Salud

Cigarrillos con sabores dulces pueden alentar el consumo entre los escolares

Los anuncios que ofrecen cigarrillos electrónicos con sabores como chocolate y chicle tienen más probabilidades de atraer a los niños en edad escolar a comprarlos y probarlos que aquellos productos sin sabores, según alerta una nueva investigación publicada en la revista BMJ Tobacco Control. Los e-cigarrillos son ahora el producto de nicotina más consumido entre los niños en los países con fuertes políticas de control del tabaco.

 

En Estados Unidos, la Encuesta Nacional sobre el Tabaco en la Juventud de 2014 encontró que su consumo se triplicó en 2013 y 2014 entre los estudiantes de primaria, pasando del 4,5 a más del 13%, y entre los estudiantes de primaria aumentó del 1 al 4%. Estas cifras se reflejan en Inglaterra, donde el uso de este producto ha aumentado del 5% en 2013 al 8% en 2014 entre jóvenes de 11 a 18 años.

 

 

Como el consumo del e-cigarrillo se eleva entre los niños y adolescentes, existe la preocupación de que su uso podría llevar a fumar tabaco, dicen los investigadores de la Unidad de Investigación sobre Comportamiento y Salud (BHRU, por sus siglas en inglés) de la Universidad de Cambridge, que tiene su sede en el Departamento de Salud Pública y Atención Primaria y está financiada por el Departamento de Programas de Investigación sobre Políticas de Salud de Reino Unido.

 

Los e-cigarrillos se comercializan actualmente en alrededor de 8.000 sabores diferentes.

 

Documentos internos de la industria tabacalera muestran que los jóvenes encuentran los productos de tabaco con sabores como caramelo más atractivos que los que no los tienen. Los productos de tabaco con sabores a caramelo y licor fueron muy vendidos a los jóvenes entre la década de 1970 hasta 2009, cuando se impusieron regulaciones.

 

En un estudio financiado por el Departamento de Salud, los científicos de Cambridge asignaron a 598 escolares a uno de estos tres grupos: un grupo al que se mostraron anuncios de cigarrillos electrónicos con sabor caramelo; un segundo grupo que vio publicidad sobre e-cigarrillos electrónicos sin sabor; y un tercer grupo en el que no vieron anuncios.

 

A los niños se les realizaron preguntas para medir cuestiones como si pensaban que los e-cigarrillos o el tabaco eran atractivos, divertidos o geniales.

 

También se indagó en si percibían el daño del consumo de tabaco, si les habían gustado los anuncios y el interés que podrían tener en la compra y el consumo de cigarrillos electrónicos.

 

“Cautelosamente optimistas” A los niños a los que se les mostraron anuncios de cigarrillos electrónicos con sabor a caramelo les gustó más este tipo de publicidad y mostraron un mayor interés en la compra y el consumo de cigarrillos electrónicos que sus compañeros.

 

Sin embargo, mostrar los anuncios no marcó ninguna diferencia significativa en el atractivo general del consumo de tabaco o el uso de cigarrillos electrónicos; es decir, lo atractivo o divertido que consideran estas actividades.

 

“Estamos cautelosamente optimistas de nuestros resultados sobre que los anuncios de cigarrillos electrónicos no hacen más atractivo el consumo de tabaco, pero nos preocupa que los anuncios de cigarrillos electrónicos con sabores puedan atraer a los escolares y animarlos a probar los productos”, resume la doctora Milica Vasiljevic, del Departamento de Salud Pública y Atención Primaria de la Universidad de Cambridge. Prácticamente sin regulación Actualmente en Europa y Estados Unidos, el marketing y la publicidad de los cigarrillos electrónicos está prácticamente sin regulación.

 

En Reino Unido, el Comité de Prácticas Publicitarias ha emitido normas para la publicidad de los cigarrillos electrónicos. Un aspecto clave de estas normas es que los anuncios no deberán lograr atraer a los menores de 18 años y los que no son fumadores o no consumidores de nicotina, así como no permitir que los modelos parezcan menores de 25 años. Sin embargo, las reglas no proporcionan ninguna de las prohibiciones explícitas relativas a la publicidad de los sabores como el caramelo diseñados para atraer a los niños.

 

Los resultados de este estudio apoyan los inminentes cambios en la normativa de la Unión Europea en torno a la comercialización de los cigarrillos electrónicos, pero plantean preguntas acerca de la necesidad de una mayor regulación en cuanto al contenido de los productos con un alto atractivo para los niños.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba