New York

Migrantes en albergues de NYC viven gran incertidumbre por cierre de la frontera: “mi familia pasará como sea, pero será más costoso”

La medida ejecutiva del presidente Biden despertó la furia de líderes proinmigrantes en la Gran Manzana, por considerarla «cruel». Otros la califican como «tardía e insuficiente». Migrantes que esperan a sus familiares, desconocen cómo será su futuro

 

Fuente  eldiariony.com

Por  Fernando Martínez

El anuncio del presidente Joe Biden de poner restricciones a los solicitantes de asilo en la frontera con México, como era predecible, despertó aplausos, repudios, apoyos, rechazo, miedo… en una de las ciudades en donde la crisis migratoria, ha generado más repercusiones humanitarias y financieras, desde la primavera de 2022.

En la ciudad de Nueva York las organizaciones de defensa a los migrantes acusaron al mandatario nacional de seguir una “agenda extremista”. También surgieron las voces de quienes califican la medida como “muy justa, pero tardía”. E inclusive, hay quien la etiqueta como “muy débil”.

Por su parte, los migrantes consultados en albergues de la Gran Manzana que esperan por familiares, cruzando la selva del Darién o aguardando en México para venir al país, cruzan los dedos, para que las nuevas normas no los alcance. 

En el caso de los portavoces del gobierno municipal, la consideraron como una acción que apuestan baje la presión del flujo de personas, en un momento en que se observa una nueva tendencia al alza: solamente la semana pasada llegaron 1,200 personas pidiendo albergue.

Como cualquier proceso en donde se encuentra en el centro del debate, la candente materia migratoria, es difícil saber de qué lado la balanza más se inclina.

“Esto no lo para nadie”

En el Hotel Watson de Manhattan, la noticia cayó como un balde agua fría para centenares de migrantes que tienen a familiares en la travesía o haciendo los trámites para presentarse a las autoridades fronterizas en Texas.

Por ejemplo, el venezolano Rafael Mata-Caña, con varios meses moviéndose por refugios de Manhattan, cuenta que vino primero para reunir el dinero, para poder traer a su esposa y su hijo de cinco años. Ambos ya se encuentran en este momento en un pueblo de México.

Rafael no duda que lograrán pasar “como sea”. Pero desde su visión, el problema es que los costos de los “guías” (coyotes) y toda la maquinaria que les ayuda “a pasar”, se eleva cuando ponen restricciones de este tipo.

“La gente que te ayuda a montar los ‘paquetes’ para venir, cada vez que hay estas acciones, todo lo ponen más costoso. Y la deuda se pone más grande. Yo espero poder reunirme con mi familia. Y que esto no tranque mi sueño”, destacó quien admite que todavía no ha hecho formalmente la solicitud de su asilo.

Al igual que Rafael, la angustia de muchos en los alrededores de los albergues, que esperan a alguien que viene en camino, es que el proceso será más lento, mucho más costoso y con más trabas. Aunque existe el consenso, que igual lograrán el objetivo.

Esto no lo para nadie, hagan lo que hagan. Lo que sabemos quienes estamos aquí, esperando a alguien, es que siempre se encuentra la forma de entrar. Pero mientras más complicado, los guías (coyotes) te clavan (especulan) más”, dijo un joven venezolano, quien prefirió no revelar su identidad.

La política migratoria se activará cada vez que las autoridades registren más de 2,500 detenciones por día durante una semana y se suspenderán si bajan a menos de 1,500, en el mismo periodo.

“Es mejor esperar”

Para otros migrantes consultados por El Diario, en las puertas del Hotel Watson, que opera como albergue temporal en la calle 57 de Manhattan, aunque no tienen claridad absoluta de los alcances de las nuevas políticas de cierres fronterizos, el anuncio desalienta a muchos o por lo menos, pone en pausa sus planes

“Cuando las cosas se ponen así es mejor esperar. Y no hacer ese gasto. Porque es muy chimbo (terrible) que llegues y te reboten (te devuelven). Además, aquí no hay mucho trabajo. Yo he tratado de reunir plata (dinero) para traer a mi hermana y no he podido. Por algo pasan las cosas. Es mejor esperar, que todo se aclare. Yo honestamente he estado aquí en Nueva York más de tres meses. Y lo que quiero es irme”, consideró otro migrante que no compartió su identidad.

 

Natalia Aristizabal, directora de Make The Road NY: “Biden está cediendo a las presiones extremistas”

Minutos previos al anuncio, el alcalde Eric Adams al ser consultado sobre las acciones remarcó: a nuestra ciudad han entrado 200,000 personas, repito 200,000 personas. Una población mayor que muchas ciudades. Repito: 200,000. Cualquier cosa que se pueda hacer para frenar este flujo, darnos los recursos, permitir que la gente trabaje, estoy totalmente a favor.

Las autoridades municipales confirmaron que actualmente bajo el cuidado de la Ciudad, es decir en albergues municipales, se encuentran alojados 53,000 migrantes.

“Cruel e imprudente”

Tras el anuncio de la Orden Ejecutiva, Natalia Aristizabal, directora de Make the Road NY, calificó la acción “como cruel e imprudente”, pues en su opinión no brinda soluciones reales.

“Esta orden dañina destruirá nuestro sistema de asilo, lo que impediría que las personas busquen seguridad en los Estados Unidos. Es una cobardía por parte de la administración Biden, ceder ante los extremistas antiinmigrantes e ignorar las responsabilidades legales para las personas que buscan seguridad y protección”, compartió en un comunicado Aristizabal.

La activista proinmigrante llamó a los demócratas, a que pongan todos sus esfuerzos en brindar alivio real e implementar medidas que realmente mejoren el sistema de asilo. Y avancen en un camino hacia la ciudadanía, para once millones de inmigrantes indocumentados.

Por su parte, la gobernadora Kathy Hochul quien acompañó al presidente Biden durante su alocución, ponderó que los republicanos en el Congreso, “están bloqueando reformas de sentido común”, por eso acompaña esta estrategia que imprime grandes restricciones en los puntos fronterizos.

Ante la nueva estrategia, la vicealcaldesa de Nueva York, Anne Williams-Isom, recalcó que la Gran Manzana ahora tiene más solicitantes de asilo en los refugios municipales, que los neoyorquinos tradicionales.

“Eso no son plátanos. Lo hemos estado diciendo durante mucho tiempo. No podemos olvidar que estamos atendiendo a 120,000 personas en un sistema que ya estaba sobrecargado. Tengo la esperanza de que por esta vía, veamos un alivio real, en términos de la cantidad de personas que están ingresando por la puerta principal”, remató.

La poblana Bárbara López (A la izquierda) es dirigente comunitaria en Brooklyn. (Foto: F. Martínez)
Crédito: Fernando Martínez | Impremedia

“Es muy tarde”

En las calles, la noticia despertó muchas inquietudes. La activista comunitaria mexicana, Bárbara López, residente de SunSet Park, perfila que la medida tomada por el presidente Biden es “tardía” y no tendrá ningún efecto concreto en la calidad de vida de los neoyorquinos.

“Aquí se olvidaron de los migrantes de la tercera edad, que lo único que hicieron por décadas fue trabajar. Y le pusieron el ‘mantel largo’ (le dieron privilegios), a los recién llegados. Y allí se colaron miles de delincuentes peligrosos, que hasta son capaces de atacar a los policías. Lo siento, pero todo ha sido una falta de respeto para millones de migrantes, que nunca le pedimos nada a nadie”, comentó la poblana.

A juicio de Bárbara, estas medidas ejecutivas, complicarán más la situación de su país natal y difícilmente tendrá efectos positivos en el deseo de millones de migrantes que por generaciones, han venido a construir esta nación, pagar impuestos y hacer las cosas bien. Y nunca, han exigido nada, sino una regularización “merecida”.

“Ahora por el comportamiento de la masa de delincuentes que llegaron, que casi le dieron la comidita en la boca. Ahora existirán más restricciones para todos los hispanos, porque nos ponen a todos en el mismo saco. Todos nos traicionaron, tanto los políticos, como las organizaciones, que supuestamente exigían una reforma migratoria”, aseveró la inmigrante.

Demócratas y Republicanos

Del costado del partido republicano, las reacciones fueron las esperadas. La congresista de Staten Island, Nicole Millotakis, publicó en su cuenta X: me alegra que el presidente Biden finalmente reconozca, que tiene la autoridad para arreglar nuestra frontera, de la misma manera que la arruinó… mediante una orden ejecutiva.

Asimismo, el portavoz de la campaña Biden, Kevin Muñozseñaló que el pueblo estadounidense exige soluciones, demanda acciones inmediatas, para arreglar “nuestro fallido sistema de inmigración, pero en cada paso del camino, Donald Trump y los republicanos han dejado en claro que lo único que quieren es el caos y juegos políticos partidistas como siempre”.

Muñoz recordó que el expresidente Trump, anuló “con orgullo”, el proyecto de ley bipartidista para la seguridad fronteriza más estricto y justo en una generación, poniéndose así del lado de los “traficantes de fentanilo” y la seguridad nacional.

Desde este martes…

  • Quienes crucen de manera ilegal, es decir por los “caminos verdes” no serán elegibles para solicitar asilo, con algunas excepciones: niños que viajan solos, víctimas de trata o personas con una evidente y demostrable emergencia médica.
  • Los detenidos en los cruces fronterizos serán sujetos a un proceso de deportación acelerada y solo tendrán oportunidad de ver a un oficial de asilo si “manifiestan temor de volver a su país”.
  • Las entrevistas para la petición de asilo se realizarán “con un estándar mucho más alto” que el aplicado hasta ahora, en donde se muestren más evidencias de torturas y persecución.

El dato:

  • 1,200 inmigrantes llegaron solamente la semana pasada a la Gran Manzana solicitando albergue, comida y ayudas médicas luego de haber pasado la frontera sur con México.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba