Economía

El BC rechaza que el “Brexit” tenga efecto inmediato en economía de República Dominicana

El Banco Central descartó que la decisión de los ciudadanos de Reino Unido, de separarse mediante el referéndum (Brexit) de la Unión Europea, tenga efecto inmediato en el comercio de República Dominicana con Europa, en vista de que el proceso de separación tardaría dos años, período en el cual habrá necesidad de renegociación de los acuerdos comerciales.

En un análisis sobre los efectos de esa decisión en la economía de República Dominicana, el Banco Central señala que “si bien este resultado ha causado volatilidades en los mercados internacionales, no menos cierto es que el mismo no tiene efectividad inmediata, ya que Reino Unido seguirá siendo miembro de la Unión Europea, hasta que se acuerde y formalice con las instancias correspondientes un tratado de salida, a partir del cual es que sería factible prever la ejecución de dicha decisión”.

Indica que el procedimiento a seguir ahora es que el primer ministro del Reino Unido, invocando el artículo 50 del Tratado de Lisboa -según el cual “todo Estado miembro podrá decidir, de conformidad con sus normas constitucionales, retirarse de la Unión”, proceda a informar  al Consejo Europeo, la intención del Reino Unido de retirarse de la UE.

Añade que una vez agotada esta fase, los dos bloques negociarían un acuerdo sobre cómo se llevaría a cabo la salida, que deberá ser aprobado tanto por el Consejo como por el Parlamento Europeo.

En base a ese argumento, el Banco Central enfatiza que Reino Unido seguiría siendo miembro de la Unión Europea hasta tanto entre en vigor el acuerdo de retirada, cuyo plazo podría extenderse hasta dos años.

“Por esto una gran parte de los intercambios comerciales del Reino Unido con la UE y el resto del mundo, tendrán que ser necesariamente renegociados, de conformidad con las reglas de la Organización Mundial del Comercio (OMC), de la cual la República Dominicana es signataria desde su fundación”, precisó el Banco Central en el análisis técnico.

Reacción de los bancos centrales

El análisis hace referencia a las decisiones adoptadas por los bancos centrales de Inglaterra, Europeo y la Reserva Federal de los Estados Unidos, que han adoptado planes de contingencia para proveer de liquidez sus respectivos mercados, si es necesario, y los esfuerzos para impulsar la actividad económica en la zona Euro y reducir el empleo, mientras que en Estados Unidos, con la fortaleza del dólar se ha descartado un aumento en la tasa de interés.

Posibles efectos en la República Dominicana

Tomando en consideración el limitado intercambio comercial entre el Reino Unido y la República Dominicana, así como el plazo que conllevará  implementar la salida del Reino Unido de la Unión Europea, desde el BCRD se estima que el Brexit no tendría un impacto económico significativo en el país en el corto plazo.

Para sustentar este planteamiento, de que serían limitados los efectos del Brexit en nuestra economía, el BCRD presentó la importancia relativa de las exportaciones, del turismo y de la inversión extranjera directa entre ambas naciones, que se cita a continuación.

“En el 2015, las exportaciones de República Dominicana a Reino Unido representaron sólo 1.8% del total de exportaciones, equivalentes a US$169.8 millones. De estos, US$106.5 millones corresponden a bananos y plátanos, siendo la RD un proveedor importante del nicho de este producto orgánico; y unos US$6 millones a mangos y aguacates, entre otros. En el caso de las importaciones, éstas representaron apenas un 0.89% del total del año pasado, ascendiendo a US$149.7 millones, continuando el saldo comercial favorable para la República Dominicana que se ha venido registrando desde el año 2010 a la fecha.

Independientemente de lo antes expuesto, no hay razones para pensar que este intercambio comercial se vea afectado a corto o mediano plazo, ya que se mantiene vigente todo el acceso otorgado entre el Reino Unido y la República Dominicana, mediante el Acuerdo de Asociación Económica entre CARIFORUM y la Comunidad Europea (EPA), que facilita el acceso preferencial de nuestros productos de exportación al mercado europeo.

En ese tenor es importante señalar, que durante el periodo de transición, que tomaría cerca de dos años, el sector privado y el Gobierno dominicano tendrán un plazo adecuado para tomar las medidas correctivas y realizar las negociaciones que garanticen que se mantenga el acceso de nuestros productos al mercado del Reino Unido.

En el período 2010-2015, el flujo neto de inversión extranjera directa (IED) desde Reino Unido al país acumuló US$90.5 millones, representando tan sólo un 0.7% del total neto de la IED percibida por la República Dominicana en ese quinquenio. Es oportuno traer a colación, que los flujos de IED dependen en mayor medida, tanto de la estabilidad macroeconómica como de la seguridad jurídica de los países receptores y no exclusivamente de acuerdos comerciales, por lo que no se avizora una interrupción de estos flujos en el futuro inmediato.

En lo concerniente al turismo, en el año 2015 nos visitaron 143,625 turistas desde Reino Unido, equivalentes a 2.6% del total de turistas que visitan la República Dominicana, generando divisas por aproximadamente unos US$154 millones. No obstante, como secuela del Brexit, es probable que los ingresos de República Dominicana por el turismo proveniente del Reino Unido puedan presentar cierta reducción temporal, debido a la depreciación de la Libra Esterlina. Sin embargo, los efectos para el sector turístico, que creció en 8.9% en el 2015, no serían de una magnitud considerable, dada la diversificación de la procedencia de los turistas, mayoritariamente desde los Estados Unidos y otros países de Europa y Suramérica.

Como se infiere de lo anteriormente planteado el proceso del Brexit no afectaría significativamente la economía dominicana, por varias razones: Por un lado, los flujos comerciales entre República Dominicana y Reino Unido son relativamente bajos; y por otro lado, todos los acuerdos comerciales mantienen su vigencia hasta que los mismos sean renegociados en el proceso de transición previsto en alrededor de dos años. De ahí que más bien, el Brexit podría en cierto modo representar una oportunidad para que el país amplíe sus relaciones comerciales y nichos de mercado, tanto con la Unión Europea como con el Reino Unido.

Desde el punto de vista macroeconómico y los posibles efectos derivados de la volatilidad de los mercados, la República Dominicana cuenta con fundamentos macroeconómicos fuertes, incluyendo cuentas fiscales y externas en proceso de consolidación, así como con reservas internacionales por encima de los US$5,000 millones, que permiten garantizar la estabilidad relativa en la tasa de cambio, sin alterar la senda de alto crecimiento con baja inflación alcanzada por  la economía dominicana en los últimos años”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba