Economía

Argentina se endeudará mucho más de lo autorizado por el Congreso

(PL) El ministro argentino de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay, rehusó hoy precisar la cifra exacta, pero el Gobierno terminó emitiendo una deuda de 16 mil 500 millones de dólares, aseguran agencias internacionales.

Siendo así es el mayor endeudamiento en un golpe en la historia argentina.

De hecho, lo anunciado por Prat-Gay en la Casa Rosada lo cual presentó como un éxito de la administración de Mauricio Macri es una cifra muy superior a los 12 mil 500 millones autorizados por el Congreso para pagar a los fondos buitre.

Así con el dinero de la colocación de esa deuda el gobierno de Macri pagará el viernes al contado a los fondos buitre y a otros bonistas que litigaron en Nueva York, aunque un pequeño grupo aún no acepta el acuerdo de pago.

El equipo económico que negoció el endeudamiento en Estados Unidos y Reino Unido colocó en el mercado internacional cuatro tipos de bonos, incluido uno pagadero en 30 años, con duras tasas de interés que llegan al 8 por ciento.

“El Gobierno Nacional anunció la megaemisión de deuda más grande de su historia”, titularon varios medios luego de la conferencia de prensa de Prat-Gay junto al jefe de Gabinete, Marcos Peña.

A pesar de que Prat-Gay dijo que “no se hace cargo de trascendidos”, agencias internacionales ya difundieron datos preliminares que hablan de una emisión de 16 mil 500 millones de dólares con cuatro bonos con tasas de interés de 6,25 a 8 por ciento anual, señaló el portal El Destape.

De acuerdo con las agencias Reuters y Bloomberg, especializadas en temas financieros, Argentina emitió 16 mil 500 millones en bonos de deuda sobre ofertas de 65 mil millones que recibió en estos días, en bonos a tres, cinco, 10 y 30 años de plazo.

Para el bono de corto plazo se emitieron dos mil 750 millones a una tasa de interés del 6,25 por ciento, para el de cinco años se obtuvieron cuatro mil 500 millones a 6,875 de interés, detalla el portal argentino Ámbito.com.

En el caso del bono a una década de plaza, se trata de la colocación más fuerte, con seis mil 500 millones a 7,5, y el título a 30 años se emitió por dos mil 750 millones, a un 8 por ciento de interés.

La ley aprobada por el Congreso, que derogó las normas de Pago Soberano y Cerrojo, establecía una emisión de deuda de hasta 12 mil 500 millones de dólares para pagar a los “holdouts”, ya sean los fondos buitre como otros bonistas que no ingresaron a los canjes 2005 y 2010.

Sin embargo, la ley permitía tomar deuda por montos superiores a ese, pero se debería tener en cuenta la deuda permitida por el Presupuesto 2016.

Tanto el jefe de Gabinete, Marcos Peña, como el ministro Prat-Gay justificaron el enorme endeudamiento como necesario para evitar un ajuste, aunque reconocieron que tomaron medidas que “en el corto plazo, tienen un costo”.

Prat-Gay anticipó que, en breve, el Gobierno dará a conocer un programa financiero; es decir, cuánta deuda planean tomar en los próximos años. Prometió, eso sí, que esta será la única emisión de deuda en lo que va del 2016 en Nueva York.

Peña por su parte sostuvo que el Gobierno reconoce que “es un momento angustiante” en materia económica, pero destacó que “también es muy trascendente todo lo que está ocurriendo en este proceso de terminar de resolver el litigio con los fondos buitre.

Y agregó que esta línea de trabajo “reafirma nuestro compromiso y nuestro entusiasmo, y de expectativa hacia el futuro”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba