Política

Analizan principales retos de Obama para el próximo año

(PL) Los principales desafíos del presidente estadounidense Barack Obama en 2016 serán consolidar su legado político y propiciar que otro miembro del Partido Demócrata resulte electo en las elecciones de noviembre, señala hoy un artículo del diario The Hill.

Sin embargo el éxito está lejos de estar asegurado debido a las dudas del público en torno a su política exterior, lo que amenaza con disminuir el nivel de aceptación del gobernante y sus correligionarios entre los votantes, añade el texto, firmado por el periodista Jordan Fabian.

Según el autor, entre los retos más significativos para el gobernante está la lucha contra el Estado Islámico (EI) en Siria e Iraq, pero los recientes atentados en París, Francia, y en San Bernardino, California, hicieron perder impulso a la ofensiva de Obama en este asunto, al aumentar las dudas sobre su capacidad para garantizar la seguridad de los estadounidenses.

En este aspecto el Presidente enfrenta fuertes críticas de los republicanos e incluso de algunos demócratas, quienes lo acusan de subestimar la amenaza que representa el EI para el país y sus intereses en ultramar.

Según Fabian, si Obama continúa sufriendo el daño político que le ocasiona el tema del terrorismo, tendrá menos posibilidades de impulsar el resto de los puntos de su agenda con el fin de ayudar al potencial candidato demócrata a la jefatura de la Casa Blanca en las elecciones del próximo año.

Por otra parte, funcionarios de la Casa Blanca reconocen que existen pocas áreas en las que Obama pudiera hallar terreno común con el Congreso durante 2016, aunque el equipo del mandatario espera que los legisladores aprueben un proyecto de ley para reformar el sistema de justicia y un plan para cerrar la cárcel en la base naval de Guantánamo, en el este de Cuba.

Washington mantiene desde 2002 una prisión militar en esa instalación ubicada en suelo de la mayor de las Antillas contra la voluntad del Gobierno y pueblo de la isla.

Pero si Obama no logra un acuerdo con el Capitolio, hará uso de sus facultades ejecutivas para alcanzar estos objetivos.

En las próximas semanas, el mandatario prevé presentar un plan que constituye una nueva acción unilateral sobre el control de las armas de fuego en manos de los civiles, un tópico que él califica de la mayor frustración de su presidencia, añade el autor.

Pero las medidas ejecutivas acarrean riesgos políticos considerables para Obama y sus correligionarios, con vista a los comicios generales de 2016.

Al igual que sus acciones previas sobre inmigración, las iniciativas del jefe de la Oficina Oval en cuanto al control de armas y de la cárcel de Guantánamo, pudieran ser bloqueadas en los tribunales federales, agrega el artículo.

De acuerdo con el autor, incluso si él logra evitar esa batalla legal, sus decisiones pueden revertirse en caso de que un republicano logre la jefatura de la Casa Blanca en noviembre próximo.

acl/rgh

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba