Educación

Down España solicita ayudas extraordinarias para que sus sedes sean «espacios seguros»

La entidad calcula que los estragos derivados de la pandemia les ocasiona un gasto extra de 800.000-900.000 euros «imposibles de asumir por parte de las familias»

S.F.

Down España ha emitido un comunicado en el que alerta de «unos elevadísimos sobrecostes« derivados de la pandemia del COVID-19 que serán »imposibles de asumir por parte de las familias«. Este gasto extra para la progresiva reapertura de las 90 asociaciones federadas, que empezarán a prestar servicios de forma presencial a las personas con síndrome de Down, oscila entre los 800.000 y 900.000 euros, según la entidad.

«Es por eso que nuestra organización va a pedir al Gobierno y a las diferentes comunidades autónomas que incluyan a Down España entre las organizaciones de atención a las personas con discapacidad que serán beneficiarias de una ayuda extraordinaria destinada a sobrellevar los efectos de la pandemia«, informa la organización en el comunicado.

El objetivo de Down España e es que todos sus centros sean «espacios seguros» a partir del próximo 11 de mayo, cuando arranca la fase 1 de la desescalada. «Serán necesarios entre 800.000 y 900.000 euros para cubrir los costes de los equipos EPI, líquidos desinfectantes, dispensadores, termómetros, pulsioxímetros, adaptación de señalética, mamparas, vinilos, test PCR,equipos de purificación e ionización, servicios de limpieza profesional, tabletas y ordenadores básicos para atención a las personas en situación de brecha digital, etc…», aseguran.

«La seguridad y la salud de las personas con síndrome de Down son una prioridad para Down España y sus entidades federadas y en ningún caso pueden verse afectadas -continúa-. Es por eso que resulta de vital importancia asegurar el compromiso del Gobierno y de las comunidades autónomas para poder restablecer los servicios de apoyo a nuestro colectivo en las condiciones de seguridad idóneas«.

La entidad recuerda que, en caso de no recibir estas ayudas, «el desarrollo de los niños y adultos con síndrome de Down en todo el país que reciben atención y apoyo a través de los servicios de Atención Temprana, logopedia, estimulación, orientación y apoyo escolar, apoyo a la autonomía, apoyo y orientación para la inclusión laboral, vida adulta, envejecimiento, salud etc… podría verse seriamente afectado, comprometiendo el trabajo realizado en los últimos años con este colectivo especialmente vulnerable y que ha sido uno de los más afectados por la pandemia debido a la brecha digital que persiste en buena parte de las personas con síndrome de Down».

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba