioro en la salud de la población. Es necesario un organismo que regule el tránsito de vehículos que emiten estos gases tóxicos para sacarlo de circulación hasta que estos cumplan con las normas vigentes, si es que hay alguna.

La cola de humo negro que emiten los vehículos pesados, carros de concho, guaguas del transporte público, motores y patanas es algo común en todo el territorio nacional. Estos gases tóxicos son muy nocivos para la salud de la gente.  Es evidente que tanto los que transitan en auto, como los peatones  que se desplazan por la ciudad de Santo Domingo, la salud de estos se verá afectada por la enorme cantidad de gases tóxicos que tienen que inhalar  todos los días.

En donde el volumen del tránsito es mayor, la salud de los residentes esta en mayor riesgo por la cantidad de aire contaminado que tienen que respirar cada día. Así va empeorando la salud de quienes están expuestos al monóxido de carbono que expelen los vehículos del transporte urbano.

En la ciudad de México 15,000 personas mueren al año como resultado de la contaminación ambiental. Hasta donde sepamos no existen datos del gobierno Dominicano que nos permitan comparar las estadísticas con otros países subdesarrollados.

Este descontrol sobre la emisión de gases tóxicos afecta el calentamiento global que tanta afecta a nuestro clima alrededor del globo. Los efectos son devastadores para un mundo que cada día sufre los flagelos de los cambios climáticos, con tormentas, lluvias torrenciales, y tormentas de nieves, tornados y ciclones en lugares donde el medio ambiente sufre los estragos del calentamiento global.

El ruido es nocivo a la salud

Los conductores que usan las diferentes vías de acceso a la ciudad de Santo Domingo tienen por costumbre conducir con el aviso, de la bocina “pi, pi:” y esto quiere decir “allá voy” quítate tú pa’ ponerme yo”. Los motoristas tocan la bocina, pi, pi… y te pasan por el lado a toda velocidad. Los otros autos también proceden de la misma forma.

Si no existen luces de regulación del tránsito, entonces mete el frente del auto con cuidado, poco a poco, pero moviéndose hacia adelante para abrirse paso y cruzar, o entrar a la vía por donde quieren transitar. Existen choferes que una avenida  de dos carriles quieren convertirla en una de tres. Si te detienes por algún motivo, el que viene atrás toca la bocina persistentemente para que te percates que el que viene atrás lleva más prisa de llegar a su destino y por lo tanto debes dejarlo pasar. Pero la bocina sigue siendo un sistema popular de comunicación entre los choferes que simplemente indican que el otro automovilista está presente.

En las calles, avenidas y túneles algunos choferes prefieren transitar sobre la línea divisoria de una carretera con dos vías de un lado, y dos del otro lado. Para indicarle al otro chofer  que está transitando sobre la línea del medio, el conductor de atrás, toca la bocina, y si es cortes el conductor, te dejara pasar, pero si no, sigue en el medio mostrando que es todo un macho, o si es mujer, que ella tiene todo el derecho de conducir como los hombres. Adueñándose de la vía para bien o para mal de quienes vienen detrás.

En estos días de campaña electoral, las caravanas de  vehículos de los principales partidos políticos, colocan unas bocinas en autos y camiones; anunciando el candidato de preferencia de ese partido. Una vez más, el ruido asciende por encima del nivel normal que deben ser entre los 60-80 disilabos. Pero las autoridades, no controlan esto, porque las autoridades representan al gobierno de turno, y por tanto eso no importa mucho.

Como la ciudad de Santo Domingo no obedece a un diseño de las oficinas urbanas del gobierno que deben regular la construcción de carreteras,  nuevos barrios, y puentes; el problema es mayor, cuando en calles muy estrechas se estacionan vehículos de ambos lados, y no existe espacio suficiente para un cruce de doble vía.

La frustración es aun mayor cuando un motorista decide hacer una calle de una vía, de doble vía, paralizando el transito hasta que este retroceda, o decida continuar hasta salir de la vía y continuar su marcha por donde le corresponde.

Las luces de los semáforos son para respetarse, siempre y cuando haya uno, o dos policías de Amet que estén vigilando el tránsito. De lo contrario, si el semáforo está en rojo, y no hay Amet, la luz roja no significa nada, sin embargo, debes cruzar con cuidado, pues pudiera ser que otro vehículo venga del lado contrario y los resultados sean desastrosos para ambos choferes.

Existe una cantidad enorme de vehículos que transitan por la ciudad de Santo Domingo, sin luces delanteras, ni traseras, con los cristales rotos, que emiten una cantidad enorme de monóxido de carbono, y cuyos neumáticos representan un peligro para los peatones y los vehículos que transitan a su alrededor en la ciudad.

No está demás señalar que en las autopistas del país, existe un perfil  de la Amet para detener los vehículos que no deberían estar en la carretera según su propio juicio, por lo tanto lo detienen en busca del macuteo que siempre está presente a la hora de conducir. Pero los vehículos nuevos no son detenidos, estos pueden ser de un alto funcionario, o un rico que le puede hacer la vida imposible a uno de esos pobres policías de la Amet.

Por todo el país notamos el uso de los motores de concho, sin luz delantera ni trasera. Estos motoristas se desplazan por las vías de acceso rápido sin luz, y sin colores lumínicos que permitan a otros conductores identificar de lejos a estos motoristas.  A todo esto debemos añadir la colecta de motores por Amet los días 15 y los 30 de cada mes. Es decir que la Amet se coloca en puntos estratégicos para colectar los motores de quienes no usan el casco protector, o no tienen los documentos necesarios para transitar en las calles de la ciudad.

Según una declaración de alguien  que prefirió no dar a conocer su nombre, la Amet también usa de una táctica violenta para detener los motoristas que no quieren parar, tirándole el garrote para detener a quienes no obedecen la señal del oficial de tránsito. Como son personas sin estatus social, si tienen un accidente ante la acción de la Amet, nadie saldrá a reclamar el porqué de su muerte, y el caso quedara rápidamente olvidado en un archivo oficial.

Si viajas a Santo Domingo, y tienes que conducir un automóvil debes tener los nervios de acero, la vista de águila, y los pies tan rápidos como los de una liebre para usar el freno, y las manos más suave que las de un panadero para tocar la bocina, cada vez que te veas en aprieto, toca la bocina de lo contrario encontraras otros choferes que se reirán de ti, en tu propia cara, o te ayudaran a crear en tu cuerpo toda la adrenalina necesaria que puedas producir  para mantenerte alerta y calmado en un ambiente de tanto calor y tensión.

 

20160427_073759 20160427_073807 20160427_074047 20160427_074617
Por Rey Díaz – Fotografía de Jorge Ronaldo Díaz González

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba