New York

Juzgan por fraude a Trump en Nueva York

El exmandatario (2017-2021) llegó a un tribunal de esa ciudad para el primer día del juicio civil en la causa que también incluye a sus hijos mayores, sus empresas y los ejecutivos de la Organización Trump.

Según dijo a los periodistas antes de entrar a la sala de la corte, esta es una «continuación de la mayor caza de brujas de todos los tiempos» y atacó a la fiscal general demócrata de Nueva York, Letitia James.

Afirmó que James quería atraparlo y que utilizó el caso para postularse para gobernadora y fracasó, como «prácticamente no tenía seguidores. Regresó y dijo: bueno, ahora volveré a buscar a Trump otra vez».

«Y esto es lo que tenemos. Es una estafa y una farsa», subrayó el exgobernante con la misma postura desafiante al insistir que sus estados financieros «son fenomenales».

De acuerdo con sus palabras «ningún banco se vio afectado, ningún banco resultó perjudicado».

El proceso arrancó este lunes después de que un tribunal de apelaciones rechazara el intento de Trump de aplazarlo, hecho que supone un fracaso para el magnate.

La acusación, presentada en septiembre de 2021 por James, señala al exmandatario de participar por años en un fraude financiero para la obtención de beneficios económicos.

Con la ayuda de sus hijos Donald Trump, Jr., Ivanka y Eric, y de altos ejecutivos de la Organización Trump, el expresidente infló de forma fraudulenta su patrimonio neto en miles de millones de dólares, subrayó la demanda.

La Fiscalía pretende prohibir de forma permanente a Trump y sus hijos mayores desempeñarse como funcionarios o directores en cualquier corporación de Nueva York, así como vetar la posibilidad de que el exjefe de la Casa Blanca y su empresa puedan adquirir bienes raíces en Nueva York durante cinco años.

Además, solicita la devolución de todos los beneficios monetarios que resultaron de esas prácticas fraudulentas persistentes, los que que se estiman en 250 millones de dólares.

El martes pasado, el juez de la corte de primera instancia Arthur Engoron declaró a los acusados responsables de todo lo que se les acusa y despojó a los demandados de sus licencias comerciales.

Un eventual fallo en su contra, podría provocar que Trump pierda el control de algunas de sus propiedades más emblemáticas en Nueva York como la torre que lleva su nombre.

Esta es apenas la punta del iceberg de una cadena de problemas legales de índole civil y criminal para Trump, quien en este momento enfrenta 91 cargos entre estatales y federales, y varios juicios pendientes en medio de una campaña electoral con la que busca su retorno a la mansión de la avenida Pensilvania.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba