Educación

Educacion Maternal.

Educación maternal:

El nivel maternal se refiere a la educación, integral de niños y niñas, desde la gestión hasta cumplir los 3 años de edad, en el cual la familia y especialmente la madre juega un papel fundamental considerando las características de desarrollo y las necesidades de este grupo atareo, especialmente las del afecto y comunicación.

El nivel maternal será atendido por la vía institucional en los centros de educación inicial, su atención por la vía no convencional , a través de orientaciones directa a la familia en centros comunitarios ( ludoteca y centros de atención integral ) el nivel maternal incluye la orientación a las mujeres embarazadas en el área de salud, alimentación y estrategias para favorecer  el desarrollo de manera que al nacer el niño y la niña cuenten con potencialidades que le permite avanzar en su desarrollo integral.

Ambiente de aprendizaje en educación maternal:

Los niños y las niñas aprenden en todo momento, por ellos los padres, docente y los adultos significativos deben contribuir al organizar el entorno para que desde su nacimiento, o aun antes puedan vivir en un ambiente cálido, nutritivo, comunicativo y enriquecedor para facilitar y promover sus potencialidades. El papel que juega el ambiente de aprendizaje en el currículo es necesario que el maestro considere en el contexto del proceso de planificación desarrollo y evaluación que lleva a cabo en forma continua la organización del espacio físico, los materiales y el tiempo son instrumento básico que posee él o la docente por medio de los cuales puede concretar los planteamientos educativos del centro de educación inicial de donde se desempeña.

Elementos que conforman el ambiente de aprendizaje en la educación maternal:

El ambiente está constituido por cuatros dimensiones relacionadas entre sí tales como:

Dimensión física: Es la que hace referencia al aspecto material del ambiente. Es el espacio físico y sus condiciones estructurales.

Dimensión funcional: Es la referida al modo de utilización de los espacios, su polivalencia, extendida como las distintas funciones que puede asumir un mismo espacio físico, y el tipo de actividades a que está destinado.

La Dimensión Temporal: corresponde a la organización del tiempo y por lo tanto a los distintos momentos en que se va a distribuir la jornada o rutina diaria y los espacios que se van a utilizar en cada uno.

La Dimensión Relacional: Se refiere a las distintas interacciones que se establecen dentro de los espacios internos y externos donde se atienden los niños y las niñas entre 0 y 3 años

Es importante señalar que en el Maternal las dimensiones del espacio físico deben ser mayores que en el Preescolar. A menor edad mayor necesidad de espacio para gatear, deambular, explorar y descubrir. A medida que el niño o la niña crecen va requiriendo menor cantidad del  espacio y sus movimientos se van ajustando a las dimensiones y a las normas de funcionamiento en cada uno de ellos.

Organización de los espacios:

Los espacios de aprendizaje deben ser seleccionados como respuesta a las características de los grupos a ser atendidos, sus necesidades, potencialidades e intereses, el tamaño del espacio físico del cual se dispone así como a las características sociales, valores, tradiciones del contexto geográfico y sociocultural en el cual el centro maternal está inserto. Por tanto, el número de espacios de aprendizaje, la selección y distribución de los mismos, el cómo se van a ubicar en la planta física, y el cómo los van a denominar va a depender del diagnóstico realizado por el o la docente y los demás adultos significativos de la institución de Educación Inicial y de los criterios decididos en la misma.

Sin embargo se establecen algunos criterios generales para organizar y distribuir los espacios de aprendizaje que a continuación se presentan:

Espacio para dormir o descansar:

Espacio para el descanso y sueño que sea tranquilo, ventilado, con colores cálidos, limpio

Materiales: ropa de cama, música suave, móviles, muñecos suaves.

Espacio para la alimentación:

Espacio para la alimentación que sea tranquilo, ventilado, higiénico, iluminado.

Materiales: platos irrompibles, cubiertos, vasos, baberos, jarras con tapas.

Espacio para la higiene:

Espacio para el baño y la higiene tiene que ser ventilado, iluminado, limpio

Materiales: papelera con tapa, cepillos de dientes, pañales, bacinillas, pesetas pequeñas.

Espacios especialmente diseñados para actividades pedagógicas:

Espacio para desplazamiento que sea  Amplio y cálido, o Con pocos objetos ó que facilite el desplazamiento seguro.

Materiales: ó Alfombras y/o cojines ó Pelotas de distintos tamaños y texturas ó Bloques grandes de goma espuma ó Objetos para desplazar y halar ó Objetos suspendidos a la barra.

Espacio para actividades sin o con poco desplazamiento.

Materiales: objetos de diferentes formas texturas tamaños sonidos olores y colores equipo de música.

La organización del espacio contempla también su equipamiento.

De allí que él o la docente y otros adultos significativos deben prever, Seleccionar y ubicar los materiales, el mobiliario y los equipos, recomendados para el trabajo con niños y niñas entre cero y tres años. El maestro o la maestra, ubicará apropiadamente el mobiliario y los equipos de manera que no obstaculicen el tránsito seguro de los/as niños(as).

La selección de los muebles para los distintos espacios debe estar ligada a las características antropométricas (talla y peso) de los niños y las niñas y al uso que se le va a dar al mueble; es preciso también pensar en la altura de los y las docentes y adultos significativos que los/as atienden, cuando se seleccionan muebles o equipo. El mobiliario de los centros infantiles debe ser funcional, cómodo, de buena calidad, seguro, resistente, estable, que ofrezca seguridad, elaborado con pinturas lavables y no tóxicas y polivalentes. Los muebles deben ser simples y fáciles de limpiar, desplazar y de transformar.

Material Didáctico:

Organizar y disponer los materiales didácticos en los diferentes espacios es una elección pedagógica que debe ser bien estudiada para favorecer su utilización y funcionamiento. Una cuidadosa selección, organización y disposición de los materiales, favorece el aprendizaje, la interacción entre los niños y las niñas y entre estos, éstas y los adultos, así como también la formación de la autonomía, valores, actitudes e internalización de normas.

Materiales sugeridos para la fase maternal:

Entre los materiales sugeridos de acuerdo a la edad de los niños y las niñas se pueden mencionar:

De 0 a 7 meses

Sonajeros ó Campanas amarradas a la muñeca o tobillos del o la bebé. Móviles, con sonidos, colores vivos.

Juguetes para chupar, morder y apretar.

Muñecos o animales suaves, de tela o esponja.

Pelotas de tela.

Juguetes que hacen ruido cuando se golpean, se aprietan o se llevan a la boca.

A partir de los 7 a los 12 meses

Todo lo anterior más:

Marionetas.

Recipientes con pelotas o bloques.

Juguetes para poner uno entre otro.

Recipientes de plástico.

Libros gruesos.

Bloques grandes y suaves.

Juguetes que flotan en el agua.

Pelotas grandes de plástico o caucho.

Vehículos con ruedas grandes de madera o plástico.

A partir del año

Cajas de música o de sorpresas.

Rompecabezas de 2 a 6 piezas.

Juguetes para armar y desarmar.

Marcadores gruesos de agua.

Papeles grandes. Creyones de cera no tóxicos.

Masa, plastilina, arcilla.

Grabaciones con canciones, rimas, historias sencillas.

Juguetes que suenan y se mueven cuando se usan.

Tacos de diferentes tamaños y formas.

De 2 a 3 años

Rompecabezas de madera de 4 a 20 piezas.

Lotería con dibujos.

Dominó.

Tijeras punta roma.

Pintura para usar con los dedos o témpera.

Juguetes de madera con partes grandes. Ejemplo: tren con vagones.

Muñecos lavables con ropa para vestir y desvestir.

Cama para los muñecos.

Elementos para disfrazarse: sombreros, zapatos, camisas…

Títeres manuales. Teléfonos

Organización del tiempo:

Se refiere a la planificación del tiempo en una jornada o rutina diaria de atención. Debe incluir y asegurar las actividades pedagógicas dirigidas y de libre escogencia, de recreación, colectivas, de pequeño grupo e individuales, estructuradas y no estructuradas, los momentos para la alimentación, la higiene, el sueño y el descanso de los niños y las niñas, así como también tomar en cuenta el tiempo para curiosear, explorar el entorno, la autonomía progresiva, la independencia y la capacidad para resolver pequeños problemas.

El/la docente planificará la forma de organizar su rutina de acuerdo al tipo y misión de la institución en la que se desempeña, de acuerdo al número de horas que los niños y las niñas van a ser atendidos/as, de acuerdo a las edades.

Por ello se podrán encontrar en Venezuela diversidad de formas de organización de la jornada o rutina diaria con diferentes horarios y diferentes momentos. Esos momentos podrían ser: momento de llegada, bienvenida o recibimiento de los(as) niños(as) al maternal; de aseo, alimentación, descanso y/o sueño; de actividades pedagógicas (colectivas, pequeños grupos, individuales); recreativas, al aire libre; cierre y despedida. Cada docente organiza estos momentos de acuerdo al grupo de niños y niñas, las características de la institución y de la región, entre otras.

Rol del docente y  otros miembros de la comunidad local tanto en la educación preescolar como maternal:

El/la docente o adulto significativo debe poseer las competencias básicas para poder desempeñarse en el campo de la Educación Inicial y por ende en el nivel maternal. Precisa tener un profundo conocimiento el desarrollo evolutivo del niño y la niña, de las formas como aprende, de sus intereses y necesidades básicas, de sus derechos, de sus potencialidades y de su realidad socio-cultural.

En su quehacer diario, deberá crear para el niño y la niña un ambiente afectuoso, saludable y de bienestar, en el que se encuentren los elementos necesarios para su aprendizaje, comodidad, seguridad y alegría. Los respetará a través de un trato cordial, de cooperación, libertad y confianza. Evitará la sobreprotección para no limitar sus posibilidades y el desarrollo de su autonomía progresiva. Cuidará su actuación y actitudes frente a los niños y las niñas, ya que el/la maestro(a) es modelo en muchos de los procesos, como por ejemplo, un adecuado uso del lenguaje, hábitos, valores.

Establecerá una comunicación efectiva con la familia en pro de mejorar la calidad de la atención del niño y la niña tanto en la institución educativa como en el hogar. Uno de los factores que influye en el éxito de todo programa dirigido al niño y niña de 0 a 3 años, es el esfuerzo de colaboración que se establece entre docentes, padres y familiares

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba