NoticiasOpinión

El Multimillonario Donald Trump Mantiene el primer lugar en las encuestas como favorito a la posible nominación presidencial por el Partido Republicano

New York City, -El engreído multimillonario Donald Trump ha podido escalonar su popularidad entre los contrincantes de su partido según las encuentras de opinión hechas por distintas firmas para su posible nominación por el Partido Republicano con miras hacia la casa blanca, gracia a su profusa y letal verborrea que siempre le ha caracterizado.

No hay dudas de que entre los encuestados norteamericanos republicanos existe profunda preocupación por el futuro incierto de la nación en áreas como la inmigración, legal o ilegal, el terrorismo, la economía mundial y local, la seguridad interna y sobre todo si la nominación Republicana podrá hacer frente a la maquinaria política del partido demócrata, para enfrentar en los próximos comicios a la que ya se perfila como ganadora entre su Partido Demócrata, la ex-secretaria de Relaciones Exteriores la candidata Hillary Clinton.

Cotidianamente los ataques trumpista se vierten por doquier en contra de sus opositores. Trump ha prometido levantar una frontera entre México y Estados Unidos, que gracias a sus habilidades como negociador de largo metraje, prometió será pagada por el gobierno del vecino país. Aunque nunca explico cómo lograría semejante magia política su promesa agrado a sus simpatizantes.

Esta demagogia política del aspirante a la casa blanca atrajo la simpatía entre grupos xenofóbicos que vieron a bien su promesa de levantar ese muro para impedir el cruce de personas en la frontera.

A eso se añadieron los insultos hacia la comunidad mexicana de que solo México envía lo peor hacia Estados Unidos: criminales, y violadores. Estos insultos fueron tomados en serio por toda la comunidad latina en todo el territorio norteamericano quienes recibieron el ataque como un insulto para todos.

Por una parte, los analistas políticos han observado que si bien es cierto que los ataques verbales de Donald Trump han causado un efecto favorable en su nivel de popularidad, no es menos cierto también que el lenguaje usado por Trump para atacar a sus oponentes, se queda en la superficie de su crítica, sin ofrecer soluciones tangibles de cómo efectuará los cambios que propone en su campaña.

En otras palabras que su lenguaje de campaña solo llega a un electorado con muy poca capacidad analítica para discernir las destrezas del candidato para gobernar el país y por lo tanto, su retórica sólo llega a la efervescencia de los votantes que a última hora podrían cambiar su voto por un candidato que demuestre una capacidad administrativa en la soluciones

de los problemas nacionales e internacionales por lo que la nación y el mundo atraviesan actualmente.

Por otra parte, está claro que Señor Donald Trump carece de un lenguaje diplomático, o de experiencia en la administración pública. Carece de un léxico reconciliador y confiable para la política exterior norteamericana en lidiar con la llama explosiva del medio oriente; y mucho menos para los asuntos internos y externos de América Latina.

Su respuesta belicosa podría ser también una mala señal para la bolsa de valores en Wall Street si los ejecutivos inversionistas de algunas empresas entraran en pánico por declaraciones o ataques como los que ya está acostumbrado el señor Donald Trump si este llegara a ser presidente de los Estados Unidos.

Si su brillante propuesta para la solución de los problemas de la inmigración se convierten solo en construir murallas, se la pasara haciendo murallas por doquier. El problema para la inmigración entre México y los Estados Unidos no se resuelve con la construcción de una muralla más alta y con más guardias que vigilen nuestras fronteras.

Tampoco los problemas que tiene el pueblo norteamericano se resuelven con palabras, por más agresivas y ofensivas que estas puedan ser. La solución está en crear escuelas y universidades que puedan –sus egresados– competir en el ámbito nacional e internacional con el avance tecnológico que el mundo sigue experimentado. Es trayendo más trabajos y una mejor remuneración para la clase trabajadora del país.

Por lo tanto, el elevar el nivel de vida de los norteamericanos y norteamericanas, creando fuentes de trabajo y salarios que no fomenten la pobreza puede contribuir a la movilidad social en la cual la clase baja y media se ha visto estancada por varias décadas. Esa superación solo se logra creando un plan de seguro médico a nivel nacional donde la gente pobre tenga acceso a la salud de toda su familia, acceso al trabajo y a obtener préstamos de bajo interés para el desarrollo de pequeñas y medianas empresas.

Contrarrestar los flagelos sociales que producen pobreza, marginalización, crimen, drogadicción y el uso indebido de las armas de fuego, entre muchas otras cosas más, ha de ser el tema del debate político de los candidatos hacia la Casa Blanca.

Durante la campaña por la casa blanca los políticos dicen muchas cosas con tal de obtener el escaño presidencial pero después que las burbujas suben, con el mismo ímpetu se desvanecen con poco efecto positivo para la clase trabajadora que mantiene a flote este país.

Todavía tenemos mucho camino que recorrer entre los candidatos republicanos y demócratas. En la recta final, dos candidatos parecen ser lo que seguirán con la delantera hacia la nominación de sus partidos, Donald Trump y Hillary Clinton. Rey Díaz es periodista y analista político dominicano obtuvo su Doctorado de la Universidad de Drew en Madison, New Jersey.

Por Rey Díaz

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba