NoticiasOpinión

El funeral de la democracia representativa

Ciudad de Nueva York,–Si te levantas de mañana temprano para ir al trabajo, enciendes la radio, o sintonizas, la tele mientras preparas una taza de café, o una taza de chocolate, o un delicioso mate, debes saber que las informaciones transmitidas por la radio obedece a una línea editorial de interés para ciertos editores que han rechazados miles de otras noticias, quizás más importantes que la que el medio ha decidido divulgar ese día.
Los neoyorquinos sintonizan la radio, cuándo utilizan el tren, los buses o el automóvil porque quieren saber sobre el congestionamiento de las vías alternas que van a tomar para llegar más rápido a sus trabajos. Así pueden explorar otras rutas alternas que le conducirán a su trabajo.
La radio es el medio más eficiente para uno mantenerse al tanto de si hay algún congestionamiento de trenes, o autos y en qué vías de la ciudad el problema es mayor para no tomar esa vía. Así que la gente neoyorquina que se dirige a su trabajo, por la mañana, o en la tarde de regreso a casa están interesadas en escucha las noticias que les son de interés vital para hacer mejor uso de su tiempo.
El interés de los oyentes se debe al factor de aproximación. Mientras los detalles de los eventos de la noticia que se transmite sean más cercanos y afecten más a los oyentes, mayor será el interés en escuchar lo que sucede, o ha sucedido en las principales vías de la ciudad.
Es decir que debido a la importancia que tiene para los usuarios el asunto del tránsito por la mañana, o de tarde, se deberá el interés de escuchar la radio debido a que tienen que tomar decisiones rápidas para llegar a tiempo a sus trabajos.
Claro está que dentro del segmento informativo sobre el tránsito se emiten comentarios, chistes, y noticias que pueden ser relevantes, o no para los residentes de la gran manzana.
Ahora bien si vives en Vietnam, la India, Japón, Los Ángeles, España, África, o Brasil, o cualquier otro país la información sobre el tránsito de la ciudad de Nueva York no le va a interesar a nadie en esos países. Pero si la noticia tiene que ver con las violaciones a los derechos humanos en la cárcel de Rikers Island en Nueva York, y en Guantánamo, Cuba, entonces la información es relevante en cualquier parte del mundo porque estamos hablando de algo que a todos nos interesa, o deberíamos estar interesados.
Si mantenemos abiertas esas instituciones que solo sirven para quebrantar nuestros principios democráticos que rigen en esta nación, eso atenta contra la moral y los artículos sustentados en nuestra Carta Magna de los Estados Unidos de Norteamérica, los cuales no han costado muchos sacrificios defender. Por tanto no debemos ceder por nada, ni ante nadie por un puñado de imbéciles que tuercen la justicia y el derecho de los más débiles, proyectando así al resto de la población cómo animales irracionales.
Pocos medios de comunicación son capaces de contar la dura cara de la verdad, por no ir quizás en contra de los falsos ideales patrióticos que reinan entre un sector, que cada día se va reduciendo más.

Ocultar la verdad es equivalente a ir en contra de la constitución y de los valores democráticos que hemos defendido por muchos años en esta nación. No decir la verdad en relación a las injusticias que en ambas cárceles suceden, es equivalente a sostener un sistema de injusticia, que en todo caso, podemos definir como el funeral de la democracia representativa.
Aún más, asesinamos la democracia representativa y participamos de su funeral con mucho cinismo, sin sentido alguno de culpabilidad; mientras mantengamos abiertosesos lugares tan indeseables como la cárcel de Rikers Island en Nueva York, y la cárcel de Guantánamo en Cuba.
Desde el periódico digital Listinusa.net llamamos la atención a la comunidad latina y a la sociedad en general para que juntos trabajemos en cerrar esas cárceles abominables y he aquí como lo vamos hacer. Todos debemos enviar este artículo a diez contactos, que a su vez lo envíen a diez contactos más; hasta que la voz del pueblo se escuche, porque como dice el libro sagrado: “Voz del pueblo, voz de Dios”. Enviemos cartas hasta que nos escuchen en la asamblea Estatal, al gobernador y al alcalde de la ciudad de Nueva York.
En segundo lugar debemos escribir a nuestros representantes en Washington, D.C., y aún al presidente Barack Obama para que cerremos el funeral de la democracia representativa llamado Rikers Island y Guantánamo.
La noticia sobre las torturas y violaciones a los derechos humanos que acontecen en ambas cárceles no podemos seguir ocultando, ni nos vamos a mantener en silencio. Porque aquí está en juego la vida democrática representativa. Y no deseamos ser cómplices de aquellos y aquellas que desean eliminar la democracia representativa y luego participar en su funeral como si nada hubiese pasado.
Y es que para que la democracia viva debemos cerrar las cárceles de Rikers Island en Nueva York y la de Guantánamo, en Cuba. De lo contrario tendremos que contarles a nuestros hijos y nuestras hijas cómo asesinamos la democracia representativa y luego participamos en su entierro fúnebre.
Por Rey Díaz

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba