Salud

Alimentos que podrían prevenir alergias

Los médicos han aconsejado desde hace mucho tiempo a los padres que retrasen el momento de dar ciertos alimentos a los bebés para reducir el riesgo de una posible reacción alérgica, pero un nuevo estudio sugiere que esa estrategia probablemente no sea útil. El estudio de unos 1,400 niños halló que cuando se dieron a los bebés cacahuates, huevos o leche de vaca durante el primer año, tenían menos probabilidades de volverse “sensibilizados” a estos alimentos, que son causas comunes de alergias.

 

Estar sensibilizado a un alimento significa que un niño da positivo en una prueba cutánea. “Eso no significa necesariamente que haya una alergia alimentaria como tal, pero indica que el niño está en camino de tenerla”, dijo el autor principal del estudio, el Dr. Malcolm Sears.

 

El objetivo es reducir el riesgo de sensibilización, lo que también reduce el riesgo de alergia, dijo Sears, profesor de la división de respirología de la Universidad de McMaster, en Hamilton, Ontario, Canadá.

 

Qué son y qué causa las alergias alimentarias

El autor principal del estudio, Maxwell Tran, dijo que este estudio, junto con otra investigación, “respalda el cambio al paradigma de que los padres no deberían dudar en introducir los alimentos alergénicos, sobre todo la leche de vaca, los cacahuates y los huevos. Esto reducirá las probabilidades de que se produzca la sensibilización”. Tran es estudiante de ciencias de la salud en la McMaster.

 

Sears reiteró: “cuanto antes, mejor. No tenga miedo de introducir estos alimentos”. Pero añadió que incluso aunque un alimento se introduzca pronto, eso no garantiza que un niño no desarrolle finalmente una alergia alimentaria.

 

Tran presentó el estudio el miércoles en la reunión de la Sociedad Torácica Americana (American Thoracic Society) en San Francisco. Los hallazgos presentados en reuniones generalmente se consideran preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.

 

Según Tran, las directrices anteriores recomiendan que se espere un año antes de introducir la leche de vaca y los productos elaborados con leche de vaca, como el queso, el yogur o el helado. Los médicos recomendaban retrasar el consumo de huevos hasta los 2 años de edad, y los productos con cacahuates hasta los 3 años de edad.

 

Dado que otros estudios han sugerido que la introducción temprana de estos alimentos podría ser beneficiosa, en lugar de perjudicial, los investigadores del nuevo estudio observaron a una muestra de niños que ya participaban en un ensayo canadiense de gran tamaño sobre el desarrollo infantil. Sears indicó que este no era un grupo de niños de los que se pensaría que están en riesgo alto de alergias.

 

Se hicieron pruebas en la piel a poco más de 1,400 niños de ese estudio para la sensibilización a los alérgenos cuando tenían 1 año. Los padres rellenaron formularios sobre la alimentación cuando los niños tenían 3, 6, 12, 18 y 24 meses de edad, indicaron los investigadores.

 

Los investigadores hallaron que casi la mitad de los bebés habían consumido leche de vaca a los 6 meses, y la otra mitad había bebido leche a los 12 meses. Solamente el 4 por ciento no bebieron leche hasta que tenían 1 año de edad, reveló el estudio.

 

Solo el 6 por ciento de los bebés había comido huevos a los 6 meses, mientras que el 76 por ciento los habían comido antes de los 12 meses. Y alrededor del 19 por ciento probaron los huevos por primera vez después de su primer aniversario, mostró el estudio.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba