Educación

“Educación personalizada, una modalidad educativa”

En este texto se dan a conocer los conceptos sobre educación personalizada como una modalidad educativa que facilita el desarrollo humano en la vivencia de las características de la educación personalizada: singularidad – creatividad – originalidad, autonomía – libertad, apertura – comunicación como valores fundamentales en los procesos de aprendizaje los cuales están mediados por la conversación.

El texto propone además, la Unidad de Producción de Conocimientos (UPC), como una alternativa metodológica para orientar la educación personalizada en el aula de clase..

 

  1. Educación – educación personalizada

Actualmente se concibe la educación para el desarrollo humano fundamentada en procesos de individuación y socialización. Se acepta que estas dos modalidades son igualmente válidas, se dan simultáneamente y a partir de la fusión de las dos, se construye la identidad y el mundo personal. Esta concepción difiere de la concepción que tradicionalmente se tiene sobre educación individual y educación socializada.

En concepto de García Hoz (1988) la educación colectiva y la educación individual son formas parciales e incompletas de educación. La educación individual aisla el sujeto de los compañeros le impide establecer relaciones sociales de igualdad, de enriquecerse a través de los trabajos en equipo, lo hace dependiente, con lo cual reduce sus posibilidades de desarrollo general. La educación colectiva se entiende como la acción del maestro que estimula y dirige la formación de un conjunto de alumnos.

De otra parte, la educación individual ofrece la posibilidad de atención constante a las dificultades y posibilidades especiales de los estudiantes en el proceso de aprendizaje. La educación colectiva ofrece posibilidades de socialización en los alumnos y maestros, permite economizar tiempo y esfuerzo. A partir de esta concepción, la denominada educación personalizada, aprovecha las posibilidades que ofrece cada una de dichas modalidades educativas y se orienta a fortalecer interiormente a la persona para hacerla más eficaz socialmente. En este sentido se habla actualmente de educación personalizada.

La educación personalizada se apoya en la consideración del ser humano como persona con potencialidades para explorar, cambiar y transformar el mundo. Las características esenciales incluidas en el concepto de persona de las que se derivan las orientaciones para ofrecer una educación personalizada son: singularidad – originalidad – creatividad, autonomía – libertad – responsabilidad, apertura – comunicación y trascendencia.

 

  1. Educación personalizada y desarrollo humano

Actualmente existe una preocupación porque las instituciones educativas brinden a sus estudiantes una educación que posibilite el desarrollo humano integral. En este sentido se han expuesto diferentes concepciones entre las cuales se mencionan las siguientes:

– El Estado Colombiano a través de la Ley General de Educación concibe la educación como un proceso de formación permanente, personal, cultural y social que se fundamenta en una concepción integral de la persona humana, de su dignidad, de sus derechos y de sus deberes (art. 1°).

– Carlo Federici considera la educación como principio y fin del desarrollo humano. Por ello, el proceso educativo debe contemplar el desarrollo humano como una finalidad, el desarrollo social como una condición, el desarrollo comunitario como una estrategia y la educación como un medio para todos en conjunto. La construcción del sujeto es el proceso central del desarrollo humano. “El sujeto tiene una identidad personal y cultural que es integrada e integradora; es un ser productivo y productor de sus propias condiciones de existencia lo cual le permite … darle sentido a sus luchas. La construcción del sujeto colectivo exige además, ser consciente del potencial de transformación del medio … “ Por esto, en el proceso educativo los aprendizajes deben ser referidos a las cosas, la realidad y la construcción de sentido.

– La UNESCO (Santiago, 1997), plantea la necesidad de asumir la educación desde una concepción centrada en un nuevo humanismo que ponga en práctica el ejercicio de la ciudadanía, el dominio de los códigos de la modernidad: el lenguaje y las competencias básicas para participar en la vida pública y productiva y en una actitud de respeto por sí mismo y por el otro.

– Max Neff (1986), plantea la educación dentro de una concepción humanista, lo cual implica apertura hacia nuevas formas de contextualizarla, un desarrollo a escala humana orientado a la satisfacción de las necesidades humanas (la educación es una necesidad humana), exige un nuevo modo de interpretar la realidad. Obliga a ver el mundo, las personas y sus procesos de una manera diferente a la tradicional. El reto es, orientar la educación desde el nuevo enfoque humanista, de satisfacer esta necesidad y ello debe hacerse desde lo teórico y lo práctico.

Los planteamientos anteriores llevan a la consideración de construir una nueva visión de la educación que supere la sola construcción de conocimientos y asimilación de información dentro del paradigma tradicional, o al cultivo de lo cognitivo desconociendo otras dimensiones del ser humano (afectivo, psicomotor, valorativo, sexual, entre otras) las cuales son susceptibles de formación a través de una educación personalizada.

 

  1. Educación personalizada

La construcción de la persona debe ser el proceso central de la educación, contemplada desde el desarrollo integral del ser humano, única forma de lograr la satisfacción de las necesidades humanas, el ejercicio de la ciudadanía y el manejo de códigos de la modernidad. Desde esta perspectiva, la educación personalizada surge como una modalidad educativa que se apoya en la consideración del ser humano como persona activa, con posibilidades personales para explorar, cambiar y transformar el mundo que lo rodea. Permite la autorrealización del sujeto a partir de la conciencia de sus potencialidades y oportunidades para reconocer su valor por el hecho de vivir y actuar como persona.

El dinamismo de la educación personalizada surge del principio del crecimiento personal implícito en el concepto de persona y del hecho de que cada ser humano está en la búsqueda permanente de su perfeccionamiento como ser en constante transformación, con capacidad para fortalecerse interiormente y ser más eficaz para la sociedad.

El más profundo sentido de la educación personalizada se halla en convertir el aprendizaje en un elemento de formación personal a través de la aceptación de responsabilidades por parte del escolar como ser original y creativo, con capacidad para autogobernarse, establecer relaciones y buscar sentido a su vida.

 

3.1. Educacion personalizada – características

La educación personalizada reconoce a la persona como un ser individual, uno en sí mismo y distinto de los otros; singular, único e irrepetible y por lo tanto, original y creativo, con capacidad de dar respuestas libres y responsables, abierto a los otros, a la comunicación, al diálogo, a la participación y a la trascendencia.

 

Singularidad – Creatividad

La persona es centro de su ser y de su acción. Es uno en sí mismo y diferente de todos los demas seres humanos, es único, Irrepetible, imprescindible, con capacidad para crear, razonar, emitir juicios, asumuir posiciones críticas, legitimarse como ser humano, construirse desde su individualidad y darle sentido a su vida en la relacion con sí mismo, con el otro y con el entorno.

Es en el conocimiento de sus posibilidades, oportunidades, y limitaciones en donde comienza su motivacion para ser, para crecer, para proyectarse tal como es, sin máscaras ni apariencias, y dejar su huella personal como ciudadano del mundo con responsabilidad social.

(…) la educación personalizada surge como una modalidad educativa que se apoya en la consideración del ser humano como persona activa, con posibilidades personales para explorar, cambiar y transformar el mundo que lo rodea.

Ser singular es diferente a ser individualista. Mientras el primero busca la relación con el otro a través de su capacidad de amar, el segundo es un ser solo sin posibilidad de amar, ni de relacionarse.

Ser original le permite vivir para crecer con otros y por otros, crecer convalidando el mundo y su presencia en el mundo , en un constante descubrirse, como lectura permanente de sí mismo. La originalidad como la manifestación del ser, y la creatividad como la manifestacion del hacer, son los resultados del dinamismo interior que posee el ser humano.

El ser humano es original y creativo en la medida de su singularidad. Condición fundamental para el desarrollo de la capacidad creadora es la utilización de estrategias pedagógicas que permitan el reconocimiento de los educandos como personas con capacidades, conocimientos y sentimientos propios de donde se derivan estilos y ritmos de aprendizaje, modos de ser, niveles de desarrollo intelectual, social…, entre otros. Es legitimar el ser del estudiante en un reconocimiento como sujeto único, original y con posibilidad de transformación permanente en una relación dialógica.

El objetivo de la educación desde la singularidad personal, es hacer al ser humano consciente de sus propias potencialidades, oportunidades y limitaciones. Y como la vida de las personas se realiza no sólo en su interior, sino también en relación con el otro y con el mundo que le rodea, es necesario una mediación pedagógica que oriente procesos de reflexión en relación con su visión de la vida y sus aspiraciones hacia lo de la vida y hacia lo trascendente. A la vez el maestro puede orientar la construcción del conocimiento atendiendo a las diferencias individuales. Este no sólo ayuda a aprender sino también a ser consciente al estudiante de la forma como construye el conocimiento y de la formación de su identidad que le permite reconocerse como persona.

 

Autonomía – libertad

Autonomía es la capacidad de pensar por si mismo, tomar decisiones libres y responsables a partir de procesos de reflexión crítica y de confrontación sustentada. La persona libre y responsable enfrenta su realidad con juicio crítico, toma deciciones y asume riesgos de las consecuencias de sus actos.

La máxima expresión de la autonomía es el uso de la libertad en forma responsable. Esto es, entender la autonomía como la capacidad para gobernarse así mismo, saber aprovechar las posibilidades y oportunidades de obrar libremente. De igual manera, la máxima expresión de la libertad tiene su significado en la independencia, en la capacidad de autodeterminarse, y en elegir en cada momento de manera consciente y reflexiva el mejor modo de actuar entre las diferentes opciones.

Siendo la autonomía – libertad aspecto fundamental en la formación del ser humano, se requiere de maestros con mentalidades abiertas para asimilar los cambios y modalidades educativas que con alguna frecuencia se presentan, con metodologías creativas e innovadoras mediadoras en los procesos de aprendizaje para lograr el desarrollo armónico y permanente de la persona.

El maestro como apoyo en la formación de la autonomía propicia en los estudiantes el desarrollo de capacidades de reflexión, interpretación, argumentación y proposición, como competencias fundamentales en el proceso de resolución de problemas, conflictos y toma de decisiones.

Posibilita en los estudiantes el desarrollo de capacidades que les permita dirigir sus destinos y responsabilisarse de los mismos a fin de buscar su crecimiento personal y contribuir al desarrollo de la sociedad en la que se encuentran inmersos. Para ello, es necesario que el maestro posibilite el trabajo en equipo donde los estudiantes puedan compartir sus iniciativas, participar en la construcción del conocimiento, los valores, crear actitudes, conciencia de sí mismo, del otro y de su entorno a través del proceso enseñanza – aprendizaje en las diferentes áreas del saber y demás actividades que conducen a la formación integral de las personas.

La libertad de iniciativa, la libertad de elección y la libertad de aceptación son los objetivos que sintetizan la formación de la autonomía en el ser humano para orientar la educación personalizada.

 

Apertura – Comunicación

La apertura es la disposición personal que permite al ser humano abrirse así mismo y al otro en un proceso de comunicación a través de un lenguaje. La persona va construyendo su historia en el encuentro con el otro, permitiendole a ese otro ser él mismo en una relacion de libertad y aceptacion. En este contexto García Hoz expresa (1988):

“Toda relación humana es comunicación, toda comunicación requiere capacidad expresiva y comprensiva por parte del comunicante, de donde claramente se infiere que la comunicación personalizada, en la medida que responde a la apertura de la persona, desemboca en el desenvolvimiento de la capacidad comunicativa”.

La comunicación es la capacidad que tiene el ser humano de conversar con el otro. Para Humberto Maturana (1997), todo quehacer humano se desarrolla en el conversar y todas las actividades humanas se dan como distintos sistemas de conversaciones. En la conversación comienza el respeto al otro o a lo otro, comienza la legitimidad del otro y se acaba la aceptación de las ideologías que justifican la negación, control y manipulación que deslegitiman al ser humano.

La conversación implica saber escuchar. Esto es, escuchar con el cerebro, con todos los sentidos y con el corazón. Es ser capaz de mirar el mundo desde la realidad del otro.

En la conversación, es el amor el que configura la aceptación del otro. La conversación es el espacio de reconocimiento de seres humanos, donde lo que le pasa al otro es importante, lo que permite la mirada reflexiva del respeto por lo humano y del rechazo de todo aquello que descalifica y niega al otro. “Conversar es el entrelazamiento del lenguajear y el emocionar que ocurre en el vivir humano en el lenguaje” (Maturana, 1997).

La conversación implica saber escuchar. Esto es, escuchar con el cerebro, con todos los sentidos y con el corazón. Es ser capaz de mirar el mundo desde la realidad del otro. Es entrar en contacto con la emoción del otro de manera armónica. Sólo así, dos seres humanos pueden entender lo que cada uno está diciendo, lo contrario, son monólogos en donde cada uno habla para sí mismo y no hay conversación.

La confianza es básica en el proceso de conversar, es una actitud legitimada y aceptada por las personas implicadas en la conversación como una aceptación incondicional de dos seres humanos que quieren dialogar para crecer, construir y desarrollar conocimientos, actitudes y valores. La relación en la conversación está valorada por el encuentro de personas y no por las expectativas, las apariencias, consecuencias o la manipulación de las personas.

Para que la conversación sea efectiva debe desligarse de la competencia, porque ésta genera lucha, poder, manipulación e impide la confianza, la aceptación y la comprensión mutua. La confianza genera seguridad en sí mismo y en el otro, motiva al ser humano para hacer las cosas bien. Confiar en los demás es tener confiabilidad: es decir, ser digno de la confianza del otro. Confiar, comprender, disculpar y perdonar son valores esenciales de la convivencia humana.

Toda conversación efectiva implica saber escuchar, reconocer al otro y expresar los pensamientos y sentimientos en forma asertiva. La conversación efectiva construye la armonía como la posibilidad de vivir en el disfrute y establecer conversaciones de cooperación en la creación responsable de un mundo común respetuoso del otro y del entorno.

Saber escuchar es atender lo que el otro quiere decirnos con sus palabras, sus gestos, su tono de voz y sus actitudes. Es valorar el contenido de lo que quiere comunicar desde su experiencia y su mundo. Se escucha al otro con todo su ser, con todos sus sentidos y con su corazón.

En el conversar se expresan los pensamientos y sentimientos. Para Humberto Maturana (1997), el “convivir humano tiene lugar en el lenguaje, ocurre que el aprender a ser humano lo aprendemos al mismo tiempo en un continuo entrelazamiento de nuestro lenguaje y emociones según nuestro vivir. Conversar es este entrelazamiento del lenguaje y emociones, por esto el vivir humano se da de hecho en el conversar”. La expresión de pensamientos y sentimientos apoya la confianza y la empatía como procesos básicos en la comunicación humana.

En el contexto de la apertura – comunicación, como elementos fundamentales de la educación personalizada, el maestro tiene como misión establecer procesos de conversación efectiva consigo mismo, con los estudiantes y comunidad educativa en general.

Los espacios educativos son sitios de encuentro en donde maestro y alumno construyen su bienestar en una relación dialógica de aceptación incondicional y afectividad, en donde sin miedos ni temores el estudiante logra motivarse y decide aprender a ser, a hacer, a aprender y a convivir.

 

  1. Hacia una metodología personalizada

La metodología personalizante busca humanizar a hombres, mujeres, niños y niñas. Parte de creer en el estudiante como una persona original, creativa, única e irrepetible con posibilidades, con capacidad de autogobernarse, de entablar relaciones y con el deseo de darle sentido a su vida. La finalidad de la metodología personalizante es servir de guía y orientación al desarrollo de la personalidad de los estudiantes.

Para lograr este obejtivo se requiere de un maestro que en su quehacer educativo involucre acciones metodológicas como las siguientes:

– Fomentar el diálogo, propiciar la participación democrática, la toma de decisiones, el trabajo en equipo, la búsqueda de la verdad en forma participativa.

– Establecer una relación de comprensión y empatía con los estudiantes a nivel individual y cooperativo.

– Reconocer y valorar las potencialidades de los estudiantes como seres humanos identificando los talentos que hay en cada uno de ellos para propiciar su desarrollo. Toda institución educativa debe ser una escuela de talentos donde cada uno descubra y desarrolle de manera óptima sus posibilidades.

– Involucrar al estudiante en forma activa y responsable en la construcción del conocimiento mediante un plan de trabajo y unos objetivos claros y precisos.

– Hacer uso de la tecnología educativa para ayudar en la orientación y desenvolvimiento del proceso de humanizar y personalizar la educación.

– Crecer en armonía con la comunidad educativa en los valores y características que propone la educación personalizada.

– Fomentar desde las distintas disciplinas del conocimiento una cultura centrada en los valores, que unifique las mentalidades científicas, técnicas y humanís-ticas que se dan en el establecimiento educativo y en la sociedad en general.

– Facilitar aprendizajes pertinentes enfocados al desarrollo humano con la finalidad de lograr los cambios sociales que exige la sociedad actual.

– Conocer y respetar los estilos y ritmos de aprendizaje de cada estudiante.

– Basar la orientación del aprendizaje en el desarrollo de las potencialidades y no en las limitaciones de los estudiantes.

– Reconocer y aceptar que cada estudiante tiene talentos y posibilidades y por lo tanto es capaz de aprender, sólo necesita un adulto mediador que lo acompañe a encontrar el método apropiado a sus caracterícticas cognitivas y emocionales para seguir él solo en el aprender a aprender.

La educación personalizada conduce a la superación del castigo, el miedo, el temor, la angustia y el deseo de complacer al otro en su afán de ser reconocido. Permite el desarrollo de seres auténticos.

– Construir espacios de reflexión para analizar las conductas negativas y convertirlas en oportunidades de crecimiento personal en donde el estudiante asume su compromiso de cambio como su mejor opción de vida. La educación personalizada conduce a la superación del castigo, el miedo, el temor, la angustia y el deseo de complacer al otro en su afán de ser reconocido. Permite el desarrollo de seres auténticos.

– Posibilitar en cada estudiante el autoconocimiento de sus posibilidades, ritmos, estilos, formas y procesos de aprendizaje, base importante en su autorrealización.

– Establecer conversación permanente con los estudiantes como proceso válido para el aprendizaje de los diferentes saberes y la construcción de un proyecto que de sentido a su vida.

 

  1. Unidades de producción de conocimientos

Una opción metodológica que el maestro puede utilizar en su práctica educativa es la elaboración y desarrollo de Unidades de Producción de Conocimiento (UPC). Esta opción de aprendizaje permite el ejercicio de la originalidad, la autonomía, y la conversación permanente entre maestros – estudiantes, estudiantes – estudiantes, estudiantes – padres de familia, estudiantes – comunidad.

La Unidad de Producción de Conocimiento comprende trabajo individual y cooperativo.

Individualmente cada estudiante investiga un tema específico, escribe un ensayo sobre lo investigado y lo sustenta frente al grupo.

Con base en los contenidos expuestos, se conforman equipos de trabajo con el fin de intercambiar ideas, experiencias y lograr acuerdos para reelaborar los temas investigados, enriqueciéndolos con los aportes de los trabajos realizados individualmente.

Finalmente se hace una plenaria para socializar y enriquecer las construcciones elaboradas sobre los temas investigados.

La evaluación está dada por el trabajo individual, de grupo, la participación en la socialización, atendiendo a criterios de creatividad, posición crítica, argumentación, saber escuchar, compartir y reconocer las posibilidades de los compañeros.

Una Unidad de Producción de Conocimiento se estructura con base en los siguientes aspectos:

– Título de la Unidad: tema que se desea investigar.

– Planteamiento de la unidad: breve descripción de los elementos esenciales del tema que se desea investigar y tendencias de pensamiento al respecto, con el propósito de hacer comprensible el significado del trabajo que deben adelantar los estudiantes.

– Objetivos generales: plantean lo que se desea investigar para lograr la formación integral del estudiante mediante la construcción de conocimientos, afectos y sentimientos.

– Conducta de entrada: breve diagnóstico acerca del conocimiento que el estudiante posee sobre la temática a investigar. Puede hacerse por medio de una prueba (test), unas preguntas, el análisis de un texto, entre otras formas de acercamiento al trabajo por realizar.

– Ideas principales que constituyen la esencia del tema a investigar: determinación de las ideas claves que orientarán el trabajo a realizar por los estudiantes desde el punto de vista del contenido de la unidad que se desarrolla.

– Ideas básicas para el trabajo personal: constituyen las directrices para la construcción de conocimientos a nivel personal. Iincluye orientaciones sobre contenidos y metodología en concordancia con los objetivos de la unidad.

– Ideas extraídas de las investigaciones personales para ser trabajadas en grupo: constituyen las ideas clave para la construcción de conocimientos a nivel cooperativo. Incluye directrices para la organización de los conocimientos mediados por una metodología y en función de los objetivos propuestos en la unidad.

– Autoevaluación con base en los objetivos propuestos: determina la mirada del estudiante sobre los resultados de su propio aprendizaje, haciéndolo consciente de sí mismo como persona y miembro de una comunidad, de sus posibilidades y limitaciones, de sus logros en relación con sus fortalezas, de sus valores traducidos en normas de comportamiento, entre otros aspectos.

– Determinación de cronograma en el que se señalan las fechas para la entrega de los trabajos personales y los colectivos: conprende la fijación de fechas para asesoría, entrega y sustentación del trabajo personal, presentación y sustentación del trabajo realizado cooperativamente.

– Bibliografía. Comprende la recomendación de una bibliografía básica que los estudiantes puedan consultar.

Solamente una educación centrada en la persona y su singularidad, en el desarrollo de sus potencialidades, de todas sus capacidades para la creatividad, la libertad, la autonomía, la comunicación, la socialización, realizada en un ambiente de armonía, de cooperación y diálogo, permitirá construir una sociedad para la sana convivencia y la paz que necesitamos los colombianos.

 

Bibliografía

BRENSON, Gilbert y otros. Manual del facilitador. Fundación Neohumanista. Santafé de Bogotá, 1995.

DELORS, Jacques. La educación encierra un tesoro. Informe a la UNESCO de la Comisión Internacional sobre educación para el siglo XXI. Santillana Ediciones UNESCO. Madrid, 1996.

FREIRE, Paulo. Cartas a quien pretende enseñar. Siglo veintiuno editores. 3°edición. Madrid, 1997.

GARCIA HOZ, Victor. Educación Personalizada. Grupo editor quinto centenario S.A. Bogotá, 1988.

GOMEZ BUENDIA, Hernándo. Educación la Agenda del Siglo XXI. Hacia un desarrollo humano. Programa de Naciones Unidas para el desarrollo. Tercer Mundo Editores. Santafé de Bogotá, 1998.

MATURANA, Humberto. El sentido de lo humano. Dolmen. TM editores. Santiago de Chile, 1997. Novena edición.

MATURANA, Humberto. Formación Humana y capacitación. Dolmen. TM editores. Santiago de Chile, 1997. Segunda edición.

MAX – NEEF, Manfred. Desarrollo a Escala Humana. Una opción para el futuro. Fundación Cepaur. Medellín, 1.996.

MINISTERIO EDUCACION NACIONAL. Ley General de Educación. Corporación Tercer Milenio. Educación para la Nueva Epoca. Bogotá, 1996.

—— Hacia un sistema nacional de formación de educadores. Serie documentos especiales. Santafé de Bogotá, 1998.

NERICI, Imídeo G. Hacia una didáctica general dinámica. Serie Didáctica. Biblioteca de cultura Pedagógica. Editorial Kapelusz. S.A. Buenos aires, Argentina, 1969.

ROGERS, Carl. El proceso de convertirse en persona. Ediciones Paidós Ibérica, S. A., Barcelona, 1994.

Orfa Buitrago Jerez
Blanca Lilia Amaya

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba