Política

Cuatro mitos y las dos ideas erradas, hilos de un discurso

Danilo Medina piensa que ha llegado la era del optimismo dominicano, la derrota a la corriente de pensamiento que instituyó el pesimismo nacional, basado en que República Dominicana tenía tantas fallas como proyecto que no prosperaría.

“Somos la generación que puede transformar todo esto. Ya lo estamos haciendo. Somos la generación que puede construir una República Dominicana para todos. Créanlo, porque es verdad”, afirmó Danilo Medina.

Danilo utilizó las ideas del derribo de mitos y alejarse de las ideas equivocadas como hilos de su discurso de dos horas de rendición de cuentas, la última presentación de memorias de la actual administración pública.

“Muchos creían entonces que veníamos a hacer un gobierno corriente. Que no nos atreveríamos a realizar grandes transformaciones. Que veníamos solo a gestionar lo existente. Se equivocaban”, aseguró ayer el presidente con la mirada puesta en el 16 de agosto de 2012, cuando asumió la presidencia del país.

Ahora, casi a cuatro años de aquel día, y con un proyecto reeleccionista en pie, el presidente asume que no hay tiempo para el pesimismo ni las excusas, y que está librando una revolución, silenciosa, llena de expectativas, confianza y fe.

“Es una revolución de las expectativas, de la confianza y de la fe. Y es también una revolución material. De escuelas llenas, de hospitales nuevos, de campos sembrados y de comida en la mesa”, dijo.

Danilo destacó en su discurso las 129 visitas sorpresas que giró a todo el país, convertidas hoy en 657 proyectos e inversiones por 16,376 millones de pesos. Los resultados, dijo, han generado 100,000 empleos directos y más de 180,000 indirectos.

En cuanto a las pequeñas y medianas empresas, el presidente piensa haber derribado el mito de que el crédito solo se le da al que ya tiene dinero, “y que, por tanto, para ser empresario prácticamente hay que nacer empresario”.

“Si hablamos de falsos mitos, quizá el más grande que hemos derribado definitivamente sea la vieja idea de que en este país la educación pública estaba condenada a la baja calidad”, aseguró Medina para entrar en el tema de la inversión educativa, quizá el que considera principal en su gestión.

Plantó su misma tesis del derribo de mitos y cambio de idea en la juventud dominicana, de la que dijo pesa un estigma injusto de no querer trabajar; y también sobre sus ejecutorias en política exterior, que enfrenta la idea en la población de que la diplomacia solo sirve para gastar dinero y no aporta soluciones reales a la gente.

“Nuestra diplomacia se está modernizando y ahora sirve a los intereses de nuestro país, atrayendo inversiones y elevando la imagen de nuestro país. Y nuestro pueblo sabe que cuando vamos al exterior lo hacemos siempre con el propósito de avanzar en acuerdos que lleven beneficios a las personas”, aseguró Medina.

Relaciones exteriores

“Llegamos al gobierno con un objetivo claro: cambiar la República Dominicana, cambiarla para siempre”, dice.

República Dominicana está más activa y presente en el mundo, según el presidente, en la búsqueda de oportunidades para las empresas dominicanas, tejiendo alianzas y cooperando en temas como la seguridad y la educación, con países como Panamá, Haití, Puerto Rico y la República de Taiwán.

“En el futuro, estas relaciones con el mundo globalizado no harán más que crecer, por eso estamos modernizando nuestro cuerpo diplomático. Reorientándolo a la protección de los derechos y el bienestar de nuestros compatriotas en el extranjero, con iniciativas como el recién creado Instituto de los Dominicanos en el Exterior”, dijo.

Llegada presidencial

El presidente Danilo Medina arribó al palacio del Congreso Nacional a las 9:57 de la mañana para rendir sus últimas memorias de la presente gestión presidencial.

El mandatario llegó en compañía de su esposa Cándida Montilla de Medina y de sus tres hijas.

Poco antes, a las 9:50 había llegado la vicepresidenta Margarita Cedeño de Fernández.

Ambos fueron recibidos por una comisión de legisladores encabezada por los senadores Prin Pujals, Rafael Calderón, Félix Nova, Rubén Darío Cruz y Amarilis Santana, y los diputados Nelson Arroyo, Ramón Rogelio Genao y Elpido Báez.

El jefe de Estado fue recibido con los honores de estilo por un batallón de la guardia presidencial que disparó una salva de 21 cañonazos. También fueron entonadas las notas del Himno Nacional en el inicio de los actos solemnes por el 172 aniversario de la Independencia Nacional.

Juan Eduardo Thomas
Santo Domingo

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba