Noticias

Corea del Norte y el terrorismo nuclear, protagonistas de la cumbre de Seguridad de EEUU

Una vez descartada la amenaza nuclear iraní, la principal preocupación es Corea del Norte y sus constantes desafios a la comunidad internacional.

La Agencia de la Energía Atómica ha advertido del riesgo del “terrorismo nuclear”. Obama pide evitar estas armas caigan en manos del IS

La amenaza atómica lanzada por Corea del Norte estará presente hoy en el arranque de la Cumbre sobre Seguridad Nuclear en Washington, la última presidida por Barack Obama antes de que finalice su mandato.

Además, el posible escenario catastrófico de una posible arma nuclear en manos de los yihadistas del Estado Islámico también será uno de los temas sobre los que discutirán más de 50 jefes de Estado y de gobierno extranjeros, reunidos durante dos días en la capital estadounidense.

El presidente norteamericano, que abandonará el poder el próximo enero, es el artífice de una cumbre que se empezó a fraguar en 2010, un año después de que expusiera, en un discurso histórico en Praga, su visión de un “mundo sin armas nucleares“.

Tras años de negociaciones con Irán, la administración Obama logró finalmente el pasado enero concluir un acuerdo nuclear con Teherán que ponía fin a las sanciones internacionales que pesaban sobre el país.

Pero, una vez descartada la amenaza iraní, la preocupación principal proviene de Corea del Norte. El clima con Pyongyang es cada vez más tenso y no para de deteriorarse desde la cuarta prueba nuclear el pasado 6 de enero con una bomba de hidrógeno y el posterior lanzamiento en febrero de un misil, redoblando el desafío a la comunidad internacional. La tensión se ha multiplicado a raíz de las maniobras militares anuales de gran escala entre Estados Unidos y Corea del Sur.

De hecho, las amenazas de Corea del Norte a su enemigo del Sur y a Estados Unidos se han convertido en algo cotidiano, motivo por el cual el Consejo de Seguridad decidió el pasado 2 de marzo emitir nuevas sanciones contra el régimen de Kim Jong-un, sanciones en las que jugó un importante papel China.

En este delicado contexto Barack Obama tomará el timón de una reunión a tres partes con la presidenta sur coreana Park Geun-Hye y el primer ministro japonés Shinzo Abe. Los tres aliados hablarán del despliegue en la península coreana del escudo anti misiles THAAD. “Los tres dirigentes mostrarán su unidad en su determinación de defenderse contra una agresión de Corea del Norte“, subraya Dan Kritenbrink, consejero en la Casa Blanca.

En todo caso, la clave la tiene Pekín. Si bien es cierto que China votó a favor de las sanciones de la ONU, Estados Unidos aún espera que aumente la presión sobre su aliada, Pyongyang, para que entre en razón. Éste será el tema principal de la reunión que Obama mantendrá con el presidente Xi Jinping. Entre otros temas, se espera también que hablen sobre el aumento de la tensión en el disputado mar de China meriodional, del cambio climático y de la economía mundial, según apunta el Departamento de Estado.

Contexto de los atentados de Bruselas

Esta cumbre de Seguridad Nuclear tiene lugar, además, en un contexto muy particular; el de los atentados terroristas de Bruselas hace sólo una semana, en los que murieron 32 personas y 340 resultaron heridas, y sobre los que también planea la amenaza del “terrorismo nuclear”.

Varios medios belgas e internacionales han informado en los últimos días que la célula islamista de los atentados tenía previsto fabricar un arma nuclear. La propia Agencia Internacional de la Energía Atómica advirtió hace apenas unos días de que el mundo debería estar preparado ante el riesgo de “terrorismo nuclear” y la posibilidad de que un atentado de ese tipo tenga lugar.

Recordando el mensaje que proclamó en 2009, Obama pidió el miércoles a la comunidad internacional que “impidiera a los terroristas adquirir y utilizar un arma nuclear”, en una columna publicada en el Washington Post. En el texto, el mandatario advertía de que el Estado Islámico es “la red más peligrosa del mundo” y que se debería impedir que “tuvieran acceso a las armas más peligrosas del mundo”.

Aunque pocos expertos creen que la organización terrorista puede dotarse de tales armas, muchos temen que tenga acceso a uranio o plutonio para producir un artefacto destructor y peligroso. Una bomba de este tipo no provocaría una explosión nuclear pero la difusión de radioactividad tendría terribles consecuencias sanitarias y económicas.

Obama también recibirá a su homólogo francés François Hollande. En cambio, el presidente ruso Vladimir Putin será el gran ausente.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba