MeditaciónNoticias

Como eliminar la ansiedad y mejorar la salud física y emocional

Meditación diaria para la mente y el Alma
1 Pedro 5:7 “Echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros”.
La ansiedad es un estado anímico que inquieta la mente de las personas produciendo una crisis emocional por insatisfacción de lo que tiene o de lo que no tiene. La ansiedad puede llevar a la depresión, y esta puede conducir a un estado de inconformidad y desequilibrio emocional.
Una persona en estado ansioso crónico debe ser tratada por un profesional en el área de la salud mental. Según algunos psicólogos las enfermedades mentales tienen efectos secundarios que generan otras enfermedades que afectan notablemente el cuerpo humano.
Ahora bien no todas las personas tienen los recursos para poder consultar a un profesional de la salud mental. La Biblia nos ofrece pautas para la solución de la ansiedad.
Pedro quién no fuera un profesional en el campo de la consejería, pero que en cambio estuvo aprendido del maestro de los maestros, Jesucristo, dijo: “Echando toda vuestra ansiedad sobre él”.
Esta propuesta de Pedro se ofrece en tono imperativo. Quiere decir que Pedro demanda una acción a la cuál debe dársele continuidad. Si ayer echaste tu ansiedad sobre el Señor, ya eso hoy no tiene validez.
En otras palabras, cada vez que surja en tu mente una idea que te produce ansiedad, debe inmediatamente dejarla con el Señor. No te preocupes en seguir cargando con esa idea que te produce ansiedad.
¿Cuáles cosas producen ansiedad? Los conflictos entre parejas, los problemas no resueltos, los desacuerdos entre amigos, y familiares. El insomnio esta entre los factores que producen ansiedad. Existen muchos otros factores pero cualquiera que sea el origen de la ansiedad debe ser tratada rápidamente.
Pedro dice “Echando toda vuestra ansiedad sobre él. Y aquí está la clave. No es solo una parte de la ansiedad, sino que toda la ansiedad que sientes debe ser depositada todo el tiempo sobre el Señor Jesucristo.
El desafío que Pedro nos hace tiene que ver con nuestra fe. Debemos tener fe para poner en práctica la orden divina. La fe en Jesucristo puede marcar la diferencia entre la ansiedad y la salud mental. Si obedecemos la palabra del Señor podemos destruir la ansiedad entre nosotros.

Pero si no obedecemos, entonces estaremos sujetos a acumular ansiedad. Pedro expresa el por qué debemos obedecer al Señor. Y la razón principal para echar nuestra ansiedad sobre Jesucristo es que él tiene cuidado de nosotros.
El cuidado que Jesucristo tiene sobre nosotros es muy especial pero está sujeto a la iniciativa propia de confiar en él. Si vas a una entrevista de trabajo, o si tomas el tren en horas cuando hay muchos, o pocos pasajeros, y esto le produce ansiedad debes recordar que ha de echar esa ansiedad sobre el Señor.
¿Cómo hacemos esto? Orando es la respuesta correcta. Dígale al Señor lo que le está produciendo ansiedad y luego descárguela en el Señor. Además cada vez que estos pensamientos de ansiedad reaparezcan en su mente continúe echando estos sobe el Señor.
Solo cuando somos capaces de pedirle al Señor que tome nuestra ansiedad sobre él, es cuando vamos a ser liberados de todo ese malestar que produce en nosotros tantos momentos amargos.
No olvidemos que el Señor tiene cuidado de nosotros. Oración: Señor arrojamos toda nuestra ansiedad sobre ti, tómalas y destrúyelas en la redención de tu infinito amor. Oramos en el nombre de Jesucristo. Amén

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba