Noticias

Donald Trump arrasa en las ‘primarias del tren’

En menos de una hora de escrutinio ya ha sido dado vencedor en los cinco estados

Las llaman las primarias del tren, porque los cinco estados que votan -Maryland, Pennsylvania, Delaware, Connecticut y Rhode Island– comparten la línea férrea que va de Boston hasta Washington, y que es de hecho la única línea de trenes de pasajeros de Estados Unidos que tiene un uso verdadero como medio de transporte colectivo. No es un tren a la europea. Es carísimo. Y malísimo. El ‘Metroliner’ más barato es como un Electrotrén español de los ochenta, que cobra solo por la ida de Washington a Nueva York 88 dólares (78 euros), es sí, si saliendo a las 3 y media de la madrugada y tardando 3 horas y media en hacer 400 kilómetros. El más caro, el Acela, tarda dos horas y tres cuartos, y su billete sale por la simpática cifra de 401 dólares (356 euros). Todo ello en una red con propensión a los accidentes debido a la nula inversión, ya que para los conservadores estadounidenses, el tren es un medio de transporte colectivista y contrario a la libertad individual. Ver para creer.

Y entre los republicanos, tal y como se esperaba, Donald Trump ha arrasado en las ‘primarias del tren’. En menos de una hora de escrutinio ya ha sido dado vencedor en los cinco estados. Es un triunfo clave, porque le permite recuperar todo el terreno que había perdido en los estados de Wyoming y Colorado, y le coloca, de nuevo, rumbo a la nominación.

El margen de victoria del empresario es tal que es posible que obtenga 100 de los 109 delegados en juego. Aparte, quedan 54 delegados en Pennsylvania que serán elegidos hoy, pero que no deben lealtad a nadie. Los sondeos indican, sin embargo, que alrededor de 16 votarían por Trump; 10 por su rival Ted Cruz -que ha hecho un esfuerzo enorme por atraerlos a su campo-, mientras que el resto no se ha pronunciado. En cualquier caso, esta victoria pone a Trump muy cerca de los 1.000 delegados.

Sin embargo, el margen de victoria de Trump es tan grande en Pennsylvania que parece imposible que ningún delegado, aunque no esté comprometido con un candidato, vaya a votar contra el empresario de la construcción y los casinos y estrella de ‘reality shows’.

Según la web especializada en estadísticas Fivethirtyeight, Trump puede acabar las primarias con entre 1.150 y 1.210 delegados, de los 1.213 que necesita para ganar matemáticamente la nominación.

La ventaja de Trump se refuerza por el hecho de que su principal rival por la nominación, Ted Cruz, está teniendo otra noche catastrófica. En los estados de ‘las primarias del tren’ hay pocos cristianos protestantes evangélicos, que son la base del voto de Cruz. Por el contrario, son estados con una considerable población blanca, de clase obrera, católica y más bien de izquierdas en materia social, entre la que el mensaje de populismo económico del empresario ha calado. Por esa razón, también, el tercer republicano en liza, el centrista gobernador de Ohio John Kasich, está quedando segundo en la mayor parte de estas primarias.

Aun así, todos estos estados son marcadamente demócratas desde que en los ochenta el giro a la derecha (primero) y a la ultraderecha (en la última década) del Partido Republicano espantó a los votantes de estos territorios. La última vez que Maryland, Connecticut, Delaware, y Pennsylvania votaron por un candidato republicano en unas elecciones presidenciales fue hace 28 años, en 1988, cuando eligieron George W. H. Bush – un republicano de centro, de los que hoy ya casi no quedan -. En el caso de Rhode Island, hay que remontarse a 1984, cuando Ronald Reagan fue reelegido, para encontrar la última ocasión en la que ese estado votó por un republicano.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba