Internacionales

Crisis migratoria en la frontera Panamá-Costa Rica

(PL) La crisis migratoria en la frontera panameño-costarricense se agudizó hoy cuando Corta Rica dejó en la línea divisoria a 250 migrantes indocumentados supuestamente de origen africano y asiático, interceptados ilegalmente en su territorio, informaron autoridades istmeñas.

En conferencia de prensa, Javier Carrillo, director del Servicio Nacional de Migración de Panamá (SNM), aseguró que sin coordinación previa llegaron seis autobuses desde el territorio tico y fueron dejados en el lado panameño en Paso Canoas, sin evidencias de que hayan ingresado desde el territorio nacional, para ser devuelto a este país.

Simultáneamente, la cancillería emitió un comunicado en el que “reitera su preocupación por la actual crisis de migrantes cubanos en América Latina, así como su interés y disposición de encontrar una solución sostenible y conjunta con los países de la región”.

Las autoridades realizan esfuerzos diplomáticos para “solucionar a corto, mediano y largo plazos” la situación de los cubanos y se mantienen en constante comunicación con las direcciones de migración de los países vecinos, precisó.

Acerca del ingreso por la fuerza de centenares de cubanos al territorio de Costa Rica el miércoles pasado y un nuevo intento en el día de ayer, el Ministerio de Relaciones Exteriores panameño “hace un llamado a los migrantes radicados en nuestro país a respetar la paz y las normas de ambos países, especialmente en tan difícil situación”.

Los hechos se produjeron tras la posición de Costa Rica en la reciente reunión multinacional para abordar la crisis migratoria regional, en la cual reiteró que mantendrá cerradas sus fronteras al paso ilegal y responsabilizó a Estados Unidos por estimular con privilegios la emigración cubana desordenada.

En el segundo día de manifestaciones hubo enfrentamientos entre los migrantes y la Policía costarricense, que le impidió entrar por la fuerza a su territorio.

Tras los sucesos, el presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, llamó a la calma y dijo que el cuerpo de protección de fronteras solicitó a los cubanos que se mantuvieran en los albergues para ellos habilitados.

Los incidentes causados por cubanos es consecuencia de problemas entre Cuba y Estados Unidos, expresó ayer a periodistas el ministro de Seguridad, Rodolfo Aguilera.

“Es un problema que no causamos nosotros, sino que lo encontramos en el país de origen y en el país de destino. Nosotros sólo somos un país de tránsito”, reiteró.

El titular señaló que en estos momentos la cifra de migrantes cubanos supera los cuatro mil en el país, entre los que se encuentran en Paso Canoas y en Puerto Obaldía, acceso fronterizo desde Colombia.

mgt/orm

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba