Noticias

Bernie Sanders se une a Hillary Clinton para impulsar el Progreso en los EEUU

La gran demora del aspirante a la Casa Blanca, Bernie Sanders para unirse a la candidatura de la ex secretaria de Estado había hecho dudar a muchos sobre el nivel de apoyo y participación que el daría a la nominación de Hillary Clinton para los comicios de noviembre próximo, cuando se elegirá entre otros puestos, el de presidente de los Estados Unidos.

Ahora que las dudas han sido disipadas, por la unidad demostrada, es hora de empezar a planificar la estrategia que deberá seguir el Partido Demócrata para presentar a su candidata vigorizada por el proceso de las primarias, su capacidad combativa y su gran esfuerzo de servir al pueblo norteamericano.

No hay dudas que la ex secretaria de Estado ha recibido ataques de todos los ángulos políticos que buscan desacreditar su trabajo del pasado para contrarrestar la simpatía que tiene dentro del electorado norteamericano.

Los ataques de congresistas, políticos y miembros del Partido Republicano, solo buscan acallar el liderato de esta mujer que con su esfuerzo y dedicación ha servido al pueblo por más de 4 décadas, pero que no quieren perdonar que sea la primera mujer con mayor posibilidad de convertirse en la primera presidente de este país. Tampoco le quieren perdonar a ella que sea del Partido Demócrata.

El trabajo de presidente ha sido normalmente el trabajo de un grupo selecto de hombres. Entrar en este club, no es nada fácil para cualquier mujer que casi a mediado del siglo pasado obtuvo el derecho de votar en las elecciones. Aun muchas mujeres, tienen que lidiar con el estigma de una influencia machista que ha sido inculcada a través de los años mantener el dominio de los hombres en los quehaceres de la política norteamericana.

Ese club de hombre y mujeres Republicanos, y quizás uno más que otro demócrata, también, deben revisar los prejuicios con los cuales fueron creciendo para dar paso a una mujer que ha entregado su vida al servicio de esta nación.

Todos esos escándalos divulgados a través de los medios de comunicación social solo desean neutralizar la simpatía de la ex secretaria de Estado en el pueblo americano para que salga electo como presidente de la nación un candidato hombre y que sea Republicano.

La ex jefa de la diplomacia norteamericana, Hillary Clinton, solo ha servido con integridad y dedicación a esta nación. Sin embargo, ha sido una de las mujeres más atacada políticamente en la historia reciente, pues no se le quiere perdonar que sea mujer y que ejerza un liderazgo tan efectivo entre, adultos hombres y mujeres blancos,  jóvenes, los latinos, afroamericanos, asiáticos y otras minorías que componen el melting-pot que ha hecho esta nación un modelo claro de integración y aceptación de todas las razas.

Ahora bien, creo que los norteamericanos que apoyaron a Sanders gustarían ver que este fuera el compañero de boleto de la aspirante a la Casa Blanca por el Partido Demócrata. Bernie no solo puede ser el eje catalizador del proceso, sino que también la unión de ambos  puede garantizar una victoria muy por encima del candidato Republicano, el Señor Donald Trump.

La Boleta Sanders-Clinton puede traer mayor relevancia política para asegurarnos el liderazgo brillante de estos dos líderes que reúnen la educación, la experiencia, la sabiduría y el compromiso de llevar a este país hacia un futuro promisorio. Es hora de que se realicen cambios sustanciales en la política económica norteamericana.

Si queremos competir en forma correcta con las economías de China, Japón, Europa del Este y Central, debemos traer a nuestro suelo los trabajos que hemos perdido por no haber negociado correctamente para beneficiar la industria nacional.

No podemos convertirnos en una sociedad de consumo que marcha hacia delante, sin producir la mayor parte de los productos que consumimos diariamente a nivel nacional.  La boleta Sanders-Clinton podría ayudarnos, estoy casi seguro, a renegociar los tratados de importación y exportación de forma que sea más justo para el pueblo norteamericano, y para que las pequeñas, medianas y grandes zonas industriales que antes florecieron, sean el motor de nuestra economía.

Tenemos que velar para que lo que ha pasado en Detroit no se repita en otras ciudades norteamericanas. El descuido y los malos acuerdos internacionales han hecho de Detroit una ciudad arruinada.

La boleta Sanders-Clinton garantiza un nivel de vida más acorde con el XXI en donde nuestros hijos reciban una mejor educación, que la clase trabajadora reciba un salario mínimo de 15 dólares por hora, además de un plan de seguro médico, que garantice que si algún familiar se enferma no tiene la familia que declararse en bancarrota al perder todos sus bienes debido al pago por el cuidado médico de un miembro de la familia.

Como nación debemos regresar a la economía no solo de consumo interno de artículos importados, sino que debe existir un mejor trato que garantice igualdad en la venta de los productos que producimos y vendemos en el mercado internacional.

Es hora de fortalecer el sistema de salud que tanto preocupa a nuestra gente. Como somos un país de inmigrante debemos también respetar los inmigrantes y crear un sistema de reforma inmigratoria que ofrezca una amnistía que endose la permanencia en el país de aquellos que no han quebrantado la ley, y que promueva por tanto la unión familiar.

Debemos fortalecer la familia, y no tratar de dividirla creando una excusa para demonializar a los inmigrantes, cuando estos contribuyen en todos los aspectos a mejorar la calidad de vida de los norteamericanos. Claro está, exceptuando los que violan las leyes del país.

Bernie Sanders y Hillary Clinton son la única opción para llevar a América a continuar siendo grande. Pero eso de escoger el compañero, o la compañera de boleto es la decisión exclusiva de la señora Hillary Clinton, y de su equipo de campaña.

 

Por Rey Díaz

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba