Salud

Adiós al ébola tras dos años de epidemia

Desde su inicio hace ya más de dos años, el ébola ha afectado a 28.000 personas y se ha cobrado la vida de unas 13.000. Ahora, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha anunciado el fin de la epidemia cuando se cumplen 42 días desde que los análisis de sangre del último afectado en Liberia dieran un resultado negativo.

 

Todo comenzó el 26 de diciembre de 2013, cuando un niño de dos años enfermaba en Meliandou (Guinea), con fiebre, heces negras y vómitos. El niño, fallecido dos días después, sería identificado tres meses más tarde por la OMS como el primer caso de enfermedad provocada por el virus del Ébola (EVE) en África Occidental.

 

Meliandou es un pequeño pueblo situado en una ‘zona caliente’ para el brote, ya que se trata de un lugar cerca de las fronteras entre Guinea, Liberia y Sierra Leona.

 

La pobreza, la insalubridad de estas regiones y los movimientos migratorios facilitaron que el virus se propagase rápidamente por estos países.

 

En los días posteriores a la muerte del niño aparecieron casos de personas afectadas por una enfermedad desconocidas en un hospital de Guéckédou, una ciudad vecina a Meliandou, que los médicos relacionaron con el cólera –ya que siete de los enfermos dieron positivo en los análisis de la bacteria que lo provoca–, aunque no quedaron demasiado convencidos con este diagnóstico.

 

La situación se agravaba con el paso de las semanas: aparecieron vínculos entre las muertes ocurridas en diferentes lugares y las sospechas crecieron entre la OMS y el personal de Médicos Sin Fronteras (MSF), que se encontraba en Guinea para hacer frente a un brote de paludismo.

 

Se enviaron muestras al Instituto Pasteur de París (Francia) donde descubrieron que el causante de aquellos fallecimientos era el virus del Ébola e identificaron que se trataba de la cepa Zaire, la más agresiva de todas.

 

El 23 de marzo, casi tres meses después de la muerte del ‘paciente cero’, la OMS publicó la notificación oficial de la epidemia.

 

El virus se extendía con rapidez. En abril, ya había causado 80 muertes en Guinea y MSF declaraba que se trataba de un episodio “sin precedentes”. La OMS alertaba a los países limítrofes del país sobre el brote y aconsejaba aumentar la vigilancia de la enfermedad en las fronteras terrestres.

 

No obstante, el virus llegó a otros países y en junio se contabilizaban más de medio millar de casos en África Occidental, con un total de 367 muertes en Guinea, Liberia y Sierra Leona.

 

El 28 de agosto de 2014, la OMS presentó una hoja de ruta con el objetivo de “controlar la transmisión del virus en todo el mundo en un plazo de seis a nueve meses y dar una adecuada respuesta a las consecuencias de su propagación internacional”. Para entonces, el virus también había comenzado a afectar en Nigeria y 1.552 personas habían muerto en África por la enfermedad.

 

El 6 de octubre de 2014 se registró en España el primer caso de ébola fuera de África, una auxiliar de enfermería que había tratado a los religiosos repatriados desde Liberia y Sierra Leona Miguel Pajares y Manuel García Viejo, ambos fallecidos a causa de la enfermedad.

 

Afortunadamente, el 21 de octubre se confirmaba que había superado la enfermedad. Los casos de Romero y otras personas que superan con éxito la enfermedad podrían explicarse por el papel determinante de los genes, según un estudio publicado en Science a finales de octubre de ese año.

 

A mediados de 2015, la OMS daba una gran noticia: habían conseguido desarrollar la primera vacuna contra el ébola. Los ensayos clínicos realizados en Guinea habían demostrado una efectividad del 100% y habían logrado impedir que unas 4.000 personas vacunadas y expuestas al virus durante diez días no se contagiaran de la enfermedad.

 

La vacuna combinaba material genético de la cepa Zaire del virus junto con otro virus no relacionado, el de la estomatitis vesicular (VSV), de manera que se lograba producir anticuerpos para luchar contra la enfermedad.

 

Los científicos se mostraban optimistas ante aquel logro, producto de un trabajo de doce meses. La primera vacuna, aunque en fase preliminar y con muchas pruebas todavía por delante, era una realidad.

 

Las mejores noticias, no obstante, comenzaron a llegar hace pocas semanas. La OMS anunciaba que los últimos afectados por el ébola habían dado negativo en las pruebas de detección del virus y daban por extinguida la enfermedad en Sierra Leona y en Guinea, sumándose a Nigeria, donde había desaparecido en octubre de 2014.

 

Hoy, 14 de enero de 2016, más de dos años después del primer caso registrado en Meliandou, la organización ha informado de que el último afectado en Liberia ha dado negativo en los análisis de sangre, poniendo fin a esta terrible epidemia.

 

La OMS se muestra optimista ante la nueva perspectiva, aunque recalca que todavía no está todo hecho y ha instado a todos los países y actores a colaborar en la prevención y la respuesta ante el virus.

 

“Ahora estamos en un periodo crítico. El riesgo de reintroducción del ébola está disminuyendo ya que el virus va desapareciendo poco a poco en aquellas personas que han sobrevivido, pero debemos estar preparados ante la aparición de nuevos brotes”, ha declarado Bruce Aylward, representante especial de la OMS para la respuesta contra el ébola. (Fuente: SINC). Tomado de noticiasdelaciencia.com

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba