Opinión

92 años del legado a favor de la lucha no violenta por la defensa de los derechos humanos afroamericanos y la discriminación racial

Por Araceli Aguilar Salgado  

“Con frecuencia, los hombres se odian unos a otros porque se tienen miedo;  

tienen miedo porque no se conocen;  

no se conocen porque no se pueden comunicar;  

no se pueden comunicar porque están separados” 

Martin Luther King Jr. 

 

Martin Luther King Jr. Nacido el 15 de enero de 1929, en Atlanta, Georgia, en un largo linaje de ministros bautistas Hijo de Alberta Williams King y del Reverendo Martin Luther King, llegó al mundo en una habitación de la casa en la Avenida Auburn 501, fue el primogénito y recibió el mismo nombre que su padre, los familiares lo llamaban ” Martin Luther King Jr. “.

Durante los siguientes doce años vivió en esa casa victoriana de dos pisos, junto con sus padres, abuelos, hermanos, tíos, tías y otros residentes, dos cuadras al oeste de su casa estaba la Iglesia Bautista Ebenezer, la parroquia del abuelo y el padre de Martin.

A la edad de 15 años ingreso al Morehouse College y fue ordenado ministro baptista a los diecisiete.

En 1951 se Graduó en el Crozer Theological Seminary, realizó su trabajo de posgrado en la Universidad de Boston. En Crozer y Boston comenzó a tratar las ideas del nacionalista indio Mahatma Gandhi, las cuales se convirtieron en el centro de su propia filosofía de protesta no violenta.

En 1954 fue nombrado pastor en la Iglesia baptista de Dexter Avenue en Montgomery Alabama, ese año, fue prohibida la educación pública segregacionista que mantenían el Tribunal Supremo de Estados Unidos con numerosos estados del sur.

En 1955 se barajó la idea de un boicot pidiéndole lo dirigiera contra una compañía de transportes públicos en Montgomery, en la que se había cometido la injusticia de provocar el arresto de la costurera Rosa Parks, una mujer negra de 42 años, fue arrestada por haber violado las leyes segregacionistas de la ciudad de Montgomery al no querer ceder su asiento a un hombre blanco en un autobús, King inició un boicot de autobuses con la ayuda del pastor Ralph Abernathy y de Edgar Nixon, director local de la National Association for the Advancement of Colored People.

La protesta se llevó a cabo durante 381 días; en ella King fue arrestado y encarcelado, su vivienda fue destrozada y recibió muchas fue amenazado de muerte. En 1956 se puso fin al boicot con una orden del Tribunal Supremo que prohibía la segregación en el transporte público de la ciudad tras el éxito conseguido en el boicot de Montgomery, King tomó el papel de líder muy respetado. Posteriormente se fundó la Conferencia de Líderes Cristianos del Sur (SCLC) por los clérigos negros de todo el Sur, que nombraron a King su presidente.

En 1959 abandonó su pastorado en Montgomery para ejercer en la Iglesia baptista de Ebenezer en Atlanta, un gran paso que le permite participar en el liderazgo nacional del movimiento de derechos civiles, al principio estaba centrado en la reconciliación, ahora debido a el liderazgo negro sufría una transformación radical exigía un cambio por cualquier medio posible, por lo que surgieron ciertas diferencias de ideología y jurisdicción entre la Conferencia Sur de Liderazgo Cristiano y otros grupos Poder Negro y Musulmanes Negros, pero King pidió que la no violencia, siguiera siendo la estrategia principal de resistencia.

Así mismo escribió dos libros: La marcha hacia la libertad; la historia de Montgomery (1958) y La medida de un hombre (1959); en este último proponía una estructura política, social y económica más óptima.

En 1963 se puso al frente en Birmingham (Alabama) de una campaña a favor de los derechos civiles para lograr el censo de votantes negros, acabar con la segregación y conseguir una mejor educación y alojamiento en los estados del sur. Durante estas campañas fue arrestado varias veces, la mayor parte de los derechos reclamados por el movimiento serían aprobados legalmente con la promulgación de la Ley de los derechos civiles y la Ley del derecho al voto.

El 28 de agosto de 1963 las 200.000 personas que habían marchado sobre Washington en apoyo de los derechos civiles de los afroamericanos en Washington D.C. El recorrido inicia en el obelisco de recuerdo al expresidente Washington y termina en el memorial de Lincoln, expresidente que acabó con la esclavitud en el país. Martin Luther King pronuncia el discurso I have a dream traducido en español “Tengo Un Sueño” que lo hace célebre como líder del movimiento por los derechos civiles. Después, junto a otros líderes, se reúne con el presidente John Fitzgerald Kennedy y el vicepresidente Johnson en la Casa Blanca.

El 2 de julio 1964 después del asesinato del presidente John Fitzgerald Kennedy en Dallas en 1963, el presidente Lyndon Johnson firma la Ley de derechos civiles, que pone fin legal a la segregación racial. King asiste a la firma. Un año después, se modifica el sistema electoral para garantizar el derecho de voto de los afroestadounidenses

Martin Luther King recibe el día 10 de diciembre 1964 el Premio Nobel de la Paz y asegura que cada centavo del premio 54.000 dólares será usado para continuar con el movimiento de los derechos civiles.

Después de razonar una y otra vez, King creyó que las soluciones de los problemas locales en las relaciones humanas eran inviables debido a la guerra del Vietnam, las estrategias de King fueron objetadas, en Chicago, los baptistas negros locales se le opusieron públicamente. También allí los manifestantes plantaron cara a bandas de blancos miembros del Ku Klux Klan, dando lugar a enfrentamientos, por lo que se refiere a la guerra del Vietnam, muchos creyeron que el liderazgo negro debería concentrarse en la lucha de la injusticia racial dentro de Estados Unidos.

En 1967, King se asoció a los dirigentes del movimiento contra la guerra, independientemente de su color, la posterior preocupación de King por Vietnam y su determinación en dirigir una marcha del pueblo pobre sobre Washington pusieron en peligro su vida.

Martin Luther king acudió a Memphis en apoyo de los trabajadores encargados de la recogida de la basura, que estaban en huelga en la tarde del 4 de abril de 1968 King se encontraba junto a sus colaboradores en el balcón del motel Lorraine en Memphis, Tennessee, donde se alojaba, y allí a las  6:01 pm un solo disparo en la garganta  acabó con su vida a la edad de 39 años y sus últimas palabras en ese balcón fueron dirigidas al músico Ben Branch, quien iba a actuar esa noche durante una reunión pública a la que asistiría Martin Luther: “Ben, prepárate para tocar Precious Lord, Take My Hand, Señor, toma mi mano en la reunión de esta noche. Tócala de la manera más hermosa.”

Su muerte fue declarada en el St. Joseph’s Hospital a las 19h05.

El asesinato provocó una oleada de motines raciales en 60 ciudades de los Estados Unidos 125 en total que provocaron numerosas muertes y obligaron a la intervención de la guardia nacional.

Cinco días más tarde, el presidente Johnson decretó un día de luto nacional el primero por un afroamericano en honor de Martin Luther King

El asesino fue el supremacista blanco James Earl Ray, un ladrón con un historial de crímenes menores a su espalda. Una vez detenido se escapó y fue arrestado dos meses más tarde del asesinato cuando intentaba abordar un avión en Londres con destino a Rodesia Zimbawe, un país africano donde en aquel entonces gobernaba un gobierno supremacista blanco, Ray declarado culpable, en marzo de 1969 se le sentenciaron 99 años de cárcel y falleció en prisión en 1998.

El lugar de nacimiento y su tumba en Atlanta fueron designados lugares históricos nacionales.

En 1984, el grupo U2 compuso la canción Pride in the name of love como homenaje al hombre que es considerado uno de los más importantes defensores de los derechos civiles.

Martin Luther King, Jr., líder de los derechos civiles, es recordado como uno de los mayores líderes y héroes de la historia de Estados Unidos, y en la moderna historia de la no violencia.

Se le concedió a título póstumo la Medalla Presidencial de la Libertad por Jimmy Carter en 1977 y la Medalla de oro del congreso de los Estados Unidos en 2004.

Para conmemorar su legado desde 1986 se escogió un día cercano al de su nacimiento el 15 de enero como fiesta nacional, y el Congreso muchas ciudades y estados decretó que fuera el tercer lunes de enero, como el Día de Martin Luther King Jr. ese día festivo en los Estados Unidos.

 

“La injusticia en cualquier lugar es una amenaza para la justicia en todas partes.  

Estamos atrapados en una red ineludible de mutualidad, atados en una única prenda del destino.

Lo que afecta a uno directamente, afecta a todos indirectamente” . Martin Luther King Jr. 

 

Araceli Aguilar Salgado Periodista, Abogada, Ingeniera, Escritora, Analista y comentarista mexicana, del Estado de Guerrero, México.  

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba